Preestreno Sensacine: Deadpool

banner

Cuenta la leyenda que, con motivo de investigar su papel para la aparición de Deadpool en la película de Lobezno, Ryan Reynolds descubrió los cómics originales y quedó prendado del personaje; después de que su versión en dicho filme se tomara unas licencias un poco extrañas, hizo campaña incansable para llevar al cine una adaptación más fiel; y, dado que no conseguía comunicar su visión a los productores, encargó de su bolsillo una escena creada con animación digital, a la que puso su voz, y que se “filtró” (comillas en el aire de Doctor Maligno) y entusiasmó a todos los fans, lo que finalmente convenció a los señores del dinero. Desconozco cuánto de verdad hay en esto, y sinceramente, dadas las características de la película, pega más darlo por bueno antes que hacer una investigación rigurosa.

El hecho es que por fin Deadpool ha llegado a nuestras pantallas, y la interpretación cinematográfica del personaje es todo lo que podíamos esperar. Es graciosa, gamberra, violenta, amoral (o al menos, se burla de la moral tradicionalmente superheroica), y está repleta de coñas sobre sus actores y la franquicia de X-Men en el cine, en lo que nos parece la traslación perfecta al medio cinematográfico de las clásicas bromas autorreferenciales que siempre han caracterizado al personaje. La secuencia de créditos iniciales es toda una declaración de principios: en vez de aparecer los nombres de los implicados, son referidos con títulos como “el guaperas”, “el pibón” o “el puto amo”; una cámara nos lleva por todos los entresijos del momento congelado en el que el coche de los malos se estrella con Deadpool dentro, hiriéndoles con armas blancas y de fuego mientras el coche da una vuelta de campana; y en medio de todo eso tenemos chistes tontos a costa de la ropa interior de los villanos. A continuación sigue una traslación casi directa a imagen (más o menos) real de aquella escena filtrada. A partir de ahí se nos cuenta una historia de origen superpoderoso (que no superheroico) y venganza siniestra que, en medio de todo el cachondeo, consigue ser atrayente y bastante sólida; nos muestra algunas divertidas apariciones invitadas, como esa versión tan esperpéntica del conocido Coloso y ese pedazo de hallazgo de personaje que es Negasonic Teenage Warhead; y tras una conclusión espectacular, tenemos una escena post-créditos muy tontuna pero que incluye un chiste friki realmente rebuscado. (No, lo de Keira Knightley no es una mención casual. Pensadlo.)

Reynolds hace una interpretación perfectamente adecuada del gamberrismo del personaje, y deja de lado su ego para pasarse casi toda la película con la máscara puesta o con un maquillaje realmente desagradable. El puñado de secundarios que le arropa cumplen a la perfección; mención especial a Morena Baccarin, deslumbrante incluso haciendo de reina del lumpen. Debemos mencionar el doblaje porque Fox anunció que, dado el carácter localista del humor imperante en la película, sólo la iba a estrenar en versión doblada. En lo referente a la traducción, debemos decir que el trabajo que han hecho es muy superior a lo habitual: todas las bromas son graciosas y entendibles para nuestra cultura, sin recurrir a referencias españolas que quedarían fuera de lugar, y sin que suene demasiado antinatural. No podemos decir lo mismo de las actuaciones de los dobladores y la adecuación de las voces a los personajes… dejémoslo en que los hemos visto mejores. Pero no impiden disfrutar de la peli. En cualquier caso, al final Fox ha escuchado a los fans y ha estrenado las dos versiones, así que cada uno puede elegir la que prefiera.

Sensacine nos preparó un evento tan divertido como la ocasión merece, en la que casi todo el mundo trajo caretas de Deadpool y bocadillos de cartón con frases lapidarias; alguna que otra valiente se presentó con el cosplay completo. Todo contribuyó a que pasáramos una tarde genial.

Disculpad el retraso en publicar esta crítica; asumo que a estas alturas todos habréis visto ya la película. Si no es así, corred al cine. ¡Ya!

The following two tabs change content below.
Mario Villar

Escrito por Mario Villar

Descubrí las series de calidad con aquellas noches de Soprano + Sexo en Nueva York de Canal+, pero han sido los DVDs e Internet lo que me han convertido en serieadicto empedernido.
Mario Villar

Latest posts by Mario Villar (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *