Review Sons Of Anarchy 5×06

Después de un par de capítulos así un poco más relajado a nivel de intensidad, con algunos momentos cómicos y centrados, en esencia, en el club (sin Popes, Paradas ni amenazas externas), toca volver a la faena. Que ver como a Tig le arrancan un trozo de culo está bien, pero el fan medio de SoA necesita follones de los que sea casi imposible salir. Pues bien, Small World es uno de esos episodios inflexivos en la serie, básicamente por la cantidad de información que se desvela, lo que está muy bien porque se le inyecta un extra de fuerza a la temporada antes de que acabe volviéndose repetitiva y aburrida.

El episodio empieza sentando las bases, por un lado Jax y su nuevo trato con Pope, no sé pero para alguien que quiere dejar la vida delictiva del club, lo de doblar la cantidad de coca a transportar no me parece una jugada inteligente. Supongo que es otra muestra de lo cansado que está Jax de toda esa mierda. Por otro lado vemos a Gemma intentar recomponer los pedazos de su vida, en este capítulo tendrá una charla con Unser, que luego comentaré. Y finalmente, Roosevelt entrando en modo HULK al ver que su mujer ha muerto por culpa del club, el cree que los ataques a las casas son una venganza a SAMCRO, hoy se destapará la verdad.

Como ya he comentado antes, será un capítulo de descubrimientos. Para empezar vemos a Clay en el hospital, el ex-presi de los Sons parece estar recuperado de sus tiros en el pecho, pero por alguna razón finge ser el doble de Nosferatu ante todo el mundo. Algo huele a podrido aquí, aunque era muy raro que Clay se hubiese transformado en un corderito bueno. Algo trama. El caso es que junto a un Juice venido a menos (su peso en la serie es inversamente proporcional a su peso la temporada pasada) y a los nuevos, parece estar dividiendo aún más al club, como se aprecia en la escena de la votación. Al final de la escena, si somos avispados, podemos empezar a ver el pastel. En el hospital nos cuentan que la mujer de Roosevelt hirió en el cuello a uno de sus agresores, pues bien, uno de los nuevos fichajes de SAMCRO lleva una gasa en el cuello como si una piraña le hubiese hecho un chupetón.

Ni que lo digas, Bobby

Siguen las sorpresas con la aparición estelar de Otto. El caso es que Tara (la única que puede acercarse a él) tiene que convencerlo para que quite su confesión y evitar que la ley RICO acabe con el club. Otto no está mucho por la labor, y uno no deja de preguntarse ¿lo habría hecho si Tara hubiese accedido a su escabrosa petición? Supongo que nunca lo sabremos, aunque quién sabe, con la de sorpresas que depara esta serie.

Todo un caballero

Del lado de Gemma asistimos a una escena rara de narices. Todo empieza con Karla (la secretaria de Nero) irrumpiendo en su casa y acaba con Clay limpiando la sangre de la alfombra. Que aquella pobre mujer no estaba muy fina de la cabeza lo sabíamos todos pero lo de desnudar a Nero y a Gemma, meterlos en la cama y tal… lo encuentro excesivo. Eso sí, Nero vuelve a meterse al público en el bolsillo.

Y llega la mitad del capítulo cuando le dan al botón de turbo con lo que considero la ESCENA de este episodio. Yo me pensaba que tardarían más en ajusticiar al poli que hizo que mataran a Ope, rollo un final de temporada épico con la muerte de varios enemigos de SAMCRO, pues no, aquí van por faena. Como gesto de buena voluntad, Pope les pasa la dirección del guarda y ahí se plantan, Bobby, Jax, Tig y Chibs. La escena es genial de principio a fin. Tig matando a sangre fría, Jax y su “Busca una tubería”, esa especie de baile al rededor de su presa y como no, el momento de ira berserker al ritmo de Small World tocada por una bola de cristal con nieve que parece estar hecha de Adamantium, porque hace eso con la que tenía yo de pequeño y se rompe al segundo golpe. Esta escena me parece excelente porque muestra las verdaderas caras de cada uno, Bobby y sus gestos de incomodidad, Tig y su locura asesina, Chibs y su frialdad y Jax que es una especie de loco contenido por el amor que tiene a su mujer e hijos, nada más. Una escena que nos recuerda que, aunque no lo parezca, ellos son los malos de la serie, lo que pasa es que hay gente aun peor dentro de Charming.

Hoy en bricomanía…

Volviendo a Gemma, nos vamos al hospital otra vez. Ahí se encuentra con Unser y se da una conversación propia de serie de adolescentes de Disney Channel. Unser convertido en su pagafantas y Gemma diciéndole eso de “te quiero como amigo” hasta que el ex-policía acaba con las pelotas tan hinchadas que le acaba cantando las 40, puro resquemor y resentimiento y lo cierto es que la define bastante bien. Gemma solo es una señora con un séquito de gente que le hace cosas a cambio de una sonrisita. No sé si esto le afecta mucho o qué pero la siguiente vez que la vemos está en un bar ligando con un yogurín.

Y acabamos con Roosevelt intentando matar en plena carretera a Jax, Chibs y Bobby, su sed de venganza es insaciable. Lo mejor de esta escena es el hecho que Jax defiende a ultranza la inocencia del club, inocencia que se viene a bajo minutos después cuando nos despedimos hasta la próxima semana con Clay entrando en su casa para destaparse como el supervillano que siempre fue.

¿Cómo se te queda el cuerpo?

The following two tabs change content below.

Escrito por Fran Vázquez

Latest posts by Fran Vázquez (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *