Entrevista a Manuela Burló Moreno, creadora de Pipas y Por H o por B

banner

Entrevistamos a la guionista, actriz y directora murciana ante el inminente estreno de su nuevo proyecto, una serie basada en la historia de su cortometraje Pipas, nominado en los Goya 2014.

Por H o por B ok

HBO sitúa a la capital española en el escaparate de la producción audiovisual europea con Por H o por B, la nueva serie de Manuela Burló Moreno. En el mítico barrio madrileño de Malasaña, esta comedia continúa la historia de las protagonistas de Pipas, nominado como mejor cortometraje de ficción en la edición de los Goya de 2014.  Cuando “como por magia de los astros”, Jorge Pezzi acudió a ella en busca de una serie con tonos y personajes femeninos, la directora tuvo claro que era el momento de desarrollar la idea desde que su corto se hizo viral. Quería saber más de aquellos dos personajes que ahora en la nueva ficción son interpretadas por las mismas actrices. Marta Martín y Saida Benzal interpretarán a Hache y Belén, dos amigas de Parla que, tras años sin hablarse, se reencuentran en su nueva vida en el centro de la ciudad. El reparto también contará con Brays Efe (Paquita Salas), Itziar Castro (Vis a vis), Javier Bódalo (Cuéntame cómo pasó) o Fernando Albizu (Doctor Mateo), entre otros. Por H o por B estará formada por 10 episodios de media hora cada uno y su estreno, el 22 de julio, será a nivel europeo.

En palabras de la directora, “la serie habla de la búsqueda de un lugar, de la necesidad de pertenencia, dónde cabes si no encajas en ningún sitio y del hilo tan fino que separa lo cool de lo no cool. Por eso Por H o por B es algo universal, pero no puede ser más local, muestra la realidad de ese envoltorio que todos nos ponemos para intentar pertenecer a algo, aunque luego nos demos cuenta de que lo verdaderamente importante es ser uno mismo.”

Irónicamente, con esa voz fresca y sin concesiones, tras la búsqueda de esa verdad, las mentiras que contaba Manuela Burló Moreno de pequeña despertaron su necesidad de contar historias. Al ser la penúltima de cinco hermanos, ocupaba “un lugar en tierra de nadie” y lo que empezó siendo una llamada de atención resultó ser su vocación. “Al fin y al cabo contar historias es inventar mentiras”. Haciendo teatro desde niña en casa no es extraño que se decantara por estudiar Arte Dramático en Murcia antes de pasar por las escuelas de cine de Madrid. “El hecho de que fuera una licenciatura tranquilizaba a mi familia, que aunque era muy cinéfila, no entendía porque quería dedicarme a eso.” Irónicamente descubrió en el negocio familiar una fuente de inspiración para contar historias. “Todo lo que sé de la vida lo he aprendido detrás del mostrador de la tienda de ropa de mis padres. Son psicólogos improvisados. La gente te compra un pantalón, pero aprovecha y te cuenta su vida”.

A los nueve años ya compraba Fotogramas y soñaba con alfombras rojas, pero no se imaginaba que llegaría tan lejos, en un momento muy especial que le haría “conectar con su niña interior”, como cuando su cortometraje Pipas, mejor guion y mejor dirección en Notodofilmfest, fue nominado a mejor cortometraje en los premios Goya 2014. Manuela Burló Moreno ha protagonizado sus propios guiones, ha dirigido videoclips, ha realizado publicidad para clientes como O.N.C.E., Real Madrid o Cruz Roja… Polifacética y “mujer orquesta”, ante todo se define como guionista y directora, mucho más focalizada y cómoda detrás de las cámaras. Llegó a la gran capital sin ningún contacto con el círculo artístico y para salir adelante tuvo que trabajar de camarera o pintora. Esa época bohemia la ayudó a ganar el dinero necesario para realizar sus cortometrajes, el escaparate definitivo para dedicarse a nivel profesional al cine. Antes de instalarse en el moderno barrio madrileño de Malasaña, al igual que las protagonistas de Pipas y sus primeros cortometrajes Qué fuerte, tía (2008) y Dolores (2008), premio del Jurado en el Festival Internacional de Cine de San José (California), Manuela también tuvo su época choni. “Me despiertan mucha ternura las bakalas, simplemente quieren estar lo más maqueadas posible para darlo todo en la discoteca con su chico. Viven en una ignorancia que da cierta felicidad y es entrañable”.

Después vendrían historias de dos, de amor y sexo. Quiero estar el resto de mi vida contigo, premiado en el Bermuda International Film Festival, pre-seleccionador de los Oscar, Lo sé, Mejor proyecto en la XXV edición del festival de Medina del Campo y premiado en la XVI edición del Festival de Cine de Málaga, o Camas, cortometraje que acumula más de una quincena de premios y numerosas selecciones por todo el mundo, proyectándose en el Lincoln Center de New York. Camas se resume en una frase, a veces todo puede cambiar tanto en tan poco… En unos minutos, cuatro situaciones distintas en cuatro camas diferentes establecen un certero mosaico sobre las relaciones de pareja, desmenuzando grandes secretos y verdades ocultas bajo pequeños actos aparentemente triviales. Hablando de camas, le pregunto qué es lo que más le atrae sexualmente de un hombre y su escena erótica favorita. Sin pestañear, responde que Átame, de Pedro Almodóvar. Lo otro lo piensa más. “Sin duda, una mirada limpia, una sonrisa con los ojos. Te mueve la puta magia, conectas, el tilín es algo que no se puede fabricar”. La mayor locura por amor que hizo  fue recorrer ocho horas en bus de ida y vuelta para ver a un chico media hora, pero con una sonrisa amarga comenta que “los príncipes azules al final destiñen”. Ahora no pide nada extraordinario, “solo lealtad y honestidad, sin mentiras”. No quiere derroches de películas, ya las hace ella.

Aunque fue un encargo, Manuela hizo suyo el guion de Cómo sobrevivir a una despedida, su debut en el largometraje. No le costaría mucho imaginar locuras, pues la cineasta asistió a una despedida de soltero en la que la novia confesó estar enamorada de su cuñado. Con una estética yanqui a lo Resacón en las Vegas o La boda de mi mejor amiga, la película narra las aventuras de cinco amigas veinteañeras durante un viaje a Canarias para celebrar una despedida de soltera. Cuenta incluso con la aparición estelar de Emma Bunton, la mítica ex spicegirl, fan de los cortometrajes de la Burló. Esta comedia alocada retrata el universo femenino desde una óptica realista, sin pudores, tabúes o prejuicios. No es para chicas, es para todos los públicos.  “Estoy cansada de que el hecho de que seamos mujeres signifique que hacemos cine para mujeres. Puedes hablar de guerra o ciencia ficción con un toque de sensibilidad o aportando una mirada diferente, pero sin la pretensión de contar historias femeninas, simplemente tu manera de ver la vida.”

00954©joseharo

Es una defensora a muerte del producto nacional. Considera que a la ficción española le faltan espectadores y le sobran críticas.  “El deporte nacional es la envidia, es lamentable que se subestime tanto lo patrio cuando está tan valorado en el resto del mundo. Es triste que se siga escuchando que por una peli española no se paga. Son prejuicios crueles e injustos, cine casposo hay en todos sitios y el español puede ser muy potente”. Respecto a las series, el hecho de que las nuevas plataformas como Movistar, Amazon, Netflix o HBO empiecen a producir en España ofrece un volumen de trabajo y un nivel muy positivo para la industria. “La capacidad y la entrega que exigen este tipo de plataformas han hecho que vayamos en una dirección con mayor presupuesto y por eso el contenido es de mayor calidad. Hay un abanico muy amplio de avances en las series nacionales, con muchísima diversidad de géneros, temas más arriesgados y con un concepto auténtico y diferente. No tenemos porqué envidiar nada de fuera, en España hay mucho talento y muchos profesionales.»

Hablando de series, es inevitable que le pregunte por sus favoritas. Una serie que le marcó fue Blossom(1991), la sitcom juvenil que triunfó en los noventa retratando los problemas cotidianos de una adolescente. Es fan de Better things(2016), la historia que Pamela Adlon produce, escribe, dirige y está inspirada en su propia vida: una actriz de 50 años que vive en Los Ángeles y que tiene tres hijas a su cargo. De series españolas, destaca Mujeres (2006), una serie en cuya producción participó Almodóvar  y que narra la vida de tres generaciones de mujeres en un barrio de Madrid.

Mujeres al poder. Cuando le pregunto por el machismo en el mundo audiovisual y si se ha sentido discriminada en algún momento de su carrera, responde que más bien subestimada, en plan “esta niña no tiene criterio para saber lo que quiere”. Se siente enfadada por la poca presencia femenina en el sector audiovisual. “Que no estén no significa que no haya mujeres con talento con mucho que contar”. También hablamos sobre la manipulación de la definición del feminismo y el radicalismo imperante. “Se manipula la definición del feminismo. Algunos creen que ser feminista, en lugar de defender la igualdad, es odiar a los hombres. Yo les respeto y adoro, les amo, me encanta trabajar con hombres y soy feminista. En ficción tampoco se puede hilar tan fino. No por construir un personaje femenino débil hago apología de que la mujer es el sexo débil. Tengo derecho a crear una historia con una protagonista obsesiva, neurótica o locamente enamorada de un hombre. No puedo escribir agarrándome a lo que el espectador piense de la mujer en esos términos. Si estás todo el rato tratando de defender al personaje, pierdes tiempo sin defender la historia que quieres contar, que es lo importante. El radicalismo solo te quita libertad y te limita creativamente. Relajaos, estamos haciendo ficción.”

Pide relajación, pero no se aplica el cuento. No para entre proyecto y proyecto. Su tercera película, el guion que escribe actualmente, es un complejo drama psicológico con tintes de thriller que habla sobre los límites de guardar un secreto. Ella los guarda bien porque no nos quiere contar nada más. Sólo nos confiesa que si tuviera presupuesto ilimitado para el reparto, la pareja protagonista de su película serían Jessica Chastain y Ryan Gosling, ya que “soñar es gratis”. La banda sonora que define su día a día es rítmica y divertida pero con muy pocos silencios. Las presiones le ponen, su carácter disperso le hace ser bastante indisciplinada con los planes y su asignatura pendiente es organizarse bien el día. Es un culo inquieto. Hiperactiva no diagnosticada,  en su generación los llamaban “nerviosillos”. Por eso no nos sorprende su remedio para afrontar el bloqueo creativo del folio en blanco. Nos recomienda leer “el motivador “ Mientras escribo, de Stephen King, aunque ella no sigue sus consejos. “Cuando no eres productivo lo mejor es cerrar el ordenador. Todos te dirán que tienes que seguir, pero yo me enfado y me da tanta rabia que sólo me apetece comer o ir al gimnasio a nadar. Un libro, una peli, una exposición… Cualquier cosa del exterior te ayuda a nutrirte”.

Desde su experiencia autodidacta, lo mejor y lo peor del oficio en sí es la libertad, ya que, a pesar de ser su propio jefe, “la falta de inspiración dificulta la autodisciplina. Cuando es realmente vocacional y una pasión, no tienes días de fiesta, no puedes cerrar el chiringuito. Pero aún así vale la pena. Es un trabajo, me pagan, pero no lo vivo como un trabajo”. Es optimista a rabiar y no ha dejado de creer en el amor peliculero y platónico, ese por el que la gente conspira y urde enrevesados planes para conquistar, aunque que lamenta que con las nuevas tecnologías se haya perdido un poco la ocasión de relacionarse con extraños. “Me apasiona cómo de repente un desconocido se puede convertir en el protagonista de tu día a día. Ahora ya no puedes ligar con cruces de miradas en el metro. Con las redes sociales y el móvil nos perdemos muchas cosas, incluido conocer al amor de tu vida”.

Y es que Manuela es “una cotilla de pueblo”. Le va el “rollo voyeur”. La idea de Rumbos, un proyecto personal que fue su segundo largometraje, surgió una noche de verano, cuando iba en moto por la ciudad de madrugada y coincidió en un semáforo con un taxi, un autobús y una ambulancia. “Me pregunté dónde irían y me entraron ganas de perseguirlos, la noche tiene algo mágico que te invita a contar historias”. Menciona como referentes a Julie Delpy, Miranda July o Isabel Coixet, pero también aclara que no es de directores, sino de películas, con una gran pasión por los relatos cortos y las historias cruzadas como 9 vidas, Magnolia, París Je t’aime o Relatos Salvajes, historias que sin duda la condujeron hasta Rumbos.

Rumbos narra el choque entre personajes solitarios y enigmáticos que deambulan una madrugada de verano, cuyas vidas van en movimiento al igual que las ruedas de sus vehículos. Retrata la soledad en las grandes ciudades y habla de cobardía, del destino, del miedo a estar solo y las ganas de que nos quieran. Pero sin duda, el nexo común es el amor, en sus diferentes formas y variaciones, “es el motor que lo mueve todo”.  La primera escena, con Pilar López de Ayala y Mike Esparvé, ya marca el tono de la película, decadente pero también tragicómico. “Como la vida misma, donde va vinculado lo trágico con lo absurdo”. Su sello se define por mezclar drama y comedia retratando una realidad agridulce, cotidiana y costumbrista, de la tierra. Múltiples historias cruzadas y conectadas entre sí pero casi siempre con títulos concisos, de una sola palabra. Manuela Burló Moreno es polisemia. Al igual que una sola palabra tiene diferentes significados, una historia suya te cuenta múltiples relatos. El mensaje de Rumbos es un canto a la esperanza, a la toma de decisiones para encontrar nuestro propio rumbo. “Cuando no ves la luz, hay que tomar decisiones. No hay mal que por bien no venga. Dar un paso hacia donde sea ya es algo. El miedo te paraliza pero al final las ganas y la pasión son más fuertes”.

Directa a la yugular. La pasión y las ganas de esta mujer te atraviesan. La vida es corta y lo sabe. Por eso la aprovecha también. Si por algo destaca esta cineasta, además de su constancia y el amor por su trabajo, es por su gran positivismo y vitalidad. “Si uno hace bien una toma, Manuela Burló Moreno se lo hará saber con un enérgico maravilloso, maravilloso”, declaran los actores que han trabajado con ella.  También aseguran que es “una bestia a la hora de crear diálogos”. La actuación le ha servido a la hora de poner voz a sus personajes, pues el truco que utiliza para construir unos diálogos brillantes y cotidianos es interpretarlos y grabarlos para ver cómo suenan. “Lo único que hago es escuchar”.

xHoxB_manuela-0017

Solía escribir en cafeterías porque le fascinaba ese ruidillo de fondo. Antes iba a Starbucks, que fue el escenario de su corto Cloe, ganador del premio distribución en la IX edición del Notodofilmfest.  Ahora prefiere aprovechar la luz y la soledad de casa.  “Soy muy feliz dedicando una mañana entera de domingo a escribir, con el silencio de las calles tras la fiesta del sábado y con una buena taza de chocolate con churros”. Su experiencia en cortos la hace manejar el tiempo de forma intuitiva, sabiendo cómo estirar o encoger el chicle sin perder un ápice de lo que quiere y cómo lo quiere contar. De esa manera, Por H o por B, al estilo de Vida perfecta o Arde Madrid, moldea su duración para adaptarse al formato sitcom que tanta falta hace en la ficción española. Lo bueno, si es breve, dos veces bueno. “Adoro la precisión de condensar una historia en 30 segundos y conseguir con ello la atención, la empatía y la emoción del espectador. Me apasiona saber que nada es por nada, que en ese espacio tan reducido de tiempo todo está absolutamente pensado y milimetrado. No hay una regla para medir, sobre todo es importante darle a la historia lo que te pida”.  ¿El mejor consejo para guionistas noveles? “Escribe, escribe y escribe. Fuera prejuicios, no te cuestiones nada. Siempre tendrás la sensación de que lo puedes mejorar y esa autoexigencia paraliza el proyecto. Si tienes una idea, hazla. Consigue que alguien dirija tu historia y vea la luz. Es mejor tener una historia mala hecha que una buena dormida en un cajón. Simplemente el hecho de sacar un proyecto adelante ya tiene mucho valor”.

Ana Lucas

Dónde ver Por H o por B
The following two tabs change content below.

Ana Lucas

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *