Review Sons of Anarchy 4×08

Helado me he quedado. Ahora mismo no me corre sangre por las venas.

Los que aún no lo hayan visto, no sé qué estáis haciendo leyendo esta cosa en lugar de estar pegados al monitor/tele, lo que si lo hayáis hecho, creo que coincidiréis conmigo cuando podemos afirmar que este Family Recipe es el EPISODIO de la temporada (a falta del season finale). Porque madre de dios, qué inicio, qué nudo y qué desenlace! Y aquí estoy quitando de mi ser al fan acérrimo de Piney, que después de lo visto, aún se pregunta: ¿Por qué?

Desde el punto de vista del seguidor de SoA, del que disfruta con cada pelea, cada tiroteo, cada discusión y con cada giro argumental, este capítulo es de lo mejorcito que nos ha brindado la serie de Kurt Sutter. Veamos por qué.

Empezamos donde nos había dejado, una cadena, un árbol y un sonido agónico. Al final del anterior capítulo un crujir de ramas nos hacía respirar más aliviados y, afortunadamente empezamos aliviados. Ante la mirada descompuesta de Juice aparecen Tig y Chibs (este último se reserva uno de los grandes momentos del capítulo). Ha pasado algo gordo, votación para un nuevo presidente, y es que Bobby Elvis, hasta las narices de Clay y su avaricia sin límites quiere cambiar el rumbo que está cogiendo el club. No será fácil, más bien todo lo contrario. Esta primera escena culmina con uno de esos tiroteos marca de la casa, de los que pilla por sorpresa más aún después de los momentos sosegados en los que los personajes se debaten entre seguir con Clay o apostar por Bobby. Una calma que precede a la tormenta que va a caer (y no va a ser pequeña).

Mejor dejamos la votación para otro día

Jax está pillado por las pelotas, necesita a Clay para salir de SAMCRO y poder rehacer su vida con Tara y los niños. Opie, después del “correctivo” de su padre, quiere volver a ser lo que era, un tío honrado, aquel leñador bonachón de la primera temporada. Piney quiere destruir a Clay y el resto se debate entre una vida cada vez más peligrosa y opulenta o algo más simple que les permita vivir lo justo para ver a sus nietos.

Amor de Piney

Pues al poco de empezar la votación, el cártel de Lobo Sonora (enemigo del cártel de Galindo) irrumpe en el garaje de SAMCRO y acribilla la sala de reuniones (esta temporada no van a ganar para reparaciones). El balance: 2 cabezas en una bolsa, otra cabeza debajo de un coche (luego voy a esto) y un secuaz capturado por los Sons. Esto es utilizado por Piney para forzar más a Clay a romper el trato con Romeo y le pone un ultimátum que lo acabará de mosquear: o rompe el trato con el cártel, hará públicas las cartas inculpatorias de John Teller.

La cosa se empieza a poner más que fea

Los Sons empiezan una búsqueda de los responsables y junto con los Mayans intentan averiguar cómo ha podido ocurrir algo así. Huelga decir que un poco de la tortura casera de Happy y una pizca de pentotal sódico por cortesía del propio Galindo bastan para descubrir que un topo dentro de los Mayans se dedica a dar soplos a Lobo Sonora. Aprovechando esta información, preparan una trampa para cortar el problema de raíz, trampa que no saldrá como esperaban, obviamente.

Paralelamente, Gemma prepara una fiesta de recaudación para salvar unos jardines de Charming y así, de paso, destrozar un poco los planes del alcalde Hale para convertir el pueblo en un lugar de postal, para gente pija donde los moteros no puedan vivir. La tarea de Gemma se vuelve titánica cuando debe prepararlo todo mientras la policía revolotea por el club mientras investiga el tiroteo de la mañana, intenta hacer que Tara no pierda la fe en el club después que la despidan del trabajo por considerarla una amenaza (la mujer del Vicepresidente es, como poco, una diana andante) y lidia con el chilli especial de Chuky que hace que el plato especial de Tomates Verdes Fritos parezca un caldo de verduras. Gemma es un personaje potentísimo, con un carisma abrumador y en este episodio adoro la manera en la que la mujer de Clay se carga todos esos problemas y los lleva con una naturalidad exquisita. Ya digo, la escena del chilli de Chuky es un alivio cómico estupendo, una pausa perfecta para lo que se viene encima.

Gemma mola

Al otro lado, Jax va en busca de Piney. Lo necesitan para la emboscada que planean a los hombres de Lobo Sonora, cuantos más hombres, mejor. Piney, que como ya sabemos, es un hombre de vuelta de todo, no piensa mover un dedo por defender unos ideales tan egoístas y dañinos como los de Clay y muy amablemente pide a Jax que se vaya a freír espárragos no sin antes entablar una amistosa conversación. Es en esta charla donde se ven algunas de las intenciones de Piney, que confiesa haber estado al borde de dejar el club. Para Piney, Jax vendría a ser el salvador de los Sons of Anarchy, el elegido, aquel que traerá el cambio de rumbo y apartará a SAMCRO del crimen organizado. Porque Piney, a pesar de su imagen impasible y desganada ante todo, siempre ha sido un romántico que soñaba con restaurar unos bellos tiempos donde el club era una familia de moteros que disfrutaban con las harleys, algo que con Clay, se fue por el retrete.

Como decía antes, el plan de cargarse a Lobo Sonora les sale rana. Parece ser que el topo de los Mayans no era tal y alguien más está filtrando información. Efectivamente, están a punto de rodar muchas cabezas y esto se pone cada vez más interesante.

Tortilla de Troya... humor negro al poder

Entramos ya en la recta final de episodio, un final apoteósico. Tara habla con Jax, por mucho que lo ama, la presión de ser su mujer es demasiado fuerte, no por ella, más por los niños. Por otro lado, Chibs protagoniza mi momento favorito del capítulo, cuando espabila a Juice. Y aprovecho esto para hablar de Chibs un segundito nada más. Lo que adoro de este personaje es su contención, del grupo es de los que más pasa desapercibido (si no fuera por las cicatrices, hasta se podría confundir con Tig), pero cuando arranca, se los lleva a todos por delante. Aun recuerdo cuando salió del hospital en la segunda temporada y se enteró de que Jax abandonaba SAMCRO, qué momentazo. O si lo preferís, el final de la tercera temporada cuando le da su merecido a Jimmy O’Phelan. En esta ocasión, después de varios episodios de miradas a Juice sin acabar diciéndole nada, estalla, haciendo, básicamente, que Juice se defeque encima. Un aplauso para Chibs.

Y finalmente Clay visita a Piney para aclarar las cosas, lo que sigue después… va a complicar las cosas. Mucho.

Clash of the Titans versión SAMCRO

The following two tabs change content below.

Escrito por Fran Vázquez

Latest posts by Fran Vázquez (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

  1. Anonimo dice:

    Hace dos reviews te hacías fantasías con el parecido de Juice y Bart y en este episodio que se ve claramente que es un homenaje a la escena mítica de Lamb for the slaugther pasas de comentar nada. Vaya reviews amiguete.

  2. Pedro dice:

    Estoy con él, eres un poco flipado con tus reviews.

  3. Fran Vázquez dice:

    Aunque no lo creas, no tengo todas las referencias cinematográficas-televisivas-literarias del planeta, desconocía Lamb of slaughter así que no he podido vincularlo con la serie.

  4. Anónimo dice:

    La verdad no entiendo muy bien la función de una review…¿Los que no han visto el episodio no deven leerla y para los que ya lo han visto para que coño quieren que se lo cuenten?

  5. eloi dice:

    Sons of anarchy sigue siendo uno de los platos fuertes de las series de cable, y está dando mucho de que hablar esta temporada, aunque siempre sea olvidada por los premios Emmy. Espero que la serie siga en este sentido, y también espero que sigan haciendo reviews como esta, hay gente que busca saber más y comentarios como los de Fran ayudan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *