Review Once Upon A Time 1×13

Que el siguiente episodio se estrene hasta el siguiente domingo o lunes, como prefieran, me ha permitido un respiro para escribir esta review, uno que necesitaba para el que es, en mi opinión, el capítulo más irregular de lo que llevamos en toda la serie. Y ojo, no hablo de que sea un mal capítulo, es bueno en su línea. Un capítulo necesario que entre otras cosas sólo viene a recalcar lo que desde hace mucho tiempo ya sabíamos: hay gente mala que hará lo que sea para destruir la felicidad de otros… como Regina, la muy hija de su… Bueno, ya lo saben, pero si quieren enterarse de qué ha sucedido con Frederick y el resto de nuestros personajes, ¡denme un poco de oro y sigan leyendo!

Esta semana hemos tenido otro capítulo dedicado a David/Charming y Mary/Snow (y van…). No obstante, este es el primer episodio de ellos que me produce un cierto sabor agridulce. Vale, que no es el magnífico Skin Deep, pero el problema es que no he logrado conectarme con ninguno de los personajes, ha sido una situación un poco de telenovela, cosa que no me molestaría si, repito, me hubiera podido meter más en el papel de los involucrados.

Que me voy. Ah, pues que tu marido te engaña.

Claro, de aquí quien sale llevándose todo el costal es Kathryn, al enterarse (vía bitch Regina) que su esposo ha estado engañándola con la tierna Mary Margaret, a la que también le ha tocado su ración de humillación y tragedia. No hay manera de justificar la deplorable acción de David al no contarle la verdad a su esposa y menos cuando en un acto de pura hombría honorable (leáse con sarcasmo) también le miente a la maestrita. Venga, mujeres, todas al unísono: ¡hombres!

Eso te pasa por traer las hormonas alborotadas...

No sé si termina de gustarme esa contrariedad de David con respecto a quien era antes de la maldición. Es decir, el príncipe James es todo lo contrario al cobarde David de Storybrooke. Será con intención, seguro, pero mosquea un tanto que el cambio sea TAN radical.

Y hablando del Charming, comentemos lo que le ha pasado en el mundo de los cuentos. Nos centramos en un momento de la vida del príncipe poco después de que Snow White le dijera, en pocas palabras, «no te quiero, adiós». Pero, de cualquier manera, ha decidido huir de las garras del Rey George y evitar un matrimonio con Abigail que fuera una mentira. No obstante, en su huida, todos (incluido James) nos encontramos con una sorpresa: Abigail tampoco quiere casarse con él. Ella, igualmente, ama a alguien más, y por cosas de la tragedia (o el oro) no puede estar con él.

El Frederick que da título al episodio (What happened to Frederick?) se refiere a ese hombre que Abigail ama. ¿Y qué pasó? ¡Que se convirtió en una estatua de oro! Una tragedia, dado que el asunto fue un accidente. El Rey Midas no quería convertirlo en oro, claro, pero Frederick, intentando salvarlo, lo tocó y la maldición del padre de Abigail lo hizo estatua. Y como un beso no sirve con el oro, lo único que puede hacer Abigail para recuperarlo es conseguir el agua mágica del lago Nostos, donde habita una sirena maquiavélica. Pan comido, ¿qué no?

Ni aunque luzcas como Snow White desnuda me atraparás...

James, todo honor de caballero, se dispone a ayudar a Abigail enfrentándose así a las terribles tentaciones de poseer lo que más deseas. Porque la sirena conoce el corazón de los hombres, lo que sueñan, lo que desean y se convierte en eso, atrapándolos y llevándoselos a… ¿comer? Nunca he entendido bien qué hacen las sirenas, pero el punto es que ésta intenta seducir a James transformándose en Snow White. Tras una lucha interna y posteriormente física, James es capaz de librarse de la tentación y asesinar a la sirena, consiguiendo así el agua que se requiere para deshacer el oro que aprisiona a Frederick.

Venga, huyamos del lobo feroz.

Un final feliz para Abigail y su amado, cuya histora impulsa a James a ir en busca de Snow White. Así enlazamos con uno de los últimos momentos del episodio 10, donde el príncipe se encuentra a Caperucita. Aquí continúan la escena y ambos se ven obligados a huir del rey George, que sigue cazándolo. Y así nos juntan a un personaje de un cuento con otro. Me pregunto qué saldrá de la combinación Charming/Caperuza, de quien por cierto aún tengo mucha curiosidad por saber la historia que le prepararon.

Por allí surgió la duda de si a la sirena que vimos en el lago era Ariel, de la película The Little Mermaid. Según sé, en inglés hay una diferencia entre mermaid y siren, y según el episodio de hoy, lo que vimos fue una siren. Pero ambos términos traducidos al español son sirena, por lo que veremos si presentan ese cuento.

Que aún me voy. Ah, pues que te quemo.

Por último, en Storybrooke queda comentar que David y Mary Margaret han vuelto a las andadas y ya no están juntos. Aún no es el tiempo (aparte de que la maldición anda por ahí), así que ya veremos qué sucede con estos dos. Ah y no me queda del todo claro si Regina «mató» a Kathryn, quien como sabemos estaba por irse de Storybrooke y como nadie puede irse, Regina ha tomado alguna medida, aunque no sé qué tenía que ver el que desapareciera del auto con quemar la carta. O quizá solo fue un recurso narrativo y lo que le sucedió es algo muy diferente. Lo que sea, creo que esto abre una trama que la serie puede seguir por varios episodios. A ver qué sorpresas trae.

Bebe de la taza y serás la nueva Jacob...

Me dejo a alguien: el misterioso hombre que se quedó con el libro de Henry. Sigue siendo misterioso, pero ya no extraño, pues sabemos su nombre: August Wayne Booth. No saco gran cosa de allí, pero al menos tiene un nombre. No me explico qué hizo con el libro: ¿agregó páginas? ¿las modificó? Henry no tardaría en darse cuenta. Entonces… ¿lo duplicó? ¿O qué narices? En fin, el tipo anda interesado en la sheriff Emma y la lleva de paseo a un pozo que menciona un mito de que esa agua tiene propiedades mágicas. ¡Hey, un momento! ¿Pozo? ¿Agua mágica? ¿Guiño a Lost y la polémica fuente? Sólo faltaba que le dijera a Emma luego de tomarse el agua: «now, you and I, are the same». Nimiedades aparte, la escena deja un par de curiosidades más. Hace cierto paralelismo con lo mostrado con James, que debe tomar el agua mágica del lago para que Frederick salga del oro. Y quizá yo soy morboso, pero me da que están abriendo la posibilidad de que haya algo entre el misterioso August y Emma. Y no me agrada, porque eso implicaría olvidarse del Sheriff Graham muy rápido. No discuto su muerte, aunque me dolió, pero no sé, no les veo la química como sí la tenía Emma con Graham. Qué se le va a hacer. La buena noticia es que Henry ha recuperado su libro, pues August ha hecho que Emma lo hallara, así que la Operación Cobra sigue en marcha.

Lo dicho: un capítulo de transición, necesario pero a mi gusto irregular. Eso no decae mi opinión sobre la serie, me sigue encantando. Además, es el primer episodio que lo siento de esa manera, así que no es para desanimarme o alarmarme. Así pues, visto esto, hasta la próxima review, pero díganme: ¿a ustedes qué les pareció?

The following two tabs change content below.

Elihú Juárez

Latest posts by Elihú Juárez (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

  1. Angel Lorente Graciano Angel Lorente dice:

    Si como bien dices ha sido un capítulo transitorio, aun así están a buen ritmo, el capítulo tampoco está mal y siguen la historia de manera sublime!
    Tal vez no nos ha gustado tanto a mi y a ti por que han metido más el rollo del amor y blablabla xD y nosotros queremos acción xD
    Y si los guiños a Lost cada vez hacen que me recuerde más a la mítica y grandísima serie!! 😀
    Ah y el libro «recuperado» no creo que sea el original, pienso que ha hecho una copia exacta quedándose el con el original, correjidme si me equivoco

    • Elihú Juárez dice:

      Sí, Ángel, tu teoría me parece más acertada, hizo un duplicado.
      Veremos qué nos depara el siguiente capítulo… ¡qué ganas!

  2. Yasei dice:

    ¿Podrias decirme como se llama o quien es la actriz que hace de la sirena?

  3. Angel Lorente Graciano Angel Lorente dice:

    La actriz que interpreta a la sirena es Aria Pullman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *