Review Fringe 4×09

Fringe lo ha vuelto a hacer. No contentos con el tremendazo capítulo anterior, nos llega Enemy of my Enemy (enemigo de mi enemigo) y para mí no ha bajado el nivel, es un capítulo increíble para colocar las piezas en su lugar, para despegar por completo todo lo que nos encontraremos el resto de la temporada, porque ya no hay alternativa, no hay cómo alejarse de esto y he de decir que me encanta. Hacía unos cuantos capítulos sólo deseaba que Peter regresara y se largara de allí (puesto que me estaba aburriendo a ratos), pero ahora no encuentro otra forma de decir que el lío en el que están me tiene más que enganchado.

¡Qué bonita pareja!

Este Alt-Broyles se nos presenta como un cambiaformas (o eso tengo entendido). Llegué a pensar que quizás no se trataba de eso, sino que estaba actuando contra su voluntad (amenazado o algo así), pero no tendría mucho sentido que Jones se molestara en hacer eso cuando puede reemplazarlo por un cambiaformas igual que con el doctor Brandon. Así que tendremos a un Broyles en plan mala leche. Curioso, porque recuerdo que cuando la serie inició, me daba la impresión de que Broyles iba a ser alguno de los malos, igual que… Bueno, no nos adelantemos, luego pasamos a ello.

Mi querido Peter se encuentra con un dilema. Por un lado, ya tiene la aprobación de Walternate para que lo ayude a volver, pero cuando ve que Jones está detrás del meollo cambiaformas le es inevitable quedarse a ayudar: lo necesitan y Peter no es un ca*. Resalto mucho este diálogo:

Lincoln: Perdí a mi compañero.

Peter: ¡Yo perdí un Universo!

Trágate esa, gafitas...

“I’ve lost a Universe”. Pero, al fin y al cabo, nuestro Peter termina decidiendo quedarse: él es una variable con la que Jones no contaba. El momento del interrogatorio me ha encantado. Jones será muy malo, pero a que se le salió un pedo cuando Peter comenzó a contar cosas que se suponía nadie sabía. Y a Alt-Broyles también, por algo mandó a matarlo en el capítulo anterior. Ah, qué recuerdos aquellos cuando Jones se escapó de la cárcel, ¿recuerdan? Bonita la mención…

¿Necesitas una mano?

El capítulo se ha concentrado mucho en la persecución hacia Jones, pero este es un tipo muy astuto y muy sádico, como podemos ver en la imagen. Me gustó mucho esa secuencia cuando empieza a regalar dinero. ¡Jaja! Este tipo se las sabe todas, todas. Yo siempre sostuve que Jones me gustaba más que Newton (aunque este también daba lo suyo), y verlo de nuevo en acción me maravilla. De hecho, de no ser por Jones, probablemente yo habría dejado de ver Fringe allá en la primera temporada (es que me parecía bastante lenta en muuuchas ocasiones).

Tras ir de un universo a otro intentando detenerlo, pues ¿qué sucede? Bah, lo usual: se les escapa. Pero está bien, tendremos Jones para rato y quiero saber qué anda tramando este hijo de su madre. Pero si hablamos de madres, este capítulo resalta. Y no, aún no hablo del final, sino de Elizabeth Bishop.

El tulipán blanco.

El momento de la cena entra ella y Walternate me ha parecido muy bueno (¿cuántos van ya en este capítulo?). Por un lado, ver a Walternate bastante emocional no es algo con lo que me haya acostumbrado (y no, no cuento el 3×13). Como Peter dijo: este Walter es muy diferente al hombre que pensaba que era, y a mí, pese a mis dudas del anterior episodio, me ha convencido. Realmente está dispuesto a ayudar a Peter con todo su corazón, pero me asusté mucho cuando dijo que tampoco podía hacerlo. Estos Walters existenciales me pueden dar unas roñas

Súper Mom.

Pero Elizabeth es una mujer maravillosa (“cada versión”). Fuerte ante todo, dispuesta a ayudar a este Peter que, pese a no ser su hijo, es obvio que le quiere. Es como decidirse entre gemelos (bueno, supongo que ha de ser imposible, no soy padre). Así que va con Walter y tienen una hermosísima escena que por poco me saca las lágrimas. Este Walter es el mismo que conocíamos durante la primer temporada: divertido, inestable y lleno de culpa. El mismo excepto por una cosa: Peter, su ancla que lo ayudó a mantenerse a flote. Y también le hizo falta ese tulipán blanco que tanto había pedido. Una señal de perdón por parte de Dios. El Walter de la línea temporal original lo recibió, pero este Walter no, y la culpa es todavía más grande si cabe. Pero mamá Elizabeth le ha dado esa redención que Walter tanto necesitaba. Y, finalmente, está dispuesto a ayudar a Peter, a llevarlo al hogar que extraña.

¿Ya estás contento?

Creo que nunca habíamos visto a Peter colaborando con el otro universo. Y ha sido genial tener todas esas interacciones. Lo que digo: estar en esta línea temporal no está siendo del todo inútil, da lugar a momentos increíbles entre los personajes, y se aprovechan muy bien, como con Alt-Astrid. Casi nunca vemos mucho de esa otra Astrid y en este capítulo me arrancó una sonrisa con esa voz de robot preguntándole a Peter si realmente era de otra línea temporal. “Cool”.

¡Grande!

En este capítulo vimos de nuevo a Nadine, esa cambiaformas del 4×05 Novation (este capítulo cada vez se va haciendo justicia con el tiempo), pero también la despedimos. Qué bien, ver su cara hacía que me dieran ganas de darle un puñetazo y no sólo porque fuera una mala. También nos hemos enterado que esta Altivia rompió con el chico con el que la original andaba (no recuerdo el nombre…. ¿y dónde está Charlie? Lo extraño). Pero eso no es todo: ¡hemos asistido a una junta de oficina entre los dos universos! Ver las contrapartes de muchos de nuestros protagonistas ha sido, en mi opinión, épico. Sólo faltaba Walter para completar los cara a cara pero, aún así, que me he emocionado al tener esto:

¡Magnífico!

Ha llegado el momento de dejar las duras diferencias entre ellos. Enemigo de mi enemigo… sólo que esta vez el enemigo no será amigo de ninguno de los dos universos, razón por la que es imperativo que se unan en verdad, de corazón. Y Peter es muchísimo más importante ahora, la imagen lo refleja: Todos mirando a Peter. El centro de atención. De hecho, se podría decir que gran parte de la serie, de su trama, es por Peter (el lío del secuestro en la segunda, la máquina en la tercera), pero el personaje, aunque me caía bien, no se desarrollaba como los demás sí lo hacían, cosa que a algunos parecía molestarles. Y aunque esta temporada también gracias a él todo se está moviendo, la travesía la estamos siguiendo a SU paso. Antes era la causa, pero no veíamos avanzar la trama a la par con él (no del todo), pero esta temporada sí y lo adoro.

Aún faltan muchas respuestas, pero ya nos dimos cuenta que los guionistas tienen equilibrado todo. La frustración que al principio de la temporada muchos sentíamos se nota ahora intencionada y claro, seguro tendremos todavía capítulos de esos “normalitos”, pero ahora tenemos motivaciones claras, cosas por las que la serie tiene que seguir avanzando y Dios quiera esta no sea la última temporada (yo aún oro por una quinta y ya).

¿Hace cuánto que no te veíamos sonreír así?

Ya me extendí mucho, sólo terminemos en comentar los últimos minutos. Al igual que la charla Elizabeth-Walter, la charla con Peter también me conmovió. Otro bello momento, que se siente como los de antaño entre el Walter original y sabiendo que ahora lo ayudará y que Peter también se quedará a detener a Jones, es hora de irnos acostumbrando a esta línea temporal y no ansiar tanto que regrese (porque sin duda nos quedaremos aquí, si acaso, hasta el final de temporada). Pero ya no creo que sea un problema con capítulos como este, con esas escenas que hacen que poco a poco nos encariñemos de estas versiones de los personajes (quien quita y Peter decide quedarse aquí), con tramas que me enganchan y más rarezas como esta:

Esta vieja hija de su...

Decía casi al principio de la review que Broyles antes me parecía un malo, pues con Nina siempre he tenido sentimientos encontrados. Y es que no la entiendo. Nadie lo hace, en realidad. Siempre ha sido un personaje misterioso y a veces la veíamos ayudar a nuestros personajes, pero otras parecía actuar mucho a la oscura, aunque terminó siendo un personaje tranquilo e interesante, me alegraba mucho verla salir una que otra vez. También decía que el lío con las madres en este capítulo estaba que arde. Pues Nina resulta que en esta línea temporal es como una madre para Olivia al adoptarla y todo ello, pero ahora nos enteramos que la señora Sharp está colaborando con Jones y no creo que sea una cambiaformas (sería muy simplón, pues ya tenemos a Alt-Broyles). Esta es real o eso espero y la escena final del episodio siete adquiere algo de sentido cuando le inyectó a Olivia cortexiphan. Ya se me hacía raro que Jones no estuviera interesado en esta Olivia como lo estuvo con la original y de la pobre sabemos también que tiene que morir, así que con esas estamos en ascuas.

En fin, a Nina y un Broyles los vemos en el lado contrario, no sabemos qué quiere Nina, por qué está con Jones, y me da que, en realidad, quien está a la cabeza es Nina, no Jones, pero de algo estoy seguro: quiero ya el próximo capítulo. No hemos avanzado mucho con el tema del Observer, pero lo haremos. ¡Ah, ojalá Fringe siga manteniendo este nivel, ya se extrañaba! Y disculpen la súper review 😀

The following two tabs change content below.

Elihú Juárez

Latest posts by Elihú Juárez (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

  1. Angel Lorente Graciano Angel Lorente dice:

    Ha sido tremendo este capítulo!! ojalá sean así o incluso mejores de aquí en adelante!!
    Se pone al rojo vivo el tema! 😀
    Ais la Nina Sharp..OMG!

  2. Anónimo dice:

    excelente capitulo cada vez mejor, no pueden cancelar una serie tan buena como esta!!!
    si no esperro se haga realidad lo q dijo hace unos dias JJ abrams
    QUE SI NO ES EN FOZ PUEDE SEGUIR EN OTRO LADO!!!

  3. FerSmith dice:

    Sigo esperando que se encuentren las Astrids¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *