Review Fringe 4×16

Fringe nos ofrece un guiño al pasado, nos permite recordar momentos que tuvieron lugar temporadas atrás, pero, como siempre, la serie va más allá y nos muestra algo parecido pero que no es igual. Porque una de las máximas de Fringe es que nada es lo que parece. ¿Comentamos rápidamente (porque esta review va con retraso) lo que nos pareció Nothing as it Seems?

Retomamos un caso visto en la primera temporada: The transfomation, donde un tipo llamado Marshall Bowman se convierte en una especie de puerco espín gigante que además de demostrar que Dios tiene sentido del humor, se cepilla a todos los pasajeros de un avión. Bowman era un policía encubierto junto al ex de Olivia, John Scott (vaya, qué tiempos aquellos). Pero después de unos momentos, nos damos cuenta de que en esta línea temporal reescrita las cosas han sido diferentes. El tipo sí logra bajar del avión y mientras es interrogado se transforma… y muere. ¿Por qué este cambio, por qué es diferente?

Son preguntas interesantes y no me queda del todo claro. Este Bowman no está encubierto, es un tipo raro, miembro de una secta aún más rara que andan buscando mejorar el mundo a través de nuevas especies. Pues honestamente, visto a ese puerco espín vampiro, prefiero mil veces a los humanos, muchas gracias.

Porque sí, el monstruo ese tiene alas. Un gran paso en la evolución. ¡Menuda evolución! Al final resulta que la hermana de Bowman también estaba metido en el asunto. Y no nos olvidemos de… chan, chan, chan… ¡Felix Gaeta! Venga, ¿nadie sonrió al ver a un antiguo miembro de la Battlestar Galáctica?

De todo esto me queda claro que David Robert Jones anda detrás. Es el gran villano de la temporada, responsable de nuevos cambiaformas (¡qué olvidados tenemos al otro universo!), de secuestrar a Olivia y parece que también de recolectar bichos gigantes raros. La escena final del episodio es bastante escalofriante y dentro de un barco vemos algunas criaturas conocidas de las primeras temporadas: el híbrido del 1×16, Unleashed, y el animalejo ese del 2×08, Snakehead. También vi unas patas de araña a la que nunca nos han presentado y sumado a las bestias de este capítulo tenemos el Fringe Zoo. ¿Abrirá pronto?

El plan maestro de Jones aún no nos ha sido presentado, tenemos ya muchas piezas regadas por toda la temporada y me pregunto si tiene varias ideas en mente o es una sola. Si lo que quiere es un nuevo orden en el mundo, ¿qué narices pinta Olivia? Mi teoría es que dados sus poderes, eso la vuelve una criatura excepcional para el nuevo mundo de Jones. Nuevas bestias, cambiaformas humanos y personas con habilidades avanzadas. Nada mal, ¿eh? Y claro, como Jones es un hombre con complejo de Dios, se nombrará el crador del nuevo mundo. Pero nos falta un detalle: el otro universo. No se nos ha aclarado para qué hizo ese experimento en el 4×12, Welcome to Westfield (ya saben, lo de unir universos). Me parece todo muy descabellado. En fin, espero que nos revelen pronto las cartas de Jones. Pero me da cosa que todo lo resuelvan precipitadamente, tenemos muchos otros frentes abiertos: Peter, Observers… máquina. Si esta es la última temporada (que no lo desearía) me cuesta un pelín creer que en próximos episodios amarren todo. Si lo hacen, genial… pero esperemos que el resultado sea coherente y aceptable. Fe y paciencia, al fin y al cabo.

Ha sido divertido el guiño a la primera temporada, y si bien el caso no ha sido la gran cosa, estuvo mucho mejor que el bluff del capítulo anterior. Además, este caso ha traído muchos momentos en el laboratorio que me han gustado bastante, como la conversación entre Peter y Lincoln sobre Olivia. Pobre Lincoln, el tipo se quedó el capítulo pasado al margen de todo y se ha resignado a que esa Olivia no es para él. Y por si eso no fuera suficiente para el gafas, le ha tocado lo peor de este caso: fue infectado por el puerco espín gigante. Esto ha dejado que veamos más tiempo a Lincoln, pues bien es cierto que de repente los guionistas lo hacen a un lado. De hecho, Lincoln puede parecer una especie de Charlie, pues en el mismo 1×16 a éste lo pinchaban. Ahora le ha tocado al gafitas sufrir con las ocurrencias de Walter. Juntos han tenido momentos muy divertidos y me ha agradado verlos interactuar.

Walter también tuvo su momento con los regalos de Peter. Momentazo el del abrazo y qué grande John Noble que sabe reflejar todas las emociones de Walter Bishop tan, tan bien. Es para destacar el cambio que ha tenido a lo largo de los episodios este hombre. De no querer a Peter, ha seguido el consejo de Alt-Astrid en el 4×11 cuando ella le pregunto si no sería mejor pretender que  este Peter era el suyo y así no sufrir. A partir de entonces ya lo hemos visto más veces fuera del laboratorio, más alegre y… en fin, más nuestro Walter que nunca. Y ya que sabemos que estamos en el lugar correcto, bueno, es genial ver que se está recuperando la relación padre e hijo que dio inicio a todo. ¿Recordará este Walter la anterior línea de tiempo? No creo que sea ya muy necesario, pero nada es lo que parece, recuérdenlo.

Toca hablar sobre Olivia. La rubia, pese a que ya está con Peter como quería, está teniendo dificultades con sus superiores para demostrar que es ella, sólo que con otros recuerdos. Como decidió en el episodio anterior, está dejando desaparecer los recuerdos de esta línea temporal y dando paso libre a los de la anterior. Así pues, ha olvidado que aquí su hermana Rachel sigue casada e incluso tiene otro hijo llamado Eddie. Broyles (¡qué poco le vemos, hombre!) le ha dicho que no participe por un tiempo en la Divisón Fringe, pero ya la conocemos, es una cabezota, como bien apunta Nina. También, tuvimos otro guiño, esta vez de la temporada 3. La psicóloga que atiende a Olivia no es otra sino la doble de la que la atendió cuando estuvo encerrada en el otro universo. La situación es de lo más adecuada, pues nuevamente aquí Olivia está confundida por recuerdos que parecen no ser suyos. Un inmenso detalle al traer a esta psicóloga. Me quedo con esa frase que suelta Olive: “weird is a matter of degrees” (lo raro es cuestión de grados).

En fin, el capítulo me gustó. No es la gran cosa, pero me tuvo entretenido cuando lo vi, así que en esa parte cumple. Lo único malo es que este capítulo nos recuerda que aún quedan muchas cuestiones por tratar y que ya sólo quedan 6 episodios. Pero me encantaron los guiños a otras temporadas y para terminar la review en serio, apunto que hemos visto nuevamente a Markham, el tipo raro que tiene toda clase de libros y que no dejaba de coquetearle a Olivia. Adoro ver a este tipo. Como apunte, fue el que les dio el manuscrito de ZFT en la primera temporada (de la que Jones parecía ser el jefe). Esta vez los ha conducido a la secta de la evolución (de la que Jones también parece ser el jefe)… ¿así o más lío?

The following two tabs change content below.

Elihú Juárez

Latest posts by Elihú Juárez (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *