Review Sons Of Anarchy 5×13

Bueno, ya está, ya se ha cerrado la quinta temporada de Sons. Ahora mismo me debato entre ese vacío existencial de cuando acabas un libro, videojuego, etc y esa ansia por saber como sigue el embrollo este en el que nos han dejado. Hablando estrictamente del capítulo, debo decir que ha sido un tanto especial. Veamos por qué.

Así me he quedado yo al final del capítulo

J’ai Obtenu Cette (algo así como “He conseguido esto”) es un episodio de una hora de duración claramente marcado por dos partes (una de acción y otra más de intriga) con dos protagonistas claros: Jax y Tara. El resto (muy diluido) trabaja para ellos aquí, un acierto o una lástima, según se mire. Acierto porque, no nos engañemos, los personajes molan y ellos lo hacen bien. Acierto porque sus historias tienen la miga suficiente como para que nos interesemos por su evolución. Lástima porque en un capítulo de final de temporada hubiera molado mil ver a todos en plena acción. Cuando digo todos me refiero a Chibs, Bobby, Happy, Clay o Unser. Aquí salen como muy poco, siempre ayudando a Jax o a Tara a hacer algo. De todas formas, el capítulo es tremendo y cierra una temporada gloriosa para SAMCRO.

Pues para ser un mecánico te curras unos planes que ni los del Equipo A

Empezamos con una secuencia donde salen los protas del capítulo Jax, Tara, Gemma, Nero y Clay. Al ritmo de una canción (juraría que) interpretada por Katey Sagal -Gemma en la serie- vemos como se van dejando notitas y se quieren, excepto Clay que se toma un café mientras se nos muestra su nuevo tattoo. Luego vemos a Tara haciéndose unas pruebas en su brazo ya curado y acabamos con Jax y Pope cerrando su trato finalmente, créditos iniciales y ya puede empezar la fiesta.

Digo la fiesta porque el primer tercio es puro chicha. Los Sons debido a su nuevo trato con Nero Padilla deben visitar los barrios bajos latinos de Charming para mostrarles a unos pobres infelices quién manda ahí. La escena es de esas en las que los personajes se regalan y la serie despunta velocidad, acción y humor negro a raudales, ver la cara de Nero sonriente como un niño jugando en el patio o el momento en que encierran al pendejo en el coche con el perro de presa, muy grande.

Qué bien se lo pasa matando a pandilleros

Luego tenemos, del lado de Tara, la declaración de Otto después de que se cepillase a esos enfermeros. Ante la secreta mirada de Lee Toric (espero que se reserven al personaje de cara al año que viene porque sino, vaya chasco), Otto convierte la serie en el Show de Dario Argento. Qué mal cuerpo te deja el notas que, al paso que va, está apunto de acabar como Murphy en Robocop. Se podría decir que este punto marca el final del primer tercio, a partir de aquí la cosa se relaja un poco y asistimos al gran juego de Jax, ahora es cuando vemos si el chaval ha sabido hacer los malabares con todas las pelotas que tenía en sus manos (si, tiene doble lectura).

Solo le falta quedarse sordo

Entre medio de la casquería (amputaciones, tiros, perros muertos en contenedores y la versión barriobajera de Pinehead) nos relajamos un poco con Gemma que parece que se va a Irlanda con Clay y con la absurda realidad en la que vive Chucky, personaje que yo creo que dejan en escena por puro cariño. Es una especie de vía de escape para liberar la tensión acumulada, sus bromas, junto con las de Unser, ayudan a no hacer de la serie una especie de máquina de destrozar espectadores. Desde aquí, gracias Chucky y Unser.

Genial

Pasado esto, nos vamos con Jax y su pequeño juego de titiriteros, al margen de SAMCRO (como ya he dicho, el club, aquí está como muy diluido). Si en el anterior capítulo dudábamos de que fuera a entregar a Tig, en este nos ponen todo en duda con esa tensísima escena que involucra a Pope, Tig, Jax y la pistola de Clay (cedida por Juice y su museo del amor traicionado). Todo acaba de una manera jodidamente épica y un servidor no ha podido evitar aplaudir ante ese momentazo en el garaje. Por un momento pensaba que Tig estaba fuera.

The time has come, Tiggy

Por si eso no fuera poco, el hecho que Jax haga que Clay acabe en comisaria (me da mucha penita la cara de Clay), con la ayuda de Gemma “Escurrebultos” Teller y Juice “Arrepentimiento-motal” Ortiz, convierte al chaval en una de las mentes criminales más maquiavélicas de la historia de la televisión. El presi de SAMCRO se las ingenia siempre para trollear a todo el mundo hasta que al final del capítulo, Gemma se muestra como la horma de su zapato al devolvérsela con queso.

Y es que el talón de Aquiles de Jax es Tara, siempre lo ha sido y por ahí es por donde más daño le pueden hacer. Su mujer, que desde la temporada pasada se encontraba en una lucha por sacar a su familia del vórtice de degeneración en el que el club los había metido, se ve recibiendo por todos lados. Al ver que Jax no tiene intención de abandonar su reino, es ella la que decide poner pies en polvorosa, aceptar otra oferta de trabajo en Oregon, coger a los niños e irse. Para ello, acepta a Wendy como tutora legal en caso de que a ella le pase algo y se ve obligada a luchar (en todos los sentidos) con Gemma y con Jax. Lo que no sabe es que sabe más el diablo por viejo que por diablo y la yaya de SAMCRO no dejará que le quiten a su hijo y nietos de debajo de su ala y si para ello debe joderle la vida a su nuera, no dudará en hacerlo. Es por eso que cuando ya creíamos que todo se iba a cerrar de manera pacífica, llega la maldita Gemma y vuelve a destapar la caja de los truenos.

Real machos don’t use vasos

Es aquí cuando entramos en el final del episodio, y de la temporada, con las historias de Jax y Tara confluyendo en un solo punto, el arresto de Tara. Jax, el más listo de los listos ha sido vencido por su madre y cuando creía que podría vivir algo de paz, se le vuelve a truncar todo.

Ay la que se te viene encima

El capítulo acaba de una manera muy malrollera, con Clay en el furgón de policía, Tara en el coche del Sheriff observada por su malvada némesis (la mira con cara de “esto por tratar de quitarme a mis nietos, perra”), Bobby alejándose del lado del presi y Jax, con los papeles del trabajo de Tara rotos (bonita metáfora para indicar cómo de jodida está la situación de su mujer) y con Gemma llegando por detrás. La misma imagen que en el final de la cuarta pero cambiando la mesa del club por la de la cocina y a Tara por Gemma.

Bobby is done with that shit

Qué final más agridulce, colegas.

Colorín, colorado…

The following two tabs change content below.

Escrito por Fran Vázquez

Latest posts by Fran Vázquez (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

  1. AlSu13 dice:

    Enhorabuena por la review del final de SoA. Ha sido una quinta temporada espectacular que se ha hecho muy corta. Está claro que queda mucha tela por cortar y teniendo en cuenta que (seguramente) en 2013 vayamos a ver la penúltima temporada, hace pensar (creo que nos pasará a todos) que queremos más SAMCRO.

    • Fran Vázquez dice:

      Gracias! También te digo que una parte de mi quiere que cierren esta serie antes de que le pase como a House o Fringe, que, en mi humilde opinión, se fueron al garete por intentar exprimir demasiado a la gallina de los huevos de oro.

  2. chuck norris dice:

    Este final de temporada me pareció de los mejores. Por una vez en la temporada parecía que todo iba encajando a la perfección: se salva tig, entrullan a clay (a mi casi me dio pena), se cargan a pope… la mitad del episodio tenia tintes de final de serie asta que PUM!! tara al trullo y jax se queda definitivamente en charming.
    La siguiente temporada puede ser brutal: con el rollo del marshal colgado y el futuro de clay (que a saber como se las arregla para salvarse el cuello…)

    • Fran Vázquez dice:

      Lo cierto es que la siguiente temporada tienen chicha por un tubo, hay muchos frentes abiertos que les pueden estallar en la cara. Veremos como se las ingenian en SAMCRO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *