Review Sons of Anarchy 5×09

¡¡Está vivo!!

Episodio flojillo este Andare Pescare, supongo que los fans de SoA estamos mal acostumbrados a los capitulazos esta temporada y este está como un poco pasado por agua. Tiene sus momentos, si, pero la sensación global es de que queda un poco a medio gas. Ya desde su inicio, sentando las bases de las dos (tres contando la de Gemma) líneas que seguirá el capítulo, ves que va a ser calmado. Empieza sin soltar ninguna bomba, solo viendo a Gemma y Nero por un lado y al resto de los Sons por otro y a Jax y Tara debatiendo qué hacer con Otto (lo que le espera a Tara).

Latin lover

Del lado de Gemma tenemos a la yaya de SAMCRO forzada a recuperar el amor de Clay para tenderle una encerrona. Es eso o quedarse al margen de su familia. Para ello deberá cortar por lo sano con Nero, pero Nero es mucho Nero y no se puede cortar con él tan fácilmente. Y es que cuando te lleva a ver a su crío al parque, cuando te compra dos pajarillos y, básicamente, cuando te mira con esa cara de cordero degollado… a Gemma se le pone blandito el corazón. Huelga decir que lo intenta como cuando va a darle las gracias a Clay por lidiar con lo de la hermanastra de Nero (la que se pegó un tiro en la cabeza) y por momentos parece ser que no lo hará pero al final veremos que va a acabar pasando por el aro, esa visita nocturna a Clay al final del capítulo… ¡nos olemos la tostada Kurt Sutter!

Ven que te pongo cremita

En los mundos de Tara vemos a la pobre chica viviendo sus momentos más bizarros de la serie cuando va a visitar a Otto a la cárcel. Lo del frasco de perfume y Otto zumbándose mientras le huele la muñeca a Tara es más propio de David Lynch que de esta serie pero rematan con Tara dándose un homenaje oliéndose a si misma la muñeca impregnada de ese perfume que, recordamos, olía, según Gemma, a semen y pachuli. La cosa es que eso trastoca lo suficiente a nuestro tuerto favorito como para pensar que se retractará de su confesión. Aquí mi mente empieza a elucubrar y me imagino un último acto heroico de Otto suicidándose en la cárcel dejando una nota exculpatoria a los Sons. Ya veremos.

Quién te ha visto y quién te ve (esto se puede aplicar a los dos)

Pasamos a la tercera línea argumental del capítulo, la de los moteros, la de mayor envergadura. Nos habíamos quedado con unos Sons vilipendiados y podridos por dentro. El maldito Frankie Diamonds anda suelto y el club debe darle caza para ajustar cuentas. A otro nivel, Jax y Bobby deben encontrar a Frankie antes de que lo haga Clay, para evitar que lo mate y así mantener su nombre limpio, y entregárselo a Roosevelt. No sé vosotros pero aquí hay un cruce de intereses enorme, afortunadamente todo esta lo suficientemente claro como para no perdernos.

Hasta la vista, Baby!

El caso es que gracias a un soplo, los Sons pillan y se van a buscar al villano, paran en una gasolinera para ver como Clay tiene que ceder su moto al gordo y anticarismático Rat (¿soy el único que piensa que este tío no va a hacer nada en toda la serie?) y siguen hasta la cabaña donde se oculta Frankie. Por el camino paran a tomar un refrigerio, con catastrófico resultado. Lo cierto es que la escena es de lo mejorcito y más divertido del capítulo. La cara de Bobby, ese gángster preguntándoles cómo consiguen hacer negocios si saltan a la mínima.

Lo cierto es que si

Total, que la situación acaba en la cabaña, donde Frankie se ha ventilado a su escolta. Aquí Clay demuestra tener los testículos de granito. Él no usa el timbre para llamar, él empotra una furgoneta contra un tanque de propano y remata entrando en plan terminator, si señor. Entre todo esto tenemos al pobre Juice más confundido que un erizo en la puerta del sol, ahora le dice Frankie que la culpa fue del cha-cha… digo… de Clay, que fue el ex-presi el que puso todo en movimiento. Poco importa porque al final Frankie recibe su ensalada de plomo ante la mirada de “cagoendiosyanoshanjodidoelplan” de Jax. Vuelta al punto de origen, Jax y Bobby siguen sin poder demostrar la tración de Clay y deberán esperar a que Gemma se lo camele. De mientras nos deleitamos con la charla Bobby vs Clay en el club, ¡qué grande es Bobby!

Y se cierra el episodio de manera sobria, sin cliffhangers. Jax acaba descubriendo, de la mano de un Roosevelt desquiciado y fuera de contexto, que Juice era el topo que jodió bien jodidos a SAMCRO en la cuarta temporada y se dispone a ajusticiarlo. Pobre Juice, en lo que lleva de temporada se le ha visto tan poco, antes solía brillar con luz propia, ahora se ha convertido en una especie de canguro de Clay. No puedo dejar de sentir lástima al ver la que le va a caer. ¿Qué hará Jax? Cuando acaba el capítulo con el presi siguiendo secretamente a Juicy piensas que se lo cargará, un asesinato limpio, solo espero que recapacite… ahora toca esperar al próximo episodio, un capítulo especial de 90 minutos, se va a liar una buena.

Aquí iba a sonar la música de Tiburón pero dijeron que quedaría muy obvio

The following two tabs change content below.

Escrito por Fran Vázquez

Latest posts by Fran Vázquez (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

  1. AlSu13 dice:

    Lo siento pero esta vez no estoy (totalmente) de acuerdo. “Andare Pescare” no es un episodio flojo, es que, como dices, los fans estamos mal acostumbrados. Para mi es un episodio que abre el camino al final de temporada, que promete ser de los muy buenos, así como toda la 5ª temporada de SoA.

    • Fran Vázquez dice:

      Sí, tienes razón. Como ya he puntualizado es un episodio flojo en comparación con el aluvión de capitulazos que se están currando. Si te fijas este no tiene ni un inicio potente ni un final demoledor, a parte del tiro a Frankie, poca cosa chocante hay. Pero como bien dices, será un entrante a un final de traca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *