Salón del Manga de Barcelona 2012

Como cada año por estas fechas, Barcelona celebra su Salón del Manga, uno de los más importantes de España y me atrevería a decir que de Europa. ¿La gran novedad de este año? Que por fin, gracias al cielo, han cambiado la ubicación, del minúsculo recinto de La Farga, en L’Hospitalet (digo minúsculo porque de 6 años en adelante, aquello se les quedó más pequeño que el traje a Goku después de convertirse en Ozaru). De la Farga a la Fira de Barcelona en Montjuïc. ¿El problema de este año? Pues como venía viéndose en las anteriores entregas del Salón, la devaluación del cómic en pos del merchandising. Tengo que ser sincero conmigo mismo, y con vosotros, al comparar este Salón con un vinacho garrafón que no vale ni para hacerse el calimotxo pero, eso sí, puesto en una botella con su etiqueta de diseño y guardado en una caja de madera noble. Han solucionado el problema del contingente pero les falla el contenido.

Mola que el Capitán Catalunya tenga una Ñ en el pecho

Veamos pues… A priori, este Salón tenía que ser la hostia en patinete, las actividades, las exposiciones, los invitados, el récord Guiness de Dragon Ball, el nuevo recinto, etc y lo cierto es que para el gran cúmulo de chavalines disfrazados de One Piece y Fukunichi Ki Ki Loko, el Salón ha hecho sus delicias, pero no nos engañemos caballeros, a un servidor le apasiona el mundo del cómic (fue con el Manga con lo que empecé a inmiscuirme en el 9º arte) y al ver lo que he visto estos días, puedo afirmar que este no es el Salón del Manga, es el Salón de cosas relacionadas con el Manga. Antaño ibas al Salón y, aparte de poder pasear tranquilamente sin que Sephirot te sacara un ojo con una espada de cartón, veías cómics, libros, películas y exposiciones que difícilmente encontrarías en otro sitio. Este año era rara la tienda que vendía cómics, vale que esto tiene una explicación. Por lo que me pudo contar un autor y editor de cómics, las tiendas prefieren llevarse merchandising en lugar de cómics porque tienen espacio limitado y lo primero se vende mejor que lo segundo. Los cómics ya los venden las editoriales grandes (Planeta, Ankama, Norma, etc). El grueso de tiendas era de figuritas (disponibles en las tiendas Norma y Freaks), camisetas (disponibles en la web), comida (obviando los exquisitos daifuku, lo demás se vende hasta en la sección “comida del mundo” del Carrefour) y los 400 stands de Fondue de chocolate (100% nippon -SARCASM) y los ladrones de las chuches (200% ladrones y caraduras). Una decisión lógica, sí, pero que igualmente me toca las narices.

Respecto a las exposiciones voy a ser benévolo porque bien podría tirarlas por el suelo si me pongo en modo tiquismiquis (he oído a gente rajar de las expos del Salón del Cómic por mucho menos). Las exposiciones de esta edición han sido pocas y mal puestas a parte de pésimamente iluminadas (tratar de hacer una foto sin que saliera el reflejo de la luz era trabajo para Jack Bauer, casi). Había cinco: Dragon Ball, Porco Roso, Gastronomía en el Manga, Malefic y Cosplay. De la de Cosplay no me voy a quejar, es un mundo en el que no me puedo meter y para eso, os dejo una entrevista a una cosplayer que sí sabe de lo que habla. La expo de Porco Roso estaba bien, dentro de lo que cabe. A fin de cuentas no dejaban de ser imágenes de la película con algún fotograma original (se agradece). La de Gastronomía en el Manga contaba con más originales de series de las que no he oído hablar, destaco la sección curiosidades donde explicaba más en profundidad el orígen de los nombres de los personajes de Dragon Ball. Lástima que cuando estaba leyendo, un crío a mi lado se tiró tal pedo que tuve que irme de la peste que hacía, no es coña, de verdad, se le escapó un gas. Sus padres deberían revisarle el colon o algo porque olía chungo. La exposición de Malefic contaba con algún que otro original de Kenny Ruíz pero llamaba más la atención la Yamaha V-Max customizada. Y acababa con la “gran expo” del Salón, la que conmemoraba el 20 aniversario de la emisión del Dragon Ball en Cataluña, o sea Bola de Drac, verdadero eje central del Salón del Manga. Bueno, tenía verdadera ilusión en esa expo, quería ver originales, piezas de museo y un montón de parafernalia sobre el mejor Manga y Anime de la historia de la humanidad. Me encontré con un montón de figuritas (a la venta en Norma, otra vez), pósters (a la venta en cualquier tienda de cómics), unas impresiones de páginas, algunas revistas japonesas (a la venta en el Mercat de Sant Antoni) y, eso sí, que no falte, una XBOX con el juego de Bola de Drac para que los niños hagan el gañán con el Kinect. Originales, 0. Material de museo, 0. Algo que me demuestre que le han puesto cariño a la exposición, -5. Vale, no he sido muy benévolo pero me gustaría que esto se tomara como una crítica constructiva, de cara a próximas ediciones.

Goku, Vegeta y Cor Petit no quisieron perderse la expo

De los pocos originales del Salón

Paso a los eventos que están mejor, creo. El jueves se celebraba la mayor concentración de cosplayers disfrazados de personajes de Dragon Ball del mundo (adjunto la foto del mejor disfraz) con Marc Zanni y Joan Sanz (las voces de Goku y Vegeta respectivamente) como testigos. La intención era batir el récord Guiness y, según fuentes oficiales, se batió y de mucho. Si el récord eran 250 personas reunidas, el jueves se dieron cita 307, ahora solo falta que el organismo oficial reconozca el récord. Bien por ellos. A destacar también el World Cosplay Summit, el concurso de cosplay que otorgaba a los ganadores un viaje a Japón para participar en el concurso internacional que se celebra ahí, ¿los ganadores? Yurai y Nairda disfrazados de personajes del Zelda. Como comentaba anteriormente, EDT entrevistó a Shiva Roodels que no pudo ganar pese a su genial disfraz de Jubileus del juego Bayonetta.

La voz de nuestra infancia, Mr. Marc Zani a.k.a Goku en catalán

El mejor cosplay de todos

Los sufridos ganadores se van a Japón a competir en la final

Este Salón contó también con la presencia de Ferran Adrià y los dueños del restaurante Mibu de Tokyo que dieron una master class sobre cocina nipona. Ciertamente el componente gastronómico ha ido ganando peso, un acierto, hasta convertirse en algo indispensable para el salón, es de esas cosas que a mi no me importa siempre y cuando ofrezcan cosas novedosas y no el típico ramen en bote que está más visto que la picha de Shin Chan. En el apartado musical, el Salón contó con las actuaciones de Tao Pai Pai, Loverin Tamburin, el DJ de Maxima FM que se marcó una sesión anime que haría las delicias de los Otakus.

Esta no sabe dónde se ha metido

Y acabo con los premios porque esto me hizo gracia.

Mejor Shonen – One Piec… digo… FAIRY TAIL de Hiro Mashima

Mejor Shojo – SAILOR MOON de Naoko Takeuchi (espero que sea material nuevo porque sino le han dado un premio a un manga que se dejó de publicar en el ’97, aunque lo mejor está por llegar)

Mejor Seine (manga para abuelos) – ELFEN LIED de Lynn Okamoto

Mejor Kodomo (manga para niños pequeños) – KERORO de Mine Yoshizaki

Mejor Manga de autor español (me abstengo de hacer comentarios) – MALA ESTRELLA 2. THE SECOND STATION de Henar Torinos

Mejor Fanzine Manga – LA REBELIÓN DE LOS UKES

Mejor autor vivo de manga de cualquier género y época (y orientación política independientemente de si le gusta el pepinillo en las hamburguesas del McDonalds). Gran premio del Salón (y superdios del Universo de Cristal del Emperador Zing) – HIRO MASHIMA (el de One Piec… digo… el de FAIRY TAIL)

Mejor DVD o Blu-Ray de Anime – EL CASTILLO AMBULANTE (película del 2006 que ahora se dignan en editar en un combo DVD-Blu Ray porque sino, ni dios se compra un Blu-Ray)

Mejor serie de Anime (aquí me han matado) – DRAGON BALL Z. ¿En serio? Vale, no discuto su calidad, pero ¿de verdad? Una serie que acabó su emisión en el ’96. Esta gente escogería a Friends como mejor Sit-Com en los próximos Emmy. Que alguien me explique la lógica de esto, por favor.

No sé, un Salón un tanto frustrante para mi. Para el resto, un exitazo que se ha traducido en 112.000 visitantes (70% más que el año pasado) esto deben ser (quitando a la gente que iba vestida de calle) en unos 50.000 locos disfrazados (contando a la baja), se dice pronto, eh, menos mal que no se les ocurre tomar las calles porque sino… me río yo de los apocalipsis zombie.

EDT se despide hasta el próximo salón

BONUS: Entrevista a Shiva Roodels, Cosplayer de PRO

¿A que edad empezaste a ir al salón del manga?

Empecé desde una edad temprana gracias a mi hermana mayor, siempre la veía con sus cosplays y me entraba la curiosidad. Me acuerdo que la primera vez que fui al salón me acompañó mi padre y me quedé maravillada de todo lo que vi… ¡Desde ese día no he faltado a ningún salón del manga!

¿Cuánto hace que eres cosplayer?

Empecé a los 12 años llevando los cosplays de mi hermana pero ya a los 16 empecé a hacer los míos propios.

¿Es solo una moda o se acerca más a un estilo de vida?

Es un estilo de vida, estás casi todo el año preparando el cosplay para el evento y cuando acaba ya estás pensado en el siguiente, es un ciclo sin fin.

Cada vez se ven más fotos ‘profesionales’ de cosplayers, ¿se puede ganar uno/a la vida con esto?

Conozco a gente increíble que hace unas fotografías impresionantes por ejemplo, Hidrico, Jose Manchado, AOJ, Verónica Moon… sé que algunos de ellos a veces hace las sesiones gratuitas pero viendo los resultados ¡no dudaría dos veces pagarles para una sesión de fotos!

¿Cuál ha sido el mejor cosplay que has visto? ¿Y el más raro?

El mejor que he visto a sido los de Mónica Crispychicle y Laura Fernandez (Madoka) de este año para la pre-selección del WCS, iban de Kefka y Terra del Final Fantasy VI ¡¡Eran impresionantes!! pero cosplays raros no sabría decirte, todos son maravillosos.

¿Cual es el cosplay que más tiempo y esfuerzo te ha llevado?

El de este mismo año, decidí subir con el cosplay de Jubileus con mi compañera Guenwhyvar y fue una gran meta. Nadie se lo había hecho y me costaba bastante coger referencias o ideas, demasiados detalles y muchos gastos… al final he tardado un año caótico pero estoy muy orgullosa del resultado.

¿Cuáles son tus mangas preferidos?

Utena, Fushigi Yugi, Genbu Como Suzaku, Peach Girl, Sailor moon… soy mucho de los clásicos con los que crecí.

¿Qué te ha parecido el salón y la expo de Cosplay?

Ha mejorado bastante, más amplio y menos agobiante como era en el otro recinto. Las otras veces era imposible caminar y avanzar por el salón pero esta vez ha sido todo más cómodo, ¡incluso me he llegado a perder! Estoy bastante contenta con todo.

¿Ves series de televisión? ¿Cuáles son tus favoritas?

¡Claro que si! Cómo conocí a vuestra madre, Big Bang Theory, el mentalista…

The following two tabs change content below.

Escrito por Fran Vázquez

Latest posts by Fran Vázquez (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

  1. 13stargate dice:

    Yo no soy fan del Manga, así que el domingo me pasé por el desfile de Star Wars y luego a sacar la cabeza por el salón del Manga.
    Cómo yo no soy friki de éste tema, pues a mi me gustaron las tiendas de camisetas y otros merchandasing variados… Cabe decir que entiendo perfectamente, que el salón del manga es para el manga… Yo me quedé con los extras…jajaja. Hacía 10 años que no me pasaba, y si que es cierto que lo recordaba más manga que lo que vi este año. Como yo no soy fan del Manga, me fijo en las cosas que no lo son, y éste año, pues había unas cuantas. Yo compré a muy buen precio una camiseta super chula del Halcón Milenario y otra del conejo de Donnie Darko. La comida ni fu ni fa… Muchas colas, y poco espacio para sentarse.

    • Fran Vázquez dice:

      Si hace 10 que no ibas al Salón, el cambio imagino que debe haber sido brutal. Yo es lo que he dicho, siento como si hubiesen convertido el manga en un producto plastificado listo para vender a la muchachada con dinero y poca cabeza

      • Sandra Torrents 13stargate dice:

        Exacto, jajaja, canvio brutal!! Al no ser fan del manga, hace 10 años no me enteraba de nada del salón, este año, había muchas cosas que conocia ( no manga). Aunque soy de la opinion que un salón del manga, tiene que ser de manga, no de otras cosas…
        Hace 10 años, mis amigos, ahorraban para comprar muchos cómics, en tiendas, a las que normalmente no puedian ir: ( Las que no hay en Bcn).

  2. Iván Aniorte dice:

    El día que vuelva a pisar un Salón del manga de Barna los viajes inter estelares serán un hecho XD.
    Desde el primer salón que se realizaba en la estación de Francia que no piso un evento de este tipo por aquellos lares y por lo que veo tampoco me pierdo nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *