Review Once Upon A Time 1×12

Debería ser un crimen entregar la review de un episodio de esta maravillosa serie tan, tan tarde, cuando a la vuelta de esquina está el próximo episodio. Una disculpa, pero acá estoy y es que esta serie de la que ya me he enamorado sólo me apasiona más y más y más con cada entrega. Y esta vez no iba a ser menos. ¿Quieren adentrarse en el mundo de los cuentos de hadas y penetrar en la piel profunda del que es, en mi opinión, el mejor personaje de la serie? Pues ya saben qué hay que hacer…

En Once Upon a Time nos han mostrado lo poderosos que pueden llegar a ser los objetos. El tremendo significado que una simple lámpara, un espejo o, en este caso, una tacita astillada puede llegar a tener. Skin deep (piel profunda), como decía, se refiere a Rumpelstilskin, un personajazo de esos que me encantan: ni muy malo ni muy bueno. Porque hasta ahora no me ha dado motivos para odiarlo (no como la Reina). Al contrario, lo adoro y en este capítulo (por motivo de San Valentín) nos adentramos con él al trágico mundo del amor, de ése que tanto gusta a la serie.

Esta vez le toca a uno de los cuentos más bellos de Disney que recuerdo: La Bella y la Bestia. Y es todo un detallazo que, de hecho, la mítica Bestia sea Rumpelstilskin. Le quedó bien y es otra sorpresita al momento de adaptar los cuentos que la serie nos presenta capítulo a capítulo. Otro detalle a destacar con respecto al cuento original es que la bella Bella (sí, es con intención) sea ya una princesa, esté comprometida con un tal Gastón y su padre sea un rey lidiando una guerra con ogros. Ahí es nada. Ah, y mención aparte lo de convertir a Gastón en una rosa. Otro detallazo que además me causó mucha risa. 

A propósito, ¿adivinen quién es la Bella? Sólo le faltaba tener una enorme panza y ponerse a parir en la jungla. Hablo de mi amada Claire de mi amada Lost, interpretada por mi amada Emile de Ravin. Desde hacía meses que sabía la noticia, pero eso no me ha impedido verla con ojos de idiota en el momento en que apareció. Segundo actor de Lost que se traen para acá… ¿habrá más?

Pues bien, para ganar la guerra contra los ogros (me pregunto si los veremos algún día, aunque no esperen encontrar a Shrek) el papá de Bella manda traer al inmenso Rumpel y éste accede a ayudar… por un precio, como sabemos. No quiere oro, pues él tiene una rueca donde teje más oro del que puede cualquiera en su vida gastar. No, él quiere a Bella. No busca amor (aunque termine encontrándolo), pero se siente solo, como bien apunta la chica, y se la lleva a su castillo, donde la pone de Cenicienta (¡ja!). Aquí no habrá objetos encantadas que hablan y maldiciones a través de rosas. No, porque a Rumpel su condición de Señor Oscuro se le puede considerar una maldición per se… Pero tampoco es nada que un beso no pueda arreglar, ¿verdad?

Tener todo ese castillo y nadie con quien compartirlo debe ser horrible, teniendo en cuenta que su hijo ya no está. “Lo perdió”. Exactamente qué le sucedió no se dice, pero no creo que haya sido algo bueno. No obstante, Bella y Rumpel empiezan a tener una estrecha relación y a la bestia le tocan la vena del amor. Pero es un ser complicado. Era un cobarde y esa cobardía lo llevó a convertirse en el señor Oscuro. Ahora se oculta en su propio hogar, cerrando las ventanas y tapando los espejos, pues se cree más abominable de lo que en realidad es. Vamos, el pobre sí tiene corazón. No lo quiere aceptar… eso es otro boleto del muy cobarde. Se asusta al ver la posibilidad de que pueda estar enamorándose de la chica y le deja la opción de irse y ser libre. Hasta aquí todo bien, ¿no?

Y es cuando, en su camino a la libertad, Bella se ve envuelta en medio de una terrible lucha de poder entre Rumpel y la Reina. Que todos los personajes de todos los cuentos se crucen de aquí para allá me parece genial, está bien hilado todo, pero lo de la Reina Malvada es ya demasiado. ¿A cuántos más va a arruinarles la existencia? La odio, la odio y la odio… Ella le mete la idea a Bella de que puede salvar a Rumpel del mal que lo aqueja. “Todas las maldiciones pueden romperse”, dice ella. Con un beso de verdadero amor. Hago un paréntesis aquí y planteo esta pregunta: si uno de esos besos en realidad puede romper cualquier maldición, ¿eso significa que para romper la maldición oscura Emma debe enamorarse de alguien? Ahí lo dejo. Bueno, el punto es que la Reina quiere ser la más poderosa y si Bella besa a Rumpel se volverá un hombre ordinario de nuevo, ergo, la Reina gana. Pero Rumpel se da cuenta y no acepta a renunciar a su poder. La terrible ambición. Su terrible cobardía. Su necedad de no ver lo bueno que hay en su interior y no aceptar que alguien puede amarlo. Ay, Rumpel, sí que te vas a arrepentir.

Vayamos mientras a Storybrooke. Quien en los cuentos fue el padre de Bella vende rosas y le roba al señor Gold motivado por Regina. Emma recupera todo lo robado excepto algo: una taza. Una taza astillada. Si son apegados al cuento de Disney se acodarán de Chip, una pequeña tacita astillada que era un niño. Pues ésa es la taza que el señor Gold está dispuesto a todo para recuperar, pues es el único recuerdo con la marca de la mujer que alguna vez lo llegó a amar en su condición de “bestia”. Lo dicho: ¡qué personaje! Y qué actorazo Robert Carlyle. El escenón que se marca mientras rompe la vitrina, herido y furioso, combinándolo con la escena en nuestro mundo mientras golpea al que vendría a ser el papá de Bella. Poderoso. Porque él cree que Bella está muerta y es culpa del padre. Rumpel la dejó ir, prefirió seguir luchando a ver quién es más fuerte y eso le ha salido caro. Tragedia y más tragedia en el amor para nuestros personajes.

Pero es Regina quien posee la taza, pues sabe lo importante que es para Gold. Ella finalmente tiene la charla que quería. La escena en la comisaría tiene ecos con el 1×02 cuando, igualmente, la Reina fue a ver a Rumpel a su prisión. En este episodio Gold nuevamente está tras las rejas y Regina va a verlo, pero no es para preguntarle por alguna maldición, sino a preguntarle su nombre. Nosotros ya sabíamos (o al menos yo sí lo tenía clarísimo) que Gold sabía todo sobre la maldición. Tiene lógica que si fue él quien la creó, los efectos no le harán daño. Pero Regina no lo sospechaba hasta hacía algún tiempo y ahora ha venido por la confirmación. Otro momentazo. Un cara a cara enorme entre las dos figuras más poderosas de la serie. Un duelo de ajedrez que no ha hecho más que empezar de nuevo. No hay más que decir, es una escena enorme, en mi opinión. El “su majestad” que le suelta Gold no tiene precio.

Con esto creo que la serie toma un punto de inflexión. Ahora que Regina sabe que no es la única que sabe, valga la redundancia, ¿qué hará? ¿Qué tramará Rumpel? Yo pienso que algo gordo se viene, pues además, la serie pronto va a necesitar algo más de que agarrarse. Pero por ahora me quedo con todos los detalles y las grandes escenas, conociendo cada vez más a grandes personajes.

El final da de qué hablar y por ahora podemos decir que Regina va ganando, pues logró engañar a Rumpel haciéndole creer que Bella había muerto… Bueno, si yo supiera eso, también me habría desquitado con el padre de Bella, aunque éste no tuviera ni idea de lo que haya sucedido en su otra vida. Aquí la chica se encuentra encerrada en lo profundo del hospital, sin nadie que sepa que existe. Otra pequeña trama que añadir y que espero ayude a que la serie crezca en el futuro. Por cierto, no importa cuánto ame a Emile de Ravin, pero jamás le ha quedado salir con cara de desequilibrada. Ella es más ternura…

El lío entre Mary Margaret y David sigue y hoy se han dado cuenta de que no es el tiempo para estar juntos, por mucho que se amen. Deberán encontrar otra salida, porque en la forma en la que están no puede funcionar. No en el mundo real. Aunque esta trama no me haya parecido la gran cosa, no desfavorece mi opinión sobre el resto del episodio, que por si no lo han notado, me fascinó. Eso sí, soy un romántico y de vez en cuando alguna vena cursi me sale, pero lo de Ashley (aka Cenicienta) y el otro tipo cuyo nombre no recuerdo me pareció bastante innecesario y metido con calzador. Se nota que nomás era la escena para representar un lindo San Valentín… Pero en fin, que el capítulo de igual manera me pareció de 10 y ya estoy listo para el siguiente. ¡Nos vemos!

The following two tabs change content below.

Elihú Juárez

Latest posts by Elihú Juárez (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

  1. yolangarros dice:

    A mi también me ha parecido el mejor capítulo de todos, adoro a Rumple, tiene la mezcla perfecta para crear espectación, estoy segura de que todos quieren saber más de Bella y él, sabe a muy poco solo un capítulo. El capítulo 13 me ha parecido a años luz en calidad y argumento, bastante flojo e insustancial. Habrá que esperar a marzo para ver el 14.. esta serie que empezó normal tirando a floja se ha convertido en una obra de arte para mi. Saludos, me gusta mucho leer tus comentarios!

  2. Angel Lorente Graciano Angel Lorente dice:

    A mi también me ha encantado este capítulo, de los que más de la temporada. Ver a una lostie siempre es agradable y acompañado de un gran clásico como la Bella y la Bestia cruzándolo con los personajes de la Serie me ha parecido genial, la actuación de Robert Carlyle una vez más brillante, me encanta esa risa jajajajajaj 😀
    Y un cliffhanger final bastante prometedor, un notable alto para este capítulo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *