Review Dexter 6×03

Semana a semana voy alegrándome más de seguir esta serie, de lo bien hecha que está y me doy cuenta de que me hace empezar todas las reviews como una quinceañera hormonada. Pero me convierto en un desgraciado suicida cuando leo los rumores de no renovación de Michael C.Hall. La serie va sobre ruedas, pero su caché puede ser una traba. Demanda un “sueldo” que la cadena Showtime no acaba de estar dispuesta a pagar. Lo cierto es que Michael lleva desde la primera temporada con el mismo contrato, un contrato que se rumorea que no supera las cinco cifras.

Espero al menos una séptima temporada de Dexter, la cadena de cable estaba dispuesta a firmar para dos más con una subida de sueldo muy considerable para C. Hall, pero él pide un poco más. Aun así no os preocupéis. No sé con que formula, pero Showtime y Michael C. Hall ya tienen firmado que en caso de no renovación se le dé un final a la serie, esperemos no llegar a ese extremo.

A continuación, la review:

Debra estrena nuevo cargo en la comisaria, todos los ojos estarán sobre ella esperando que se tropiece una y otra vez, y lo cierto es que aunque eso aún no va a pasar, no va a tener un buen dia.

Por su lado, Dexter empieza tranquilamente la jornada sin ningún objetivo a la vista, lo que no sabe es que un viejo amigo suyo va a hacer acto de presencia.

Y en la punta del tridente de este episodio, nuestra nueva dupla asesina, la cual parece que no ha acabado con el pobre corredor al que Travis dio caza en la pasada entrega.

Empezaremos por Debra. Ella es una mujer fuerte, puede que no sepa que hacer, pero es de esas personas a las cuales se mira en los momentos difíciles. Eso (y sus rencillas con Laguerta) es lo que suponemos que Mathews vio para ascenderla. Lo malo es tener a una mujer como María Laguerta de jefa y tomar el puesto que ella misma acaba de dejar. María se presenta en el ya despacho de Deb con ganas de manejar hilos y hacer de titiritera como esta acostumbrada. Por suerte para nosotros, Debra no quiere llevar la comisaria con política, sino con fuerza, esto se simboliza viendo los candidatos a nuevo detective.

Unos rayos uniendo sus ojos no desentonarían.

Por otro lado está Quinn, que ha vuelto a la “mala” vida (mala según se mire, ya que parece que va a copular con todo lo que se mueva). Parece que va a “hacer la puñeta” (por no decir otra palabra) a Deb mientras esté mandando. Y por si fuera poco, con el soporte de María. Malos tiempos se avecinan. A juzgar por la conversación que más tarde tienen Quinn y Debra las cosas no se van a suavizar en la Miami Metro.

Batista sigue fiel y no se deja influenciar por la gente que quiere enfrentarlo con Debra. Por cierto, pensé que habría cierta tensión en casa de Dexter con la hermana de Batista por ahí rondando mientras ellos hablaban de que Debra es la Teniente.

"Amor" y miembros amputados.

Me pregunto si traerá cola el asunto de que Ryan, la ayudante de Masuka haya robado algunas pruebas del caso del asesino del hielo. Creo que pueden salir cosas a la luz que comprometan el cargo de Debra, cosas relacionadas con Dexter.

Tenemos también a un presunto nuevo detective llegado desde Chicago. La presentación no ha sido perfecta, Debra ha tenido que soltar unos cuantos tacos para hacerse respetar, cosa que como sabemos, no le habrá costado demasiado.

Y lo que nos debe quedar por ver...

Vamos con Travis y Gellar. Mantienen con vida al corredor, lo ha raptado y le hacen confesar y arrepentirse de sus pecados ¿Con que fin? Deduzco que estos serán los asesinos más equilibrados con los que Dexter va a tener que lidiar. Todos hasta ahora han tenido un grado de locura, hasta Trinity. Pero la determinación de estos dos nuevos serial killers asusta.

Ponen el broche al episodio, un macabro y esplendido broche, dos jinetes. Dos jinetes que no son nada menos que el corredor desmembrado y ensamblado con otras piezas. Esto va a llamar seriamente la atención de Dexter, que espero que se ponga ya manos a la obra con estos dos. Pero que sea lento, por favor.

¡Grandes!

En la escena del crimen típico dela Miami Metrode hoy, Dexter se topa con un viejo asesino en serie del que era fan en su tierna infancia: El ratoncito Pérez. Con álbum de recortes incluido. Aquí empieza el ritual de Dexter de acercarse a su nueva victima para verificar que es el asesino que busca.

Esta trama ha sido perfecta para plantear a Dexter un interrogante muy importante. Algo que a mí no se me había pasado por la cabeza siquiera: Dexter no siempre será joven ¿Qué pasara cuando no pueda aliviar correctamente a su oscuro pasajero porque su cuerpo no se lo permita? Empezará a cometer errores de bulto, Harrison se olvidará de él, será vulnerable, en resumen: mal futuro.

La cara de preocupación de Dexter ante esta posibilidad es considerable, sobretodo viendo ante sus ojos en lo que él podría convertirse con el paso del tiempo, en el fracasado Ratoncito Pérez. Aunque le preocupa, por ahora es algo que le parece imposible.

La escena me ha recordado a la ejecución de Trinity. Fue algo muy cuidado donde asesino con recorrido le dice al asesino joven que nada va a cambiar, que el monstruo siempre estará ahí y acabará dañando a los que le rodean. Que no cunda el pánico, algo me dice que Dexter no llegará a viejo vivo o libre.

Por otro lado, puede que tengamos al “pastor” del taller como un personaje recurrente durante toda la temporada. Un personaje al que Dexter vaya acudiendo en busca de consejo, su sacerdote (¿Su confesor?).

"¡Cuidao!"

Otro gran episodio, tal y como nos ha tenido siempre acostumbrados esta enorme serie. Algo me dice que la investigación sobre Travis y Gellar se recrudecerá en el próximo episodio con la aparición de los dos singulares jinetes. Aquí estaremos para contarlo.

 

The following two tabs change content below.

Fernando Romero

Latest posts by Fernando Romero (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *