Stargate nazca 1×04 – La isla de Pascua

A las proximidades de la Isla de Pascua aterriza la nave. La isla está completamente vacía no como actualmente que existen varias estatuas con formas extrañas.

Sacerdote: ¡Sé que te sorprenderá! ¡Pero, deberás fijarte bien en la ubicación exacta del centro de control de los escudos!

Sherab: ¿Por qué?

Sacerdote: ¡Por qué meteremos esas estatuas que he visto en tus recuerdos sobre
la Isla de Pascua!

Sherab: ¿Vas a aprovecharte de que vengo del futuro para…?

Sacerdote: ¡Exacto! Por eso te he traído, para conocer todo lo oculto en vuestra época, para tratar de mostrarte como lo hemos hecho…

Sherab: ¿Y cuantos de esos stargates hay…?

Sacerdote: ¡Lo más importante es evitar que la quinta especie sucumba bajo el fuego, tal como dicen vuestras profecías mayas!

Sherab: ¿Quién eres realmente?

El sacerdote empieza a cambiar su cara y se vuelve azulada, con apariencia humana y con varios pigmentos.

Sherab: ¿Un alienigena?

Sacerdote: ¡Venimos de muy lejos! ¡Escucha! ¡Hay Annunakis sueltos por el resto de la galaxia! ¡Cuando desenterréis el stargate, puede que os topéis con ellos!

Sherab: ¿Y cómo son realmente?

Sacerdote: ¡Son peligrosos! ¡Pero hemos de garantizar de que vuestra especie alcance la cuarta dimensión! Pero… Según nuestros calculos y tratando de asimilar tu concepto del tiempo a nuestras medidas, comprendo que en el 2012 o por esas fechas una llamara solar será la que os extinga.

Sherab: ¿Cómo lo sabes?

Sacerdote: ¡Hemos calculado y observado vuestro sistema estelar, las rotaciones
y todas las emisiones solares de vuestro sol y calculado su dinámica. Con todo ello…

Sherab: ¿Y si hubiese un error?

Sacerdote: ¡Créeme! ¡La cuarta especie no hizo caso de nuestras previsiones y sucumbió…!

Sherab: ¿Cuarta especie?

Sacerdote: ¡Nosotros!

Sherab: ¿Vosotros?

Sacerdote: ¡Créeme, vosotros sois la quinta evolución de nuestra especie! ¡Las primeras no aspiraban a mejorar, pero…! ¡Has de entender una cosa, vosotros no sois exactamente nuestros descendientes, pero sois nuestra última esperanza!

Sherab: ¡No lo entiendo!

Entran en unas instalaciones de la Isla dónde hay un centro de control.

Sacerdote: ¡Escúchame bien! ¡Porque no sé si podré hacerte volver!

Sherab: ¿Qué? Pero…

Sacerdote: ¡Así que memoriza bien la secuencia!

El sacerdote aprieta una secuencia y de repente algo rodea al planeta. Después aprieta otro botón.

Sacerdote: ¡Esto os protegerá! ¡Espero que nuestros generadores aguanten
10.000 años!

Sherab: ¡Lo harán!

Sacerdote: ¡No lo sé! ¡Pero si no deberéis encontrar la forma de fabricar energía!

Sherab: ¿A dónde me vas a llevar ahora?

Sacerdote: ¡Se acabó el viaje para ti!

Sherab: ¡Pero…! ¿Cómo calculamos las llamaradas solares? ¡Tenemos que…!

Sacerdote: ¡Habéis abierto una fisura con la dimensión en la que hemos mandado los Annunakis por lo que aún tengo que enseñarte otra cosa!

Sherab: ¡Pero…! ¡Necesito…!

Sacerdote: ¡No queda mucho tiempo! ¡Buscad Kretala! ¡En ese planeta….!

De repente Sherab despierta en la enfermería.

Eva: ¡Al fin, el viajero del tiempo ha vuelto!

Sherab: ¿Cómo ha sido eso…?

Eva: ¡Tu cuerpo no aguantará otro viaje, por eso Lucia y yo hemos sintetizado uno de sus brebajes para evitar esos viajes!

Sherab: Pero, había información importante que debía…

Eva: ¡Otro deberá viajar en tu lugar en todo caso! ¡Tú ya no debes viajar por el tiempo! ¡Y de momento el comité ha desautorizado más viajes por el tiempo! ¡Tendremos que usar lo que ya sabes!

Merane aparece en ese instante.

Merane: ¡Sherab, te necesitamos! ¡Hemos encontrado unas viejas instalaciones en la ballena!

Sherab: ¿El stargate?

Merane: ¡Así es! ¡Necesitaremos ayuda para controlar este artefacto! ¡Así que necesitaremos confiar en algún gobierno!

Sherab: ¿Qué? ¡Ni hablar!

Merane: ¡Dentro de cinco días deberemos irnos de aquí! ¡El gobierno argentino enviará sus tropas para asegurarse que nos vayamos!

Sherab: ¡Pero! ¿Y el stargate? ¿Y los Annunakis?

Merane: ¡Algo deberemos hacer!

Sherab: ¿Y si las mentes de esos soldados no es lo bastante sólida? ¡Los Annunakis podrán infiltrarse en el ejercito argentino! ¡Necesitamos más tiempo!

Merane: ¡Estoy con las manos atadas! ¡Arabelle está en Dublín hablando con el comité sobre la situación! Pero, deberemos contarle todo al gobierno argentino y confiar en que cuenten con nosotros.

Sherab: ¡Ya sabes lo que hacen los gobiernos! ¡Nos encerraran y tiraran la llave! ¡Entonces a saber que harán pero la cagarán!

Merane: ¡Tú has tenido una experiencia envidiable! ¡Has contactado con uno de esos aliens que nos crearon! ¡Has visto como han encerrado a los Annunakis! ¡Incluso como se activa ese anillo llamado stargate! ¡Has visto cosas increíbles! ¡Te envidio! ¡Sí! ¡Pero, ahora hay que pensar con cabeza! ¡Hay que tener claro que de este sitio es un sitio protegido y de que no podemos hacer lo que nos de la gana, aunque ciertamente si se exploran planetas, necesitaremos militares, guerreros…
Y realmente en el grupo somos demasiado pocos.

Sherab: ¿Y dejarlo todo esto en manos de un ejercito, de una nación?

Merane: ¡Estamos planteando en el comité que la Unión Europea se encargue de este proyecto y que vaya invitando a países a participar en ello! ¡Hacer una especie de cooperación internacional en este asunto!

Sherab: ¿Y vamos a fiarnos de algún gobierno?

Merane: ¡Aprovecharemos la desconfianza que hay entre los diferentes gobiernos
y partidos para que nos confíen la dirección del proyecto stargate a nosotros!

Eva: ¡Dejadle descansar!

En las instalaciones del stargate, Tania analiza pero no puede activar nada.

Peter: ¿Podrás hacerlo? ¡Eric! ¿Te suena alguna inscripción?

Eric: ¡Aún no he podido asociarlo a ningún lenguaje conocido! ¡Además mi conocimiento de lenguas antiguas es limitado!

Peter: ¡Ya, arqueólogos!

Eric: ¿Arqueólogos?

Tania: ¡Basta!

Hassan: ¡Chicos! ¡Contemplad el artefacto que se conecta con otros de otros planetas! ¡En vez de tanto discutir!

Todos miran el stargate apuntando con las linternas.

Hassan: ¡Tal vez Sherab sepa como va esto!

Peter: ¡Aún así, tenemos pocos días para poderlo determinar a no ser que el comité encuentre una solución!

Hassan: ¿Qué solución? ¡Hablar con los gobiernos!

Eric toca de repente algo y se encienden las luces.

Peter: ¿Qué has hecho Eric?

Eric: ¡Nada, pero parece que la cosa funciona! ¡Hassan, toca el panel de mandos, a ver si te viene alguna visión!

Hassan: ¡No funciona así la cosa! ¡Esto va como va!

Peter: ¡Habrá que…!

De repente aparecen soldados rodeándolos. Sus ojos son normales.

Coronel Fernández: ¿Qué es este lugar? ¿Qué han hecho con este lugar?

Peter: ¡Se lo contaremos todo, coronel!

Coronel Fernández: ¡El gobierno no se fía de ustedes! ¡De hecho ningún gobierno se fía de ustedes! ¡Les dejamos explorar Nazca y sus misterios, pero en cambio
hacen aparecer estas estructuras destruyendo los dibujos!

Peter: ¡Esto es lo que ocultan los dibujos coronel!

Coronel Fernández: ¡Serán trasladados a una prisión cercana! ¡Allá serán interrogados!

Peter: ¡Coronel! ¡Hay una amenaza que debemos afrontar y que, si no la paramos adecuadamente la haremos más peligrosa aún de lo que es!

Coronel Fernández: ¡No le entiendo!

Peter: ¡Mire, coronel! ¡Sé que no me entiende! Pero, ha de entender, que hemos desenterrado la caja de pandora y de que no se puede cerrar enterrándola ni con bombas atómicas. Ninguna de esas soluciones sería eficaz.

Coronel Fernández: ¿Y como enterrar esa caja de desastres?

Peter: ¡No lo sé! ¡Pero este artefacto circular podría ser la clave!

Coronel Fernández: ¡Llévenoslos por ahora, a su centro de estudios! ¡Que no salgan de ahí! ¡Serán interrogados ahí!

De repente algunos soldados empiezan a emblanquecerse sus ojos.

Soldado 1: ¡Lo siento coronel! ¡Es hora de que todos mueran! ¡Nosotros, los Annunakis somos sus amos!

Coronel Fernández: ¡Soldado! ¡Tenga en cuenta…!

Peter: ¡Coronel! ¡Estos soldados ya no son sus soldados! ¡Son soldados de la caja de pandora!

Coronel Fernández: ¿Cómo coño…?

Peter: ¡Huyamos!

El coronel Fernández y otros soldados disparan contra los soldados con los ojos en blanco, pero, es inútil.

Peter: ¡No podemos permitir que controlen el stargate!

Coronel Fernández: ¿Stargate? ¿Qué es eso?

Peter señala al circulo.

Coronel Fernández: ¿Y que sugiere? ¡Las balas no hacen nada con aquellos que eran mis hombres!

Peter: ¡Tenemos que hacer algo!

Hassan: ¿Y el brebaje de Lucia?

Peter: ¡No lo tenemos a mano!

Coronel Fernández: ¿Un brebaje?

Peter: ¡Ha de sobrevivir! ¡Es el único que puede informar adecuadamente a su gobierno! ¡A nosotros no nos creerán! ¿Tiene granadas?

Coronel Fernández: ¡Claro! ¿Qué piensa hacer?

Peter coge las granadas de Fernández y las tira contra los soldados poseídos. Estos explotan.

Coronel Fernández: ¡Ha matado a mis hombres!

Peter: ¡Tenemos que irnos Coronel! ¡Reúna a sus hombres y huya!

Coronel Fernández: ¡Le mantendré informado! ¡Ustedes hagan lo que puedan en su centro de control!

Peter: ¡Así haremos!

The following two tabs change content below.

Frederick Engel

Latest posts by Frederick Engel (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *