Stargate Fusión – Capítulo 11- Lemuria y la Venganza Ori

El general Mitchell se reúne con Woolsey.

G.Mitchell: ¿Y bien? ¿Marelli ha dicho alguna cosa? ¿Ha dado alguna información?

Woolsey: Ninguna en especial, general.

G.Mitchell: ¿Y que desea el jefe de Atlantis de mi?

Woolsey: Creemos que estaría el coronel Marelli mejor aquí, tal vez ustedes sepan alguna estrategia para que salga del cuerpo de Marelli ese Ori.

G.Mitchell: ¡Bien! Informaré…

Woolsey: Creo, señor Mitchell, que sería más apropiado que sea un asunto discreto. ¡El prisionero está esperando su autorización para ser trasladado aquí!

G.Mitchell: Bien… ¡Hagalo!

Woolsey activa su radio para informar de que bajen al coronel Marelli, que es descendido en ascensor.

Entre tanto, se recibe una señal en la sala de control del stargate. Walter la recibe, pero evidentemente observa que Woolsey está trasladando a Marelli.

Walter informa cómo puede al exterior mediante una señal secreta. Woolsey acompañado de sus marines se aproxima a Walter.

Woolsey: ¿Alguna novedad?

Walter: Nada que usted deba saber, señor Woolsey.

Woolsey: ¡Bien! Estas instalaciones están ahora bajo mi mando.

El General Mitchell se aproxima.

G.Mitchell: Será mejor que le hagamos caso, Walter.

Walter: Pero…

G.Mitchell: Nada de excusas. Informe si hay alguna novedad.

Walter: De acuerdo, señor.

Walter, si comprender lo que sucede, trata de seguir en su puesto. El SG5 entra por el stargate, tras la activación y envio de la señal. El Mayor Koshenski es llevado junto a su equipo a la enfermería.

Entre tanto en Lemuria. El equipo de Keyes está atrapado en una extraña sala.

Eric Keyes: Pensaba que …

Lemuriano 1: Sentimos defraudarles, pero no podemos permitir que su raza, siga viajando por este lugar. Así, que deberemos, quedarnos con su nave.

Eric Keyes: Pero…

Lemuriano 1: No hay peros que valgan, señor Keyes. Su raza no debe entrometerse en nuestros asuntos. Pensabamos que la plaga habría exterminado a esos traidores.

Eric Keyes: ¿Traidores?

Lemuriano 1: Mi raza es muy superior en la suya en todos los sentidos. Les devolveremos mediante el stargate a su planeta, que será destruido a través del stargate.

Eric Keyes: ¿Cómo va a llamar?

Lemuriano 1: Su nave, será adecuada para llamar. La devolveremos a su esplendor, antes de aniquilar a los suyos y mandar una nueva plaga que extermine todo.

En la Destino.

Young: ¿Alguna novedad del equipo de Scott?

Teniente: Ninguna, señor. ¿Quiere que mande algún mensaje a esos lemurianos?

Young: ¡No! ¡Debemos asegurar la nave! El equipo de Scott hace horas que debía informar. Avise al Coronel Meyers. Vamos a tener que coordinar equipos.

Teniente: ¿Cree que no son de fiar?

Young: Que nuestro equipo no haya contactado, es un grave problema.

Scareb aparece en ese instante ante Young.

Young: Usted es Scareb, el amigo de O’Neill que ascendió en Abydos.

Scareb: ¡No hay tiempo para eso! Debo informarle de que los lemurianos son los que crearon la plaga y piensan usar su nave para…

Scareb de repente es llevado por los demás, por incumplir las normas.

Young: Eso de no intervenir lo llevan demasiado a raja tabla. A saber que castigo le harán a Scareb.

De repente una gran concentración de seres ascendidos se concentra en el stargate y lo activan , logran observar que Scareb es trasladado por el stargate, luego todo regresa a la normalidad.

Mientras tanto en la Tierra. Todos obedecen a Woolsey. El Mayor Koshenki y su equipo se reúnen con Walter.

M.Koshenki: ¿Qué es lo que sucede aquí, Walter?

Walter: Desde la llegada de Woolsey, todo es extraño.

El SG1 atraviesa la puerta en ese instante, junto a un Teal’c malherido que es atendido por el Doctor Beckett.

Dr.Beckett: ¿Puedo hablar con usted, coronel Telford?

Cor.Telford: ¿Qué sucede?

Dr.Beckett: La verdad, es que no sabría decirle, pero el comportamiento de toda la base es un tanto extraño. Cierto que esto es distinto a Atlantis, pero…

Cor.Telford: ¿Pero qué?

Varios soldados rodean la enfermería.

Soldado 1: Están en cuarentena, coronel. Al parecer, hay un virus que les afecta, según informes de Woolsey.

Dr.Beckett: Perdone soldado, pero el médico soy yo.

Soldado 1: Nuevos protocolos. Podrían ser ustedes infiltrados ori. No podemos permitir hasta averiguarlo que vaguen por ahí.

Dr.Beckett: Debería…

Cor.Telford: De acuerdo. Haremos lo que usted dice, soldado.

Pero unas zat dejan inconscientes a los soldados. El Mayor Koshenki, Walter y su equipo llegan justo a tiempo.

May.Koshenki: ¡Sospechamos que Atlantis y esta base podría estar comprometida por esos Ori! Debemos averiguar hasta dónde llega la afectación.

Walter: Y debe ser antes, de que el mayor Davis llegue para supervisar los informes de Woolsey.

Cor.Telford: Entonces, deberé contactar con Carter, para que nos teletransporte lejos de aquí. Deberemos llegar hasta comunicaciones.

Dr.Beckett: Yo… debería curar a Teal’c.

Teal’c: ¡Podré seguir adelante! ¡Pongame una venda y listo!

El Doctor Beckett venda a Teal’c.

Cor.Telford: ¡Debería su equipo proteger la enfermería, Koshenki! ¡Beckett deberá analizar como Woolsey o lo que sea que lleve dentro, puede tener todo esto bajo control y buscar un antídoto!

Teal’c: ¡Entonces me quedaré en la enfermería! Seré más útil, aquí, coronel.

Cor.Telford: De acuerdo.

Entre tanto, en la Destino todos han caído inconscientes, salvo Rush y Chloe que han cogido armas. Observan como los Furlings están haciendo alteraciones en la nave.

Rush: ¿Qué hacen estos aquí?

Chloe: No lo sé. ¡Pero parecen peligrosos!

El ser de agua aparece ante ellos bajo el aspecto de Ginn.

Ginn: Intentan apoderarse de la nave y aún no he podido restaurar los cuerpos de Amanda y Ginn. Pero deberán confiar en mí, para resolver esta situación. ¡No sé cuanto tiempo podré mantener la integridad de mi cuerpo, sin acceso a agua, me costará!

Chloe: ¿Y si posee mi cuerpo o algo así?

Ginn: Tal vez sea la única solución.

Ginn, el ser de agua, posee el cuerpo de Chloe.

Chloe: ¡Bien! Ya estoy lista para combatir a estos alienígenas. ¿Está dispuesto, Doctor Rush?

Rush: Haré lo que haga falta para continuar con la misión.

Chloe: ¡Bien! ¡Vayamos a un laboratorio, a construir algo para neutralizarles, usted me cubrirá!

De camino a un laboratorio, observan cómo Scott, Keyes y el resto del equipo son llevados ante el stargate.

En el Comando Stargate Telford y su equipo llegan hasta una sala, dónde se disponen a comunicarse con Carter.

En ese momento, la enfemería está siendo tomada por Marelli y unos cuantos marines.

Cor.Marelli: ¡Buen trabajo, Woolsey!

Teal’c: ¿Cómo ha conseguido …?

Cor.Marelli: Llevo planeando todo esto mucho tiempo, Teal’c. Lamento informarle, de que va a morir y no precisamente libre, si no cómo esclavo de los Ori.

Teal’c: ¡Jamás!

Teal’c intenta enfrentarse pero es alcanzado por un disparo de Zat que le deja inconsciente.

Cor.Marelli: ¿Y el Doctor Beckett?

Soldado: Ni idea, señor. Pero, debemos estar al tanto.

Cor.Marelli: Sugiero, que lo capturen rápidamente.

Los soldados se disponen a capturar el Doctor Beckett, que está oculto en un lugar cercano, con una zat y una serie de medicinas.

Cor.Telford: ¿Y bien?

Takanashi: ¡Señal enviada! Ahora habrá que esperar.

Cor.Telford observa los pasillos.

Cor.Telford: Me temo que habrá que moverse. Oígo soldados por aquí.

Takanashi: No solamente eso, señor.

En las pantallas aparecen jaffa entrando por el stargate y soldados de la alianza Luciana que saludan a Marelli y Woolsey.

Cor.Telford: ¿Qué planea Marelli y los ori? ¿Qué es lo que planean?

Takanashi: Observe esto.

Cor.Telford: ¿Qué?

En la pantalla sale Scareb llevado ante Marelli por unos jaffa.

Cor.Marelli: ¿Qué quieres Scareb?

Scareb: ¿Qué quiero? Vengo de un lugar muy lejano para informar que la Destino está comprometida y que tarde o temprano enviaran una plaga a través del stargate. ¿Cómo piensa impedirlo?

Cor.Marelli: ¿Una plaga? Entonces, lo mejor será evacuar la base. ¿Qué opina Woolsey?

Woolsey: A no ser que sea un intento de apoderarse de la base y devolverla a los humanos. Cosa que podría ser probable, señor.

Cor.Marelli: Scareb, tú fuiste ascendido. ¿Cierto? ¿No te gustaría volver a ascender y unirte a nosotros?

Scareb: ¿A vosotros? ¿De qué habláis?

Cor.Marelli: ¿Has oído hablar de los Ori?

Scareb: Fueron vencidos por los terrícolas.

Cor.Marelli: Sí… pero no todos. No hicieron su trabajo lo suficientemente bien. Naturalmente, para ello, deberíamos regresar a nuestra galaxia, para poder ascenderte. Pero, podrías ser un gran guerrero para nosotros.

Scareb: No me interesa.

Cor.Marelli: ¡Llevadle a nuestras cómodas instalaciones! ¡Encadenadle! No sería interesante que se fugase. Y una de esas barras goaul’d para interrogar.

Los soldados obedecen y se lo llevan.

Posición de Telford.

Cor.Telford: ¿Tienen a Scareb? ¿Cómo es posible?

Juana: Deberíamos irle a rescatar. Nos sería de ayuda, señor. Además deberíamos ir a por Teal’c y el equipo de Koshenki.

Cor.Telford: Demasiado arriesgado. Esperemos que Beckett, llegue a la ventilación y pueda expandir su remedio. Al menos, Marelli y Woolsey no tendrán tantos refuerzos cómo ahora.

Juana: Aún así le han llegado refuerzos. ¿Qué cree que planea? ¿Tomar la Tierra?

Cor.Telford: Es posible. Si logra, usar lo que ha usado para mantener bajo sus ordenes a los nuestros, seguramente podría lograr que los 7 mil millones de humanos que somos le adoremos, tendrán un poder suficiente seguramente para plantar cara a los antiguos y eso será un enorme lío.

Juana: Además de los que ya sean gobernados por ellos en otros mundos.

Cor.Telford: Bien. A ver si podemos localizar a Beckett y ayudarle a cumplir su misión.

Se oyen pasos de jaffa por el pasillo.

Cor.Telford: O quizás…

De repente son teletransportados ante Carter.

Carter: ¡Informe Coronel!

Cor.Telford: La base está comprometida. Marelli, poseído por un Ori, está junto a Woolsey tomando la base, además de recibir refuerzos, con objetivos poco claros. Beckett, está intentando acceder a la ventilación para expandir su solución, que haría que los nuestros no estén sometidos a los ori.

Carter: Bien. ¡Teletransportaré a los nuestros para distraerles!

Cor.Telford: Deberá usar zats.

Entre tanto Chloe en la Destino sigue construyendo algo que Rush no comprende.

Rush: ¿Avanza todo esto? Los lemurianos se aproximan.

Chloe: Faltan unos minutos.

Rush: No creo, que los lemurianos dejen este lugar sin investigar.

Chloe: Esta zona de la nave casi nunca se usa, por lo que no creo que investiguen por aquí al menos por ahora. Tenemos tiempo.

Rush: De acuerdo. ¿Puedo ayudarla?

Chloe: ¡Negativo!

En la base, Beckett logra meter la sustancia en los tubos de ventilación, que logra eliminar la toxina que controla mentalmente a la mayoría de los de la base.

El coronel Marelli se ve obligado a reunirse con los otros ori, ya que los jaffa sometidos también se ven liberados e inconscientes. Los ori activan la autodestrucción, mientras activan el stargate para abandonar la base. Beckett contacta con la nave de Carter.

Carter y el SG1, además de Teal’c se adentran en la base, tratando de acceder para desactivar la autodestrucción. Beckett es teletransportado junto al resto de los que están en la base para garantizar su seguridad.

Carter teclea en el ordenador lo que pueda para desactivar la autodestrucción.

En la Destino, Rush se ve obligado a distraer a los Lemurianos que están poniendo al día la nave. O al menos eso parece. Scott es visitado por uno de ellos.

Lemuriano 1: ¿Aparte del Doctor Rush, hay alguien más en la nave?

Scott: No pienso responder a …

El lemuriano hace brillar sus ojos y Scott siente un gran dolor de cabeza.

Lemuriano 1: ¿Va a responderme o deberé seguir torturándolo?

Scott: ¿Por qué dice que sus descendientes son traidores?

Lemuriano 1: Lo son… No creían en nuestra expansión, fueron alterados genéticamente y expulsados. Pensabamos que acabarían muriendo en cualquier otra galaxia lejana, pero por lo visto, mutaron sin acordarse de nosotros por suerte. Pero, ahora, sabiendo que los furlings están en esas galaxias y que los antiguos están ascendidos y los Knox, viviendo a su aire, no podemos permitir que sigan vivos.

Scott: ¿Por qué?

Lemuriano 1: Son una amenaza.

Scott: Lo son ustedes.

El lemuriano hace brillar sus ojos y Scott acaba inconsciente.

Lemuriano 1: Estos humanos. Deberemos acabar rápido con su raza, antes de que se conviertan en una amenaza.

El lemuriano abandona la estancia y saluda a su comandante.

Comandante: ¡Bien! ¿El prisionero ha revelado el paradero posible del fugitivo?

Lemuriano 1: No ha querido responder.

Comandante: Tanto da, estamos a punto para enviar el dispositivo a través del invento de los antiguos.

Lemuriano 1: Entonces, prepararé todo según ha indicado.

Entre tanto Carter ha logrado desactivar la autodestrucción.

Carter: Bien. Creo que al fin está todo resuelto.

Telford: ¡Bien! ¡Informaré al IOA de la situación!

Carter: ¡Bien!

De repente se activa el stargate.

Carter: ¿Activación no programada del stargate? ¿Qué es lo que pasa?

Telford: ¡Cierre el iris!

Carter cierra el iris, el stargate es activado y el iris no responde, se abre, permitiendo la entrada de cualquier cosa.

Carter: ¡Mierda!

Telford: ¿No puede hacer nada?

De repente el stargate se desactiva.

Carter: ¿Qué ha pasado?

Destino – Sala del stargate.

Comandante: ¿Dónde está la energía? ¿Por qué hay fugas de energía?

Of.Cientifico: No lo sé señor. Al parecer, nos están saboteando.

Comandante: ¡Soldados, capturad a aquellos que estén huidos!

Entre tanto Rush logra liberar a Meyers y Sherab, que logran armarse y dejar inconscientes con zats a algunos lemurianos.

Meyers: ¡Gracias Rush!

Rush: Será mejor recuperar la nave y destruir aquello que quieran mandar a través del stargate.

Meyers: Cierto. Debemos tomar la sala del stargate.

Meyers y Sherab se dirigen hacia dónde están encerrados los demás, pero está complicado.

La ventaja númerica de los lemurianos acaba con cualquier expectativa. Rush por suerte ha aprovechado la distracción para llegar hasta la sala del stargate y atrapar al comandante.

Comandante: ¡Humanos! ¿No ven que …?

En ese momento aparecen Shifu y Janus rodeados en una enorme energía.

Janus: ¿Vosotros alterastéis nuestros antepasados para que murieran? ¿Enviastéis la plaga para aseguraros? ¡Explicaos!

Comandante: ¿Quiénes sois?

Janus: Los humanos nos llaman los antiguos y somos fruto de sus crueldades. Pero ahora hemos ascendido a un plano superior de existencia y aunque nuestros principios dicen no inmiscuirnos, no podemos tolerar sus actos.

Comandante: ¿Y cómo unos seres de energía van a plantarnos cara?

Rush: Les recomiendo que se marchen, los poderes de los antiguos libraron al SG1 de una dura batalla contra los jaffa, por no querer hacer caso.

Comandante: ¡Bajaremos las armas!

Los lemurianos bajan sus armas.

Janus: Y usted también, doctor.

Rush obedece. Conoce demasiado bien los informes del SG1.

Janus: ¡Bien! Ahora podremos hablar.

Comandante: ¿Hablar con unas aberraciones? ¡Ni hablar!

Janus: ¿Entonces por qué ha bajado las armas?

El comandante activa un dispositivo que atrapa a los antiguos, anulando sus señales de energía.

Rush: ¿Qué ha hecho?

Comandante: Ahora, prosigamos con nuestro proyecto.

Janus: ¡Se equivoca!

Uno de los lemurianos apunta con su arma a su comandante.

Cientifico: ¡Señor! Queda relegado del mando, según la ley lemuriana científica, en la que el estudio científico reemplaza al militar, al carecer de hostilidades suficientemente solidas cómo para justificar su intervención.

Comandante: No reconozco su autoridad legal, ya que han logrado aturdir a muchos de los nuestros al ocupar la nave.

Lemuriano 2: Yo sí la reconozco, comandante. Deberemos solicitar ayuda al consejo para este problema de autoridad, por lo que sugiero interrumpir la misión y regresar a Lemuria.

Comandante: Ni hablar.

Lemuriano 2: Entonces, votaremos. Tal cómo marca el prótocolo lemuriano. ¡Votemos! Levanten la mano aquellos que se opongan a la destitución del comandante.

Pocos lemurianos levantan la mano.

Lemuriano 2: ¡Decidido! ¡Queda usted relegado del mando!

Comandante: Falta el resto del grupo. No me destituya tan rápido.

Rush dispara contra el comandante lemuriano.

Cientifico: ¿Qué ha hecho? ¡Han complicado su situación! ¡Será juzgado por su crimen!

Rush: Iba a desafiarles.

Ciéntifico: Ahora es un asunto militar. ¡Subcomandante, ahora es su decisión!

Subcomandante: Abandonaremos la nave, pero deberán abandonar nuestra órbita lo antes posible, a no ser que quieran ser atacados.

Rush: ¿Y cómo garantizamos que no nos vayan a seguir o atacar?

Subcomandante: Eso dependerá de mi informe, doctor Rush. Y de momento, aún no he reflexionado sobre ello. Pero vayan con ojo, hay varias colonias lemurianas por la galaxia. Su mejor opción es abandonar la galaxia a través del stargate, ahora que la energía y la nave ha sido reparada, además de modernizada por nosotros.

Rush: ¿Para qué quieren que abandonemos la nave?

Subcomandante: ¡Obedezcan y estarán a salvo! ¡Volvamos a nuestra nave!

El subcomandante y los lemurianos abandonan la nave, Ginn que no ha logrado acabar de instalar el dispositivo en su lugar, decide desintalarlo bajo ordenes de Rush. Un secreto que ambos guardarán.

Al cabo de unos instantes, Amanda Perry y Ginn, obtienen nuevos cuerpos gracias al ser de agua, que finalmente va a la Vía Lactea.

Rush activa el stargate para contactar por radio con la Tierra, para informar de la situación. La cosa sorprende a todo el mundo pero al parecer ahora desde la Destino al menos por un tiempo se puede contactar con la Tierra vía stargate. Pero… ¿Cuánto durará?

The following two tabs change content below.

Frederick Engel

Latest posts by Frederick Engel (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *