Stargate Taurus Capítulo 4 – Kalura

Capítulo 4- Kalura

El Stargate de Zelestis se activa, es el general Landry que habla por radio, O’Neill está sentado en la mesa de Zelestis oye la radio y se pone a hablar con Landry en privado.

Landry: O’Neill, siento molestarle tan tarde, pero han surgido unas cuantas complicaciones en nuestra galaxia, sé que aspira a que su equipo se convierta en una especie de heróes inter-galacticos, pero hay problemas en nuestra galaxia.

O’Neill: ¿Problemas? Pero, hay muchos equipos señor disponibles y yo necesito a estos para esta misión.

Landry: Lo sé, pero… A mi no me quedan equipos disponibles para una misión de rescate de los SG3, SG9 y SG18 que desaparecieron en sus misiones de exploración.

O’Neill: ¿Y el resto de equipos?

Landry: En misiones distintas, ya sabe… Encargándose de asuntos que necesitan la presencia de equipos, de supervisión y eso…

O’Neill: ¿Y sabiendo que tal vez nos enfrentemos a una amenaza intergaláctica me pide que renuncie a mi equipo?

Landry: ¡Tienen al SG31 y SG32 allí disponibles además de un grupo de Jaffas! El SG1 ha de volver de inmediato.

O’Neill: ¡De acuerdo! Mal día decidí abandonar la dirección del Stargate.

Landry: Las ordenes no son mías, el comité internacional está revisando el proyecto Taurus y no están nada satisfechos, por ahora me han autorizado a permitir al SG31 y SG32 continuar con la misión, pero tal vez… deberá ordenar la retirada de estos equipos también.

O’Neill: ¿Y va a permitir que esos burócratas nos manden?

Landry: No se destinarán más recursos ni a la galaxia Ori ni a otra Galaxia que no sea la nuestra. ¡Landry fuera!

O’Neill se dirige rápidamente hacia la nave, acompañado por unos cuantos marines que le custodian.

En la nave, Daniel Jackson conversa con algunos monjes de la nave, Carter conversa con Warren sobre diferentes sistemas complicados, Mitchell hace guardia junto a Vala, conversando con los Jaffa. Sakai aparece ante O’Neill.

Sakai: ¡Percibo que trae malas noticias!

O’Neill: ¡Chicos, debemos irnos!

Sakai: ¿Y que hay del Goaul’d?

O’Neill: Cuando nuestros expertos hayan terminado se lo pueden quedar si quieren. Pero…

Sakai: ¿Va a llevarse todos los equipos?

O’Neill: ¡Comprenderá que no puedo salvar otra galaxia si mi gente ha desaparecido en mi galaxia…! Debe permitir…

Sakai: Ustedes no están bajo mis ordenes, ni me deben obediencia. Pueden irse.

O’Neill: Recibo ordenes de arriba… ¡Ya sabe!

Sakai: ¡Conozco su mundo por lo que se analizó en la mente de Samantha Carter y sé que muchas veces debe hacer cosas en contra de su voluntad, pero también se que le importa su gente y que por ello, debe llevarse a su gente a su mundo para poder rescatar a los suyos!

O’Neill nervioso se pone pensantivo.

O’Neill: ¡Bien! ¡El SG32 y SG31 se quedarán con ustedes por ahora!

De repente se aproxima Teal’c.

Teal’c: ¡Perdona O’Neill, deduzco que requieres mis servicios para alguna misión, pero ahora los Jaffa necesitan que les ayude en una misión para recuperar Alura! Son guerreros y necesitan de mi experiencia en la lucha.

O’Neill: ¡Mal día acepté esta misión!

Teal’c: ¿Está cansado de ser general O’Neill? Tal vez desearía participar en el combate como cuando yo me uní al SG1.

O’Neill: ¡Ni hablar! ¡Paso de ensuciarme el uniforme!

Teal’c: Ha cambiado mucho O’Neill, pero mi pueblo es guerrero y no piensa doblegarse ante un enemigo, venga de dónde venga y sea de dónde sea.

O’Neill: ¡Bien! Pero, tu misión es ir con el SG1.

Teal’c: ¡Entonces, tal vez deba renunciar a seguir siendo miembro del SG1, O’Neill! ¡Defender nuestra galaxia es la prioridad y pensé que lo haría mejor desde el comando Stargate, pero debo anunciarte que me uniré a esta misión y otras que Sakai y su gente me ordenen hasta que puedan regresar en paz a sus mundos!

O’Neill: ¡Entiendo! Pero, ahora necesito rescatar a mi gente.

Teal’c: Si no me permite quedarme en esta misión Alurana, deberé renunciar. Pero iré a rescatar a los equipos que necesiten mi ayuda.

O’Neill: ¡Bien! ¡Os quiero listos en una hora para partir a la Tierra!

Teal’c: ¡A la orden O’Neill!

Mientras tanto Siseh, Baratak y un humano están reunidos junto a Sakai en otra parte de la nave.

Humano: ¡Supongo que ya saben que tal vez mi presencia y de los míos aquí pueda verse afectada y no podamos colaborar en esta misión!

Sakai: ¡Tanto da! Deben estar informados de la situación y de todo mientras estén presentes aquí aunque todo eso sea temporal.

Humano: ¡Entiendo! Pero debe entender…

Sakai: Entiendo que su pueblo o los gobernantes del mismo tienen otros intereses, que ni mi pueblo ni el de ella puedan entender ya que sus sistemas de convivencia son algo complejos de entender, desde el punto de vista que entre ustedes no acaban de convivir.

Humano: Reconozco nuestras deficiencias respecto a muchas cosas y que para ustedes…

Sakai: Pero son buenos guerreros, al menos para enfrentarse al tipo de enemigo al que nos enfrentamos y espero que al menos, puedan enseñar a nuestros guerreros sus técnicas y habilidades de combate.

De repente entra O’Neill.

O’Neill: De eso me encargaré yo Sakai, de adiestrar a sus guerreros, pero necesitaremos unas instalaciones mejores.

Sakai: ¡Necesitará espacio para poderles enseñar lo que sabe! ¡Comprendo! Mandaré a Warren para que le ayude con sus otros equipos a preparar una base de entrenamiento apropiada para usted y para que pueda quedarse aquí y cumplir su misión ante los suyos en esta Galaxia.

O’Neill: ¡Gracias! Pero… Sin…

Sakai: ¡Tiene o tendrá los ejércitos de Tomin a su disposición! Además de que cuando estén adiestrados los demás guerreros, podrá disponer de ellos y formará parte de estas reuniones.

Siseh: ¡Tiene un enorme potencial usted como líder de su pueblo, aunque naturalmente necesita abrir aún mucho su mente!

Comando Stargate – Sala de reuniones.

Mitchell: ¡Dice señor, que varios equipos en estas últimas semanas han desaparecido en lugares que antes no habían sido explorados!

Landry: ¡Así es Mitchell! Espero que entienda la gravedad de la situación y el porqué les he convocado, además necesitaré a alguien que interrogue al goaul’d.

Teal’c: Yo me encargaré de ello, general.

Landry: ¡No hay tiempo para eso! ¡Deben partir a su misión de inmediato!

Dr.Jackson: Perdone, pero… Creo que hay un tema importante a tratar…

Landry: Sé a lo que se refiere Dr.Jackson, pero ahora mismo la prioridad es rescatar a esos equipos y averiguar que pasó con ellos.

Dr.Jackson: ¡Lo sé, pero…!

Vala: Daniel, tenemos una misión, luego ya hablaremos de eso… ¡Sé que te fascinan las culturas nuevas y de cuanto más lejos mejor, pero ahora …!

Landry: ¡Marchen de inmediato! ¡Ustedes son los más cualificados pero no irán solos!

Mitchell: ¡Bien! ¿Que equipos nos han asignado?

Landry: ¡No lo entienden! Estamos escasos de personal y recursos… Por lo que me han autorizado a que venga con ustedes el Goaul’d.

Mitchell: ¿Perdone? Esto…

Landry: Es una orden, se llevarán a Kamura en esta misión y su equipo.

Mitchell: ¡No sé si es prudente señor!

En la sala de reuniones de la nave.

Sakai: ¡Bien! Cómo sabemos, hay doce naves de las nuestras, en las que partieron tanto Asticos cómo habitantes de Alura. ¡Se encontró en la anterior misión una de ellas en un planeta interdimensional dónde está el consejo de ambas culturas que actúan desde hace un año cómo unidad! Cuyas naves fueron construidas mediante el esfuerzo conjunto de ambas culturas y con nuestro saber se construyó nuestra propia red interna de Stargates.

Baratak: ¿Es una red interna de Stargates? ¿Y cómo hacen para llamar desde sus naves al exterior?

Sakai: ¡Cómo cualquier otro Stargate! De hecho… al ser una red propia, el consumo de energía es menor entre las naves independientemente de la distancia a recorrer, pero a su vez, se unen a la red de Stargates de la galaxia en la que se ubican, aunque para llamar a otra galaxia sea más complicado.

Baratak: ¡Siga con la explicación de las naves! Eso le interesará más a un Tok’ra o a alguien que conozca de ciencias.

Sakai: Usted será un buen maestro para nuestros guerreros también. Dicho esto, hay doce naves, de las cuales solamente tenemos noticias de dos. Una es esta, en la que estamos reunidos, que tendrá que ubicarse en un nuevo lugar o planeta dónde instalarnos, aunque sea de forma provisional hasta que podamos reconquistar Alura, pero por otra parte, tenemos que saber que Alura está bajo dominio enemigo y sabemos que la nave de los consejeros está a salvo. Por lo que las próximas misiones serán de doble calibre.

Humano: ¿A que se refiere?

Sakai: ¡Saber dónde se encuentran nuestras naves y si están a salvo! En caso de no estar a salvo rescatarlas, por otra parte, explorar estar galaxia, en busca de planetas dónde podernos asentar y poder crecer cómo pueblo hasta el momento en el que nuestros enemigos caigan.

Baratak: ¿Y que hay del resto de su galaxia?

Sakai: Eso será cuando podamos tener una base de operaciones aceptable con medios suficientes para poder ir en misiones por la Galaxia a la que llaman Tauro.

Baratak: ¡Entiendo! Primero hay que asentarse, pero…

Sakai: Necesitamos un mundo en el que no hayan habitantes y dónde poder formar nuestra propia civilización, lo que los humanos llamarían su base Alfa o Colonia Alfa.

Humano: ¿Y en que podemos ayudar?

Sakai: De momento, debemos ir a por otra de nuestras naves y esperar que el SG1 regrese sano y salvo en su misión.

Humano: ¡Entendido!

Sakai: Bien, … Entre todos debemos plantear esto de forma correcta.

Baratak: Es un gran líder y cómo representante del pueblo Jaffa opto por darle a usted la capacidad para decidir por todos, aunque si una decisión no nos satisface se la haremos saber.

Sakai: ¡Gracias Baratak por su confianza!

Baratak: Usted pertenece a una raza importante en su galaxia y debemos aprender unos de otros.

Sakai: ¿Podrá adiestrar a nuestros guerreros cuando tengamos nuestro asentamiento?

Baratak: ¡Así lo haré! ¡Con gusto y honor!

Humano: En mi caso, debo aceptar sus ordenes hasta que mis superiores ordenen lo contrario y debamos abandonar esta posición.

Sakai: ¡Lo sé! ¡No se preocupe!

Siseh: ¡Cómo siempre honorable Sakai, yo y mi pueblo agradecemos que usted esté al mando de este tipo de operaciones, sabíamos desde que se inició esta expedición que usted estaría al mando!

Sakai: Bien… ¡Empecemos!

Al otro lado del Stargate, el SG1 ha cruzado en un planeta aparentemente deshabitado.

Mitchell: ¡Esto parece tránquilo!

Activa su radio.

Mitchell: ¡Aquí el Coronel Cameron Mitchell, líder del SG1! ¡Maxwell, conteste por favor!

Carter: ¿Alguna señal de radio Cam?

Mitchell: ¡Dudo de que aquí haya algo!

De repente Vala es teletransportada.

Teal’c: ¡Vala Maldoran ha desaparecido señor!

Mitchell: ¿Eso era un haz de teletransporte?

Teal’c: Pero no es cómo el que conocemos. ¡Deberíamos explorar para descubrir alguna cosa!

Carter: ¡Miraré en la ubicación de Vala para descubrir alguna cosa!

Mitchell: ¡Negativo, podría tele transportarla a usted! Y eso, créame, no me interesa para nada.

Daniel mira hacia una piedra dónde al parecer hay inscripciones.

Dr.Jackson: ¡Cam! ¿Puedo mirar esas inscripciones? ¡Tal vez…!

Mitchell: ¡Hágalo!

Daniel se dispone a analizar las inscripciones, al tocarlas, es tele transportado.

Mitchell: ¡Mierda! ¡Ya van dos! ¡Que nadie toque nada!

Teal’c: ¡Mitchell, deberíamos llamar al stargate e irnos de aquí! Esta posición no es segura.

Mitchell: ¡Llama al stargate! ¡Volvemos a casa!

Teal’c se dispone a llamar por la puerta, aprieta los símbolos para volver a la Tierra, pero en ese instante es tele transportado.

Mitchell: ¡Diablos! ¡Tocar algo en este planeta es peligroso!

Carter: ¿Entonces que hacemos Cam? ¡Estamos solos!

Mitchell: ¡No podemos llamar a la puerta, no podemos tocar nada, no podemos hacer nada! ¡Debemos esperar a que Landry nos contacte en la hora programada e informarle de la situación!

Carter: ¿Esperar? ¡Deberíamos explorar!

Mitchell y Carter caminan más allá del stargate, dónde hay unos árboles o lo que parecen árboles. ¡Tras ello, ven una extraña edificación en medio del bosque, una especie de instalación secreta, sus formas son extrañas y extravagantes, que recuerdan a las construcciones de Gaudi, al menos en su decoración.

Mitchell: ¿Crees que fueron tele transportados ahí?

Carter: ¡Es posible, pero si nos acercamos podríamos ser capturados!

Mitchell: ¡Esto parece abandonado desde hace tiempo!

Carter: ¡Miraremos!

Carter y Mitchell se encuentran frente a la edificación que parece semi-enterrada.

Mitchell: ¿Crees que podremos entrar?

Carter mira cómo abrir la puerta, pero en ese instante, al tocar la pared que rodea la puerta para buscar algún sistema de control es tele transportada.

Mitchell: ¡Mierda! ¿Y ahora que?

De repente la puerta se abre.

Mitchell: ¿Me invitan a pasar? ¡Que chachi! ¡Tal vez así conozca a alienígenas atractivas! Pero sin Vala para decirme que me calle, esto  no es divertido. Sin los demás… esto podría ser peligroso. ¡Allá vamos!

Mitchell se adentra en la extraña estructura, baja por lo que parecen unas escaleras, hasta una especie de estancia iluminada con una luz naranja. La sala está completamente vacía, cómo si nunca nadie hubiese estado ahí. Camina por la estancia y de repente tropieza cayendo al suelo.

Mitchell: ¡Mierda! ¿Qué? ¡Si no hay nada aquí! ¿Con que diablos me he tropezado?

Voz: ¡Bienvenido sea en estas instalaciones Coronel Mitchell!

Mitchell: ¿Quién me habla?

Voz: Eso no importa ahora.

De repente la estancia queda sellada y Mitchell atrapado en ella.

Mitchell: ¿Dónde está el resto de mi equipo?

Voz: ¡Están siendo minuciosamente estudiados para poder resolver una situación desagradable!

Mitchell: ¿Saben algo de gente que iba vestida cómo nosotros?

Voz: ¡Tienen una misión!

Mitchell: ¿Una misión? ¡Sí, explorar…!

Voz: ¡Para nosotros! Van a cumplir una misión para nosotros. ¿Conoce la nanotecnología?

Mitchell: ¡Sí! Bueno, eso lo sabrá mejor Carter que yo.

Voz: ¡Ustedes también van a cumplir una misión para nosotros!

Mitchell: ¿Quiénes son? Les ayudaríamos si fuese preciso pero…

Voz: ¿Que sabe del Stargate?

Mitchell: Pues…

Voz: ¡Sabemos todo sobre ustedes! Exploramos la mente de los sujetos que vinieron a explorar este planeta. Pero hay cosas que no sabe.

Mitchell: ¿Por ejemplo?

Voz: Para empezar, el porqué les hemos dejado cruzar por el Stargate.

Mitchell: ¿Tienen un mecanismo…?

Voz: Digamos que este Stargate no era accesible para nadie ya que desviaba a todos a otro Stargate cercano, por lo que estuvimos tranquilos durante mucho y mucho tiempo, para poder seguir los progresos de nuestro experimento.

Mitchell: ¿Experimento? ¿Que clase de experimento?

Voz: ¿Sabe que son los Goaul’d? Allí tiene su respueta.

Mitchell: ¿Esas cosas un experimento?

Voz: ¡Así es! ¡Tras la plaga que provocamos no pudimos exterminar a las cuatro grandes razas, por lo que… tuvimos que generar esos parásitos para poder competir con ellos.

Mitchell: ¿Crearon a los goaul’d?

Voz: Nuestros agentes murieron en los mundos en que se intentaron implantar esos parásitos creados, los Antiguos, Asgard, Furlings y Knox controlaban las cosas muy bien, repoblaron la galaxia, pero luego…. gracias a la nanotecnología logramos desestabilizar la alianza.

Mitchell: ¿Que sucedió?

Voz: Cada uno tenía sus ocupaciones y se separaron, cosa que nos permitió implantar los goaul’d, al menos en su segunda evolución, ya que el primer intentó fue cortado y boicoteado por esas cuatro grandes razas.

Mitchell: ¿Y ustedes son?

Voz: Ya le he dado bastante información. Ahora implantaremos la tercera evolución de esa raza, su estructura genética es la clave para poder dominar todas las galaxias posibles. Muchos de nuestros agentes operan en diversas galaxias.

Mitchell: ¿Y cuando tendremos el placer de conocerles?

Voz: Sus equipos se preparan para atacar la base Stargate, de la cual vamos a apoderarnos.

Mitchell: ¿Cómo? Ellos…

Voz: La nanotecnología en su caso será efectiva. Un control mental a más largo plazo requeriría de un Goaul’d.

Mitchell: ¿Y Kumara? ¡Atravesó el Stargate con nosotros y no lo vimos! Pensabamos que se había escapado pero…

Voz: ¡Él fue desviado por ser un Goaul’d!

Mitchell: ¿No quieren a sus criaturas cerca?

Voz: ¡Algo así! Pero es tarde para el Comando Stargate.

Mitchell: ¿Y luego que harán?

Voz: ¡Conquistar Atlantis!

Mitchell: ¡Perdone! Pero ya tenemos unos cuantos problemillas y si … pudieran dejarnos ir.

Voz: ¡La tercera evolución de los Goaul’d pronto nacerá! ¡Sus equipos …!

De repente se oyen disparos de Zats.

Mitchell: ¿Que es ese ruido? ¿Ustedes inventaron las Zats?

Voz de Carter: ¿Cam? Logré salir de mi celda. ¿Sabe algo de Teal’c y los demás?

Mitchell: ¿Que tal es el tipo?

Voz de Carter: Un marcianito… ¡Ni caso! Domina mucha tecnología pero nada más. Lo que si que tiene es que ver esto.

Mitchell: ¡Abra las puertas!

De repente las puertas se abren.

El hombrecito verde está inconsciente en la sala, Carter le muestra a Mitchell una especie de Goaul’d pero, es diferente a todos los que son conocidos hasta ahora, es más grande, parece que se está desarrollando un cuerpo humanoíde con genes goaul’d.

Mitchell: ¡Increíble! ¡Tenemos que volar todo esto!

Carter: ¡Y llevarnos a nuestro amigo como prisionero!

Mitchell: ¿Y si hay más de estos hombrecitos verdes por nuestra galaxia operando en secreto?

Carter: ¡Antes, tenemos que parar la invasión al comando Stargate!

Mitchell: ¡Llamaré a la Tierra!

Mitchell corre rápidamente hacia el Stargate, mientras que Carter intenta averiguar más cosas, el hombrecito verde se despierta.

Hombrecito: ¡No saben lo que hacen! ¿Acaso saben lo que hacen? Yo solamente soy el guardián. Ellos duermen … hasta que llegué el momento de dominar la galaxia.

Carter: Pues tendrán mucho rato para dormir.

Hombrecito: ¡Se equivoca! Esta es solamente una de nuestras tres bases.

Carter: ¿Y de dónde vienen?

Hombrecito: Eso no le incumbe. Pronto todos despertarán.

Carter le apunta con una zat.

Carter: ¡Dígame dónde están mis amigos!

Hombrecito: ¡Encuéntrelos! Ha conseguido liberarse de su celda, tendrá recursos para encontrarlos.

Carter dispara al hombrecito verde y empieza a mirar las pantallas y tocar los comandos.

De repente Mitchell  llama por radio.

Mitchell: ¿Terminaste el trabajo? Yo ya puse a Landry bajo aviso, de que nuestros equipos están siendo dominados por una nanotecnología que les va a hacer atacar la base, por lo que hay soldados ocultos en otros lugares de la base por si la base Stargate es realmente atacada, equipados con Zat.

Carter: ¡Perfecto! Pero no encuentro ni a Teal’c, ni a Daniel ni Vala.

Mitchell: ¿Seguro? ¡Han de estar por aquí!

Carter: ¿Y si no están en este planeta?

Mitchell: ¿En dónde estarán si no?

Carter: ¡Oh, oh! ¡Tenemos problemas!

Mitchell: ¿Más hombrecitos verdes?

Carter: ¡No!

Se oyen disparos.

 

The following two tabs change content below.

Frederick Engel

Latest posts by Frederick Engel (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *