Stargate Taurus 2×19 – La Alianza parte 2

La Alianza empieza sus acciones para tratar de defender la Tierra, Wana
y la Confederación ETI de los Yura.

Los Yuranos por otra parte concentran sus esfuerzos en crear una nuev
flota en sus nuevas localizaciones. En Zelestis los priores preparan su
defensa con la ayuda de una delegación de la Alianza reducida.


La batalla final se está preparando, mientras tanto Narik y su equipo
logran llegar a una nave y logran arrancarla, salen de la nave, que explota,
pero los controles de la nave auxiliar se ven afectados, cosa que les obliga
a caer inevitablemente y sin posibilidad de controlar la nave en un
planeta. Narik intenta pilotarla como puede. Argan y Telan se ponen a
meditar. Abdul, prepara las armas que quedan por si las moscas, pero la
nave Yurana es complicada.

El SG1, con la ayuda de Carter vigilan la fabricación de naves de la Alianza,
O’Neill y Landry discuten sobre el proceso para adaptarse a los requisitos
de la Alianza que fueron redactadas por la Confederación ETI y el
Dr.Jackson. Los términos son aceptables, hasta cierto punto, ya que la
Alianza ha de compartir diversos elementos.

Landry observa como sus naves y las del Comité Internacional son
transformadas y adaptadas a los de la alianza, los Jaffa y miembros de la
Tok’ra refugiados se presentan voluntarios para participar en la lucha
para defender la Tierra. Landry y O’Neill discuten si eso sería probable…

Ninguno de los dos parece estar dispuesto a hablar ante el Comité y la
disposición de Vala les asusta más que otra cosa. Por suerte está el
Doctor Jackson de visita para convencer al Comité Internacional de
firmar el acuerdo con la Alianza.

El Dr.Jackson es convocado, naturalmente los Jaffa y los Tok’ra tampoco
parecen querer firmar el acuerdo.

En Wana, la situación es delicada ya que atiende a diversos refugiados,
desde Zelestis llegan otros más hacia Wana, el Doce viene de visita a
Wana y Siseh le recibe, con la cúal discuten. La situación es un poco
tensa.

Mientras que la nave del equipo de Narik se estrella dejándolos
inconscientes.

En Zelestis, hay el avistamiento de una nave extraña y estrafalaria, los
priores y sus soldados no saben muy bien como reaccionar, los pocos
soldados Tartesos que están en Zelestis tampoco parecen reconocerlo.
De repente una especie de estructura fina y metalica que recuerda a una
espada enmana de la estructura y se clava contra el suelo. La extraña
esfera empieza a emitir un extraño sonido que es insoportable a oídos de
los presentes, que quedan aturdidos, unos pocos han logrado ocultarse.
En las naves Ori, los tripulantes estan inconscientes. Varias naves
Yuranas irrumpen y destruyen las naves Ori con sus tripulantes.

Los pocos que quedan en Zelestis usan el stargate como pueden para
escapar a otro planeta, el artefacto enviado por los Yuranos al planeta
se coloca en el centro del stargate, creando un vortice estable. Los que
están ahí observan el extraño fenómeno, desde ahí emanan una serie de
disparos, que fulminan a los presentes, otros logran huir y adentrarse
en la ciudad de Zelestis, en una de las instalaciones del Doce. Los pocos
guerreros Tartesos, Ori y el único prior superviviente se observan
asustados, se temen lo peor.

Mientras tanto Narik y su equipo despiertan medio heridos en un
planeta helado, dónde hace un frío tremendo que se adentra por las
fisuras de la nave.

Narik: ¡Mierda! ¡Tenemos que hacer algo para salir de aquí!

Argan: ¿Y si no hay stargate?

Abdul: ¡Tenemos que lograr salir de aquí como sea, de este planeta!

Argan: ¿Cómo? ¡Debimos coger algún Stargate de emergencia!

Telan mira a los demás y los demás lo miran.

Telan saca algo del bolsillo.

Telan: ¡Creo que tengo uno! Pero para calibrar la dirección será complicado.
¿Tenéis…?

Abdul saca uno de los dispositivos de llamada aluranos, que permiten llamar entre
Galaxias.

Telan: ¡Bien! ¡Llamaremos con eso a Wana y nos refugiaremos!

Abdul: ¡Vamos!

Abdul y los demás disparan para abrirse paso hacia el exterior y poder
ejecutar su plan, pero el disparo, hace perder el equilibrio de la nave que
se va hundiendo en el hielo o más bien agua helada.

Abdul: ¡Mierda! ¡Esto es un charco congelado!

Argan mira hacia dónde dispararon. Está helado.

Argan: ¡Está congelado!

Abdul: ¡Sí! Por ahí no vamos a poder salir.

Narik mira los controles.

Argan: ¿Qué miras?

Narik: ¡Jalina me enseñó algunas cosillas y Warren también!

Narik empieza a toquetear cosas.

Argan: ¿Qué hace señor?

De repente son teletransportados al exterior, pero tienen frío.

Telan saca el stargate del miniaturizador y Abdul saca el marcador.

Argan: ¡Rapido!

Abdul: ¡Vamos todo lo rapido posible!

Narik se desmaya.

Telan: ¡Argan! ¡Llévemoslo, aunque estemos al límite de nuestras fuerzas, hemos de
hacer este ultimo esfuerzo, en nombre de Alura!

Argan: ¡Vamos!

El stargate se abre.

Todos se dirigen como pueden hasta él y lo atraviesan. Tras ellos, unos Katau les
observan y recogen el dispositivo de llamada que Abdul ha tenido que dejar para
ayudar a llevar Narik a Wana.

Snefru: ¡Interesante! ¡Pero por ahora, no podemos hacer nada! ¡Los Yuranos son
una amenaza!

Katau 1: ¿Y que piensa hacer señor?

Snefru: ¡Tenemos un stargate! ¡Vamos a probar el arma contra los Yuranos!

Katau 1: ¿Qué arma?

Snefru: La que llevamos tiempo perfeccionando. Desde que nos encontramos con
ellos.

Katau 1: ¿Para eso quería al Yurano que capturamos?

Snefru sonríe.

Snefru: ¡Pero, aún nos falta información para poder desarrollarlo! ¡Solo podemos
atacar planeta a planeta y debemos ver si podemos hacerlo en todos para usar ese
arma!

Katau 1: ¡Es inmoral señor!

Snefru: ¿Inmoral? ¿Quieres que nos exterminen? ¡Apenas logramos huir de los
Polarianos que nos acosaban! ¿Crees que ahora tenemos que ser morales?

Katau 1: ¡Después destruiremos todo lo ligado a ello, señor! ¡O yo me ocuparé
personalmente de ello y de liderar a nuestro pueblo!

Snefru: ¡De acuerdo!

Snefru destruye el aparato de llamada dejado por Abdul.

Snefru: ¡Dejaremos que los de esa Alianza se encarguen! ¡Iremos a un lugar seguro
dónde podamos desarrollar nuestro plan, aunque tardemos lo que tardemos, hemos
de hacerlo!

Katau 1: ¡Así es, señor!

Snefru saca un aparato y el stargate marca sólo, los Katau abandonan
el planeta.

Las naves Yuranas se aproximan a la Tierra, están en un sistema estelar cercano y
vienen en gran número. Otra cantidad similar de naves se dirige a la Confederación
ETI. La misión de rescate del equipo de Argan ha sido abortada, al conocerse que
llegaron a Wana con un stargate de emergencia. La batalla final se prepara, el equipo
de Narik está en la sala de curas.

Los dos frentes de combate están abiertos: Confederación ETI y la Tierra. Los únicos
puntos de resistencia que les quedan por destruir a los Yura.

Los Yuranos se adentran en los sistemas estelares cercanos, con una enorme flota,
en la Confederación ETI están nerviosos y no están muy convencidos del plan de
Enoc, Hamis y los demás. Pero son conscientes de que tal vez sea la única
alternativa.

El Dr.Jackson, es enviado con el equipo de Isabella a un mundo, que Hamis les
prometió enviar, al mundo de las cuatro razas, con la esperanza, de que en ese
planeta encuentren la ayuda apropiada para ganar definitivamente a los Yuranos.
Aunque no las tienen todas consigo.  

El equipo se prepara para el viaje, el Doctor Jackson liderará la misión.

Mientras tanto en la Tierra, el SG1 se prepara para embarcar en una de las
naves y
dirigirla hacia la victoria, la Teniente Coronel Carter se prepara
para pilotar otra de
las naves, O’Neill decide que dirigirá otra de las naves,
tiene deseos de hacer una
última batalla, aunque sea la última.

El Stargate de Lernilok se activa, el Doctor Jackson, seguido de sus
compañeros temporales se dirigen hacia el planeta de la Alianza, fuera
de la Galaxia, con la esperanza de volver, según Hamis se instaló un
Stargate.

Al otro lado, observan una estructura completamente diferente, era un
planeta vegetal, no parecía ser habitado por las cuatro grandes razas, los
Furlings, los Knox, los Antiguos y los Asgard. No parecía haber nada de
tecnología allí, pero el planeta en si, era tecnología pura. De repente unos
guardias les interpelan.

Dr.Jackson: ¡Perdonen! ¡Nos envía Hamis, de los Lantian! ¡Somos enviados por él,
para una misión…!

Uno de los guardias activa algo en su brazo y son teletransportados en una especie
de espacio en blanco.

Dr.Jackson: ¿Qué es este lugar?

Un Furling, un ser con alas, parecido a un hada pero peludo, se persona ante ellos,
un Asgard se teletransporta, un Antiguo hace acto de presencia y un Knox hace
acto de presencia.

F: ¡Bienvenidos a Ambrosia, ciudad de las cuatro razas!

Dr.Jackson: ¡Venimos….!

Odin: ¿Qué os trae ante los Asgard y sus aliados?

Yura: ¡Hamis, nos dio la ubicación de este planeta, un terrible enemigo nos asecha
y pensamos…!

Kena: ¡En nombre de los Knox, podemos afirmar que nuestro pueblo no es guerrero
y nuestra forma de vida, no requiere de tecnología que pueda ser útil para sus
batallas, por lo que debemos retirarnos!

Akanura: ¡En nombre de los Lantianos, he de afirmar que esta alianza ha creado
una tecnología combinada, que puede ser útil, para vuestro problema, pero, debido
a que los Furlings y los Asgards estañ en vias de extinción, estamos por crear una
nueva raza denominada Ambrosia, con el saber de las cuatro razas. El proyecto no
avanza según los parámetros adecuados y si fracasa, necesitaremos una raza, capaz
de asumir la herencia de estas cuatro razas.

Dr.Jackson: Nuestro pueblo o nuestros pueblos tienen tecnología de los Asgards
que nos legaron antes de su extinción en nuestra galaxia vecina, que supervisaban
nuestra evolución, los Aluranos, poseen parte de tecnología de los herederos de los
Furlings y los Antiguos o Lantianos. ¡Creo, que somos dignos de tal honor!

Kena: ¡Tal vez! ¡Pero aún sois jóvenes!

Dr.Jackson: ¡Lo sabemos! Pero, … es importante, que si no vencemos a los
Yuranos, una combinación de Asgards rebeldes y Polarianos, Asticos rebeldes, que
cuya raza son herederos de los Furlings, saber que no habrá nada ya que salvar.

Shin: ¡En nombre de los Furlings, le damos la bienvenida Doctor Jackson a este
lugar y conocemos el problema al que se enfrentan, pero.. no podemos aportarle
gran cosa, aunque, creemos que ustedes sólos serán capaces de enfrentaros al
problema con eficacia! Vuestra alianza se está desarrollando a un buen ritmo, gracias
en parte a usted Doctor Jackson.

Dr.Jackson: ¡Gracias, pero… su ayuda es imprescindible!

Shin: ¡No lo es!

Dr.Jackson: ¿No lo es? ¡Esos enemigos son temibles y tienen una flota muy superior
a la nuestra!

Shin toca la frente del Dr.Jackson.

El Dr.Jackson y su equipo regresan a Lernilok. Las naves Yuranas invaden sin
piedad los planetas de la Confederación.

Dr.Jackson: ¿Qué pasa Hamis?

Hamis: ¿Cómo fue en Ambrosia?

Dr.Jackson: ¡No nos ayudaran!

Hamis: ¡Vaya!

Dr.Jackson: Veremos… ¿Qué podemos hacer?

Selenka corretea por ahí.

Selenka: ¡Señor, nuestras naves caen! ¡Caen como moscas!

Hamis: ¡Tendremos que huir!

Selenka: ¿Cómo?

Dr.Jackson: ¡La silla Dron!

Hamis: ¡No hay suficiente energía ni drones para acabar con la flota enemiga!

Dr.Jackson: ¡Iré!

El Dr.Jackson corre hacia la Silla, los demás le siguen para protegerle, se enfrentan
a algunos Yuranos que se han infiltrado en la base. Disparan a los unos y los otros.

Dr.Jackson se sienta en la silla y empieza a disparar con drones a las naves Yuranas,
algunas caen, pero la atención está centrada en la base Lernilok a la cúal atacan,
varias partes de la ciudad, son destruidas, el escudo no acaba de aguantar y el centro
del edificio central cae.

Ambrosia.

Dr.Jackson: ¿Qué?

Shin: ¡Acaba de ver un panorama probable! ¡Son pesimistas y no confían
plenamente en sus facultades, pero ciertamente se aproximan! ¡Les daremos  cinco
naves Ambrosianas, que les permitiran una ventaja y planos para construir más
cuando hayan evitado el ataque y para que vayan construyéndose a medida!

Dr.Jackson: ¡Claro! ¡Los replicantes de Hamis!

Shin: ¡Exacto!

Dr.Jackson: ¡Bien! ¡Vayamos!

Shin: ¡Luego volveran a este planeta y nos devolveran las naves que hayan
construido! Es un prestamo y no un regalo.

Dr.Jackson: ¡De acuerdo! ¡Es un honor!

Shin: ¡Sus líderes no os dejaran cumplir la promesa, pero sé que será convicente
Doctor Jackson! ¡Confíamos en usted!

Dr.Jackson: ¿Y eso porqué?

Shin: Su experiencia con otros pueblos es esencial.

En el entorno de la confederación ETI las naves Yuranas atacan, las
mejoras en las
naves Tauri permiten a los Tauri posicionarse y
enfrentarse a sus enemigos que
asechan a la Tierra, la batalla en la Vía
Láctea es dura y larga, aparte de
relativamente igualada.

Las cinco naves prestadas por las cuatro razas atraviesan el stargate a
Lernilok
mediante un sistema de subespacio usando el stargate,
combinando técnica de subespacio e hiperspacio. Isabella baja y entrega
a Hamis los planos para desarrollar nuevas naves de ese tipo para vencer
a los Yuranos. Las naves Yuranas caen ante las naves traídas por el
equipo del Doctor Jackson.

Mientras tanto en Wana, Argan, Abdul y Telan observan las curas que le aplican a
Narik. Alina se aproxima al grupo.

Alina: ¡Chicos! ¡Lamento interrumpir! ¡Sé que aprecian a su líder Narik, que ha
retornado entre nosotros! ¡Pero, la Alianza requiere de sus servicios!

Argan: ¿A que se refiere señora?

Alina: ¡Nuevas naves están siendo preparadas para vencer a los Yuranos de una vez
por todas!

Abdul: ¡Iremos!

Alina: ¡Abdul, usted irá con el equipo de Argan, ya que el Doctor Jackson está
provisionalmente liderando el suyo!

Abdul: ¡Poco importa! ¡Estamos todos en el mismo bando!

Alina: ¡Prepararos para embarcar!

Argan: ¡Yo me quedaré con Narik, que Abdul asuma el mando de mi equipo!

Alina: ¡Argan, es una orden de Nora, que vaya hacía allí, no es mía!

Argan: ¿Y? ¡Tengo derecho a cuidar de un amigo.

Jalina se presenta y se abraza a Argan.

Jalina: ¡Nos quedaremos juntos a ver como se va recuperando!

Alina: ¡Se os prohibirá participar en los equipos! ¿Saben que significa todo eso?

Jalina: ¡Lo sabemos y lo asumimos!

Abdul: ¡Haga la vista gorda Alina! ¡Es su amigo!

Alina: ¡Deberé informar a Nora!

Abdul: ¡Si los necesitamos les avisaremos!

Alina: ¡De acuerdo!

Abdul y Telan corren hacia el Stargate.

La batalla en la Tierra empieza a descompensarse a favor de los Yuranos,
que van derrotando varias naves y capturando a varios de sus tripulantes,
entre ellos O’Neill, Carter y el SG1 que son hechos prisioneros. En la Tierra,
la batalla ha definido ya su ganador, las pocas naves Tauri, se rinden y
aterrizan. Las naves Yuranas aterrizan y se personan para tomar
posesión de la Tierra.

La batalla en la Confederación ETI toma un giro con las naves
Ambrosianas, que van siendo creadas poco a poco y en la que se
incorporan nuevos pilotos. La batalla prosigue.

Sith, que estaba capturado en una de las naves, logra escapar del capullo
que le mantenía prisionero, su fisología del experimento genetico para
alterar la genética goaul’d le ha preservado la fuerza sobrehumana, cosa
que ha permitido destruir el capullo y dejar inconsciente a un Yurano.
Logra adentrarse a un lugar siniestro, dónde duermen varios Yura y
dónde se fabrican más y más. Con MPC’s… Sith, descubre que todo eso, es
peligroso y que si hay más de estos lugares, la guerra acabaría a favor de
los Yuranos.

Sith, se oculta para preparar una forma de destruir todas estas instalaciones, aunque
signifique su propio fin.

Mientras tanto, el SG1 es llevado a capullos, pero Ronon Golpea en la cara
de un Yurano que lo deja inconsciente, el resto del equipo se enfrenta a
ellos y deciden tomar la nave.

En la Confederación ETI las naves Yuranas son destruidas. El resto logran
huir, las naves traídas por el equipo del Doctor Jackson aterrizan.

Hamis: ¡Perfecto!

Enoc: ¡Exacto!

Hamis: ¡Ahora hemos de ir a la Tierra y ayudarles!

Enoc: ¡Deberemos proteger esta confederación!

Hamis: ¡Así es! ¡Hemos de organizar un ataque coordinado!

Enoc: ¡Existe un problema! ¿Cómo los vencemos?

Hamis: ¿A que se refiere?

Enoc: ¡Ya sabe a lo que me refiero! ¿Cómo los vencemos? ¡Porqué de momento
estamos defensivos! ¡Vaya!

Hamis: Lo resolveremos, ahora tenemos naves mejores.

Sith mientras tanto se dispone a buscar información en el sistema
informatico, para crear una sobrecarga de energía general a los sistemas
de generación de nuevos Yuras, para así dar posibilidad a sus
compañeros de vencer a los Yuras de una vez por todas. Se prepara y
empieza a organizarlo todo, activa un protocolo que impida desactivar
esa orden sin poner la contraseña que solamente él conoce. Los Yuranos
lo descubren, Sith sonríe.

Sith: ¡Les esperaba!

Yurano 1: ¡Vaya! ¿Y que debemos hacer ahora con usted? ¡Deberemos eliminarle!

Sith: ¡De acuerdo! ¡Maténme! ¡Hay una sorpresita para ustedes!

Los Yuranos se percatan del sistema que intentan desactivar, Sith se ríe,
mientras es disparado y asesinado por los Yuranos, al poco, la instalación
explota desencadenando reacciones en cadena.

Los Yuranos son sorprendidos por el SG1 que capturan una de sus naves y
la dirigen para atacar a otras naves que hay por la zona. Aunque, la
misión es disparatada, Mitchell decide arriesgarse, la Tierra depende de
ellos. Y no sería la primera vez que su equipo salvan la Tierra y alguna
Galaxia, de algún malo malísimo, por lo que deciden arriesgarse.

Gerald, prepara la nave para realizarle ajustes para poder realizar tal
disparatada misión.

Las naves ambrosianas usan el sistema interestelar para llegar a la Tierra,
pero se topan con naves Yuranas que les rodean y les atacan, pero a
sorpresa de ellos, una nave Yurana les ayuda.

La batalla prosigue por alrededor de la Tierra y las pocas naves Yuranas
que quedan huyen.

Las naves aterrizan a la Tierra.

El equipo del Doctor Jackson y Abdul que lideraron la misión, llegan al Comando
Stargate.

Landry les reúne.

Argan y Jalina ven como Narik se va recuperando poco a poco de las heridas.

En el planeta de Lernilok, el consejo de ETIRA ha enviado a sus
representantes a hablar con Hamis, sobre las naves Ambrosia. Pero
Daniel Jackson recomienda a Hamis de no ceder esas naves a nadie ya
que han de ser devueltas a las cuatro razas.

Ahora había que planear la derrota definitiva de los enemigos, de los
Yuranos. Hamis estaba trabajando en un arma biológica para derrotar a
los Yuranos, pero, el conjunto de la Alianza no estaba conforme con
enviar un arma de ese tipo. Hamis, consciente de ello, elaboró un nuevo
plan, un plan para vencer definitivamente la temible amenaza que son
los yuranos, pero, son conscientes de que existen otras amenazas
potenciales, pero por ahora, el consejo de la Alianza que se está formando
provisionalmente con tres representantes de cada raza de la misma,
están debatiendo justamente eso.

Hamis y el SG1, el equipo de Argan, el de Abdul, un equipo ETIRANO,
están reunidos para definir una nueva estrategia, antes de que el consejo
de la Alianza defina alguna opción.

Hamis plantea determinar dónde están las bases de los Yuranos por el
conjunto de galaxias que ocupan, pero los Nogari, están trabajando en un
detector de Yuranos, pero naturalmente, solo pueden basarse en
elementos de la base de datos de las naves humanas sobre los Asgards y
muestras de tejido de Enoc. Naturalmente tratan primeramente de
reproducir artificialmente a un Yurano para poder trabajar eficazmente.

Tras varios intentos, finalmente los Nogari logran determinar y fabricar
un detector eficaz de Yuranos, Enoc y sus guerreros observan como en
una pantalla se visualiza todas las posiciones yuranas de la galaxia. Enoc,
se plantea usar esa información para atacar cada punto de esas bases
enemigas. El SG1 y los Jaffa, junto a los Tokranos, plantean llevarse una
copia del dispositivo detector, los Nogari están dispuestos a compartirlo
pero Hamis conocedor de las nuevas formas de funcionar, sabe que el
consejo de la Alianza debe determinar la misión, aunque también han de
determinar quién dirigirá el tema del Stargate, las batallas contra el
enemigo, entre otros. Naturalmente la raza de Hamis no forma aún parte
de la alianza y es el único representante dentro de la alianza, cosa que no
sienta demasiado bien al conjunto de la alianza. Pero, por otra parte la
Alianza saben demasiado bien, que perder el tiempo con decisiones en
estos momentos podría ser perjudicial por lo que Enoc y Hamis son
designados líderes temporales de la Alianza, a nivel militar y control del
Stargate de la futura base de la alianza, temporalmente, la base será
Lernilok, en el sistema de la confederación ETI. Los Etiranos, en cambio
consideran que debería ser un Etirano quién controlase la base, pero,
naturalmente los Etiranos, conocen que la situación no es favorable a
discutir sobre el control de la base, que tampoco está en sus mejores
momentos. Aunque hay partes de la ciudad restauradas, la vieja ciudad
no aguantaría un ataque.

El consejo recién formado de la alianza y que durará poco si no se hace
nada al respecto, escucha los informes de los Nogari, para poder
desarrollar una estrategia. Los Asticos y los Aluranos participan también
en la reunión, se les considera miembros de la Alianza, pero la
desconfianza en el seno de esta frágil alianza, es grande.

La decisión del consejo es firme, la batalla por la victoria se desarrollará
primero en la galaxia, en la confederación Etirana, consideran que una
galaxia libre de Yuranos es imprescindible para iniciar la reconquista y
poder liberar el conjunto de galaxias para poder formar una
Confederación estable. La decisión es clara, todos contribuiran en la
liberación de la Galaxia Taurus de los Yuranos, con la ayuda de las
nuevas naves Ambrosianas, que son cedidas temporalmente por la
Antigua Alianza, conocida por la de las cuatro razas. Aunque el SG1,
Jaffas y miembros de la Tok’ra, han decidido liberar la Via Lactea con o
sin la ayuda de la Alianza, cosa que divide la Alianza. El tiempo apremia,
varias naves Yuranas se acercan a la confederación Etirana. Sekkesh, que
es invitada a las reuniones de la Alianza plantea que lo primero es liberar
los planetas de la Alianza que hayan caído bajo la tiranía de los Yuranos
y luego ir reconquistando las galaxias ocupadas por ellos. El consejo
sigue dividido, Enoc en cambio planea la defensa del sistema de la
confederación. Los Aluranos, el SG1 y la Tok’ra se dirigen hacía la Vía
Láctea para liberarla, pero antes se plantean ayudar al resto de la
Alianza para defender la capital provisional de la misma, ETIRA.

La batalla se inicia en torno a la confederación ETIRANA, varias naves
Ambrosianas, Asuranas, Tauri, Jaffa-Tok’ranas, Aluranas, Etiranas, del
ejercito de Sekkesh y de la Alianza, se disponen a defender la
Confederación. La batalla se inicia contra las naves Yuranas. Las naves
empiezan a luchar las unas contra las otras. Las naves Yuranas son
rodeadas y aniquiladas, varias naves que no son ambrosianas han caído,
el resto de naves persiguen las naves Yuranas. Llegan en torno a un
planeta que está protegida por un gran conjunto de naves Yuranas, otra
batalla se inicia, siguen venciendo pero varias naves caen. Las naves de
la Alianza van cayendo poco a poco pero consiguen alzarse con una
victoria. El planeta es liberado, algunas naves de la alianza aterrizan para
enfrentarse a los que esten en el planeta y capturar a los que puedan,
otras naves persiguen a las que han escapado para intentar otra
incursión.

Las batallas prosiguen, las naves van y vienen, pero varias victorias se
van alzando contra los yuranos, las celdas se van rellenando de Yuranos.

Una nueva base en un planeta deshabitado y que se ha generado una
atmosfera y ecosistema artificialmente con la ayuda de las cuatro razas,
se establece como capital de la Alianza, que más bien será una
confederación, cuyo nombre aún no está definido, el Doctor Jackson
trabaja en su definición, aunque, las batallas prosiguen y la lucha es
larga. Enoc se fortalece como líder militar de la alianza, Hamis regresa a
Ambrosia para rendir su informe ante las cuatro razas acompañado por
el Doctor Jackson.

Narik se ha recuperado finalmente de sus lesiones y es nombrado jefe de
la  base stargate de la Alianza, Enoc dirige varias incursiones militares
contra planetas Yuranos, con la información adquirida en los
interrogatorios a Yuranos prisioneros, logran determinar posiciones
que permanece en la galaxia. En la pantalla aparecen muchas. Y la alianza
no ha recuperado todos los territorios.

Mientras tanto en la Galaxia “Ori” Draco, los enemigos Yuranos se
acercan a Zelestis, las naves Ori los protegen, pero la batalla es grande y
grave. El Doce ordena que se ataque y se haga todo el daño posible, pero
Zelestis cae. Soren, reaparece con una de las naves Tartesas y logra
derribar algunas naves, pero sus escudos empiezan a fallar, mientras
tanto… Algunas naves de la Alianza llegan y logran repeler el ataque
Yurano. Enoc, ha establecido un ataque a varios niveles, Narik pilota una
de las naves, el Dr.Jackson dirige temporalmente la base.

Las naves de la Alianza logran repeler el ataque a Zelestis, la nave de Soren,
está averiada, pero logran traerlo a Zelestis. Allí los Tartesos
supervivientes al ataque a Tartesos, detienen a Soren, pero la Alianza le
reclama. Los Tartesos no forman parte de la Alianza y se niegan, aún
habiendo sido salvados por ellos.

La discusión sobre la custodia de Soren divide aún más la frágil alianza,
pero, el deseo de vencer a los Yuranos prevalece y Soren es llevado a la
sede de la Alianza.

Hamis, regresa de Ambrosía a la base Stargate dirigida por el Doctor
Jackson temporalmente, este está alegre de ver una cara conocida,
Selenka está por allí junto a Jalina y otros científicos de la Alianza.

Enoc, se acerca a la instalación y saluda a Hamis, este lo recibe con recelo,
pero Hamis es consciente de que Enoc es necesario para la victoria
contra los Yuranos.

Poco a poco la Vía Láctea, Draco y Taurus van liberando los planetas
ocupados por los Yuranos, que se repliegan a Pegasus. Dónde tienen su
fuerza mayor. Los pocos planetas ocupados de las otras tres galaxias van
cayendo.

Enoc, plantea un ataque final y definitivo a Pegasus, pero para ello
necesita lo mejor de lo mejor para vencer a los Yuranos definitivamente,
las tecnologías de todos los protegidos y los Aliados. La batalla se
presenta difícil, ya que en Pegasus, según los resultados de una
exploración mediante sondas, ha permitido determinar que el número
de naves Yuranas y yuranos superan a la Alianza.

Los Aluranos en cambio llegan a su planeta natal, con una nave de la
Alianza, algunos consejeros y el equipo de Argan, acompañados por
Narik, llegan al planeta para supervisar la viabilidad de la reocupación
y habitabilidad del mismo. Al llegar al planeta todo está en ruinas,
destruida, el ecosistema está mermado, los gases empiezan a hacerlo
inhabitable. Desde la nave de reconocimiento, el consejo y el equipo
hablan.

Argan: Este no es para nada el regreso a Alura que esperábamos.

Narik: Así es… Pero supongo que podremos limpiar todo esto. ¿No? ¡Ahora
tenemos una serie de recursos que no teníamos, y los de las cuatro razas…!

Siseh: ¡Podría consultar a los ancestros!

Narik: ¡Es una idea! Pero creo que no hará falta.

Nora: ¡Esto es inviable, sería gastar muchos recursos que aún no poseemos para
restaurar nuestro planeta! ¡Vuestro planeta vaya!

Narik: ¿Y ahora qué? ¿Volveréis a Astica?

Nora: ¡Astica fue destruida por los Polarianos y convertido en planeta inhabitable!

Narik: ¿Cree que la Alianza logrará vencer a los Yuranos en Pegasus?

Nora: ¡Venceremos! ¿Usted será el jefe de operaciones de la base Stargate de la
Alianza? ¿El Doctor Jackson ya lo bautizó?

Narik: La verdad…

Nora: ¡Habrá que volver a Wana! Allí el consejo se reunirá.

Narik: ¡Así es!

Siseh: ¿Y después de vencer a los Yura, que pasará con la alianza, la confederación?

Narik: ¡Pronto lo sabremos!

The following two tabs change content below.

Frederick Engel

Latest posts by Frederick Engel (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *