Stargate Fusión – Capítulo 12- Tempus Fugit

Base Andromeda 1.

Un grupo de personas se reúne en la base Andromeda 1, en un planeta dentro de esa Nebulosa. El Coronel cuyo nombre aún no ha sido revelado reúne a los presentes.

Coronel: Bien, las fuerzas hostiles que llevan atacándonos más de 300 años sin ninguna provocación y que han matado o hecho prisioneros a muchos de los nuestros, nos ofrecen irnos a nuestra galaxia. Pero recordemos, lo que sucedió y el porque nos fuimos de dicha galaxia. Del porque usamos naves para irnos de dicha galaxia.

Un hombre se acerca.

Hombre: Ciertamente nos fuimos por una razón, para huir del azote Ori… Y por el hecho de que la Tierra iba a ser destruida inminentemente. Algunas naves, vieron cómo esta era destruida por flotas jaffa controladas por los Ori, a los cuales no supieron los del comando stargate parar. Ni siquiera el SG1 pudieron hacerlo. Además de que perdimos todo contacto con la gente de la Destino, que creemos que no pudieron volver.

Coronel: Cierto. No sabemos nada de las otras naves, así que estamos aislados, en esta galaxia hostil. Ni siquiera Pegasus era tan hostil pero los Korax acabaron con todo al no tener ya apoyo de la Tierra. Todo pasó en muy poco tiempo.

Hombre: Pero ya no podemos hacer nada.

Pero un científico parece discrepar.

Ciéntifico: Hay una forma de hacerlo. El SG1, recordemos que encontró en un planeta una nave capaz de viajar por el tiempo, fabricada por un antiguo. Tal vez, podamos hacer algo. Enviar un equipo o incluso dejar un mensaje sin alterar en exceso el curso de la historia.

Coronel: Es inaceptable. La Coronel Carter ya definió claramente los protocolos a realizar con dicha máquina.

Ciéntifico: ¿No fue destruida en el área 51?

Coronel: ¡No! Una herramienta de tales características no podía estar en un lugar tan expuesto. Entre otras herramientas que se mantuvieron en el área 528.

Cientifico: ¿528? Fue el nombre asignado a dicha instalación subterránea. Pero… ¿Tenemos ese jumper para viajar por el tiempo?

Coronel: Igualmente,… No tenemos opción que irnos y volver a nuestra galaxia. Esté cómo esté. Esperemos, que no sigan adorando a los Ori, pero si es así, deberemos seguir sus ordenanzas.

Cientifico: Inaceptable. Pero desconocemos cual de las naves se quedó la nave.

Coronel: ¡Averigua pues si alguno de los jumpers que se nos asignaron podría ser esa!

El científico parece obedecer.

Un soldado medio-jaffa medio humano se aproxima.

Soldado: ¡Señor! ¡Deberíamos plantar cara a estos que nos atacan! No son tan temibles cómo los Ori.

Coronel: Tenemos una pequeña tregua y además nos vigilan. Cualquier intento de crear un arma o cualquier otra cosa, será la eliminación de este planeta. Nos tienen cogidos.

Soldado: ¡Podríamos usar uno de esos jumper pues para irnos a otra época! A 200 años antes ni que sea…

Coronel: Igualmente sigue habiendo un problema al plan.

Soldado: ¿Cuál?

Coronel: ¡Que no tenemos medios para que ese Jumper regrese a tiempo al comando stargate! Estamos demasiado lejos del lugar dónde estaba la Tierra.

Soldado: ¡Mierda! ¿Entonces qué? ¿Volvemos a nuestra galaxia?

Coronel: Cogeremos todo lo que podamos y nos volvemos a la Vía Lactea o Pegasus. Veremos el lugar menos hostil de ambos, usaremos el jumper si lo tenemos para regresar al pasado, y si no esperemos encontrar alguna otra colonia.

Soldado: ¡Bien, señor!

Y así fue, cómo los humanos andromedanos se dirigieron hacía Pegasus-Vía Lactea, las dos únicas realmente exploradas por los humanos a inicios del siglo XXI a través del programa stargate. Llegaron a Pegasus para poner rumbo hacia alguno de los planetas conocidos o en los que pudiesen topar con Sheppard según los informes de misión. Llegan y aterrizan al planeta dónde el equipo de Sheppard fue emboscado por los Korax. Aterrizó la nave en posición adecuada para ayudar a evitar la emboscada. Los datos del único superviviente, el propio Sheppard, indicaban las posiciones fuertes que había percibido, así que se pusieron en la zona, dónde creía Sheppard que estaba la nave principal de los Korax.

Coronel: ¡Bien! Este planeta será ideal para ejecutar el plan de regreso al año en el que se inició el éxodo terrestre.

Soldado: ¿Cree poderlo evitar señor?

Coronel: Sí, debemos evitar que este éxodo que hemos vivido tanto jaffas, cómo tok’ra, como los humanos vuelva a producirse, o que al menos en otra realidad no se produzca nunca jamás. Aunque muramos en la misión, salvando al equipo de Sheppard, esperemos transmitir el mensaje. ¿Tiene preparado el equipo de los primeros colonos, para usarlo para comunicar toda la información a Sheppard?

Soldado: ¡El Dr.Woshi trabaja seríamente en eso!

Coronel: Bien, Il’k. Escoge un equipo, tú iras en la misión. Nosotros, trataremos de evitar que los korax, wraith, hibridos de Michael o cualquier otra amenaza que aún pudiese existir en Pegasus nos ataque. ¿Conforme?

Il’k: ¡Sí, señor!

Los preparativos para regresar a tiempo para evitar todos los hechos que provocaron el éxodo se produzcan está en proceso.

Entre tanto se activa el stargate del planeta. Un equipo se dispone a interceptar todo aquello que entre por la puerta. Ya han sufrido 300 años de éxodo, de opresión por alienígenas hostiles y no quieren que otros alienígenas les molesten. Un grupo de humanos, con uniformes extraños aparecen ahí, el Mayor Hakim ordena de no disparar y se dispone a dialogar con esos tipos. Pero estos disparan sin piedad al mayor. Se inicia un tiroteo, pero estos parecen tener características similares a los replicantes, mitad biológicos, mitad robóticos, logran reconstruirse, matando a varios. El equipo de Il’k se prepara para activar junto a Woshi el jumper. Elevan la nave hasta el espacio y observan cómo su colonia empieza a ser destruida por sus fuerzas hostiles. Nesha saca unas lagrimas, pero esperanzada de que esto no vuelva a pasar nunca más observa cómo el Doctor Woshi activa el dispositivo para viajar 300 años atrás. Tras un período de duda observan que la disposición estelar es distinta. Bajan al planeta y efectivamente hay instalaciones Korax, camuflan el jumper y se disponen a adentrarse en la instalación. Para al menos evitar que los korax tomen Pegasus o maten al equipo de Sheppard.
Il’k, Morris y Tel’ka se disponen a adentrarse en la base Korax. Mientras que Nesha, Woshi y Diana se dirigen ocultos hacia el stargate, boicoteando todas las armas korax que puedan encontrar. La instalación no parece nada vigilada. Así que espera el equipo de Il’k lograr la misión.

Un grupo de esclavos humanos de los Korax detectan al grupo de Nesha…

Nesha: ¡Mierda! ¡A cubierto!

Hay un montón de disparos que les impiden avanzar. El stargate se activa, mientras que Il’k instala varias cargas explosivas a lo largo de una nave aparentemente sin guardia, pero de repente se abre algo en el suelo, a través del cual van apareciendo robots, por lo que Il’k debe seguir disparando.

Il’k: ¡Mierda! Esto no está saliendo cómo estaba previsto. ¡Mi gente ha muerto!

Il’k enfurecido ataca sin piedad a las máquinas, y sin temer nada. Curiosamente su riesgo le permite sobrevivir. Pero aparecen más y más, obligando al equipo alejarse.

Il’k: ¡Deberíamos encontrar la forma de entrar en el sotano de esta nave! ¡Venga!

Mientras tanto el grupo de Sheppard, se ve obligado a enfrentarse a los robots y demás.

Sheppard: ¿Nos esperaban?

Ronon: ¡Eso parece!

Sheppard: ¡Mierda! ¡Disparad!

Pero un tiroteo cruzado y sobre todo los actos del grupo de Nesha, permiten proseguir el avance. Nesha contacta por radio con Sheppard.

Nesha: ¡Hola, coronel Sheppard! ¡Somos un grupo humano muy lejos de casa y hemos venido para ayudarles a que nunca más estemos lejos de casa!

Sheppard: ¿Qué quiere decir?

Nesha: ¡Hay que destruir la base Korax, su ayuda y su experiencia nos serán útiles! ¡Vamos a tratar de despejar el camino para reunirnos! ¡Debemos ayudar a Il’k a acabar la misión!

Sheppard: ¿Il’k?

Nesha: Cómo dije, somos un grupo de muy lejos. ¡Hasta pronto! ¡Aguantaremos lo que podamos! ¡Cambio y corto, como dicen ustedes!

Ambos grupos, separados por fuerzas korax que rodean al grupo de Nesha tratan de reunirse. Aunque Sheppard y los demás no saben que pensar de todo esto. En tal caso, el avance continúa. Il’k tras el sacrificio de Morris logra junto a Tel’ka entrar en la parte subterránea de la base.

Il’k: ¡Hemos logrado entrar, pero no sé si lograremos salir de esta!

Tel’ka: Mi gente ha muerto, pero esperemos que el grupo de Sheppard sobreviva y todos los datos que tenemos sirvan para cambiar el curso de las diferentes guerras que hay, o si más no, evitar la destrucción de la Tierra.

Il’k: Esta vez, salvaremos la Tierra.

Tel’ka: ¿Has puesto una carga en el jumper por si acaso?

Il’k: Si intenta entrar alguien no autorizado explotará. No te preocupes. La bomba está lista. Woshi la instaló y la programó para que así fuera. Tenemos muestras genéticas del equipo de Sheppard, así que si ellos la tocan no pasará nada. Pero, con los datos que Nesha le den, podrán desactivar la bomba, o activarla y destruir una nave tan peligrosa.

Pero Tel’ka recibe un impacto que le mata en el acto, Il’k logra ocultarse. Observa cómo un Korax dirige las tropas y va fabricando robots desde una especie de instalación o fabrica. Y hay cómo un elemento conectado a la tierra, al parecer se alimenta de elementos de la corteza o transforma algo de ahí. Il’k observa atentamente, mientras los pocos robots que hay en esa zona de la instalación le buscan.

Diana es alcanzada a su vez por un disparo mortal desde lo que parece ser una torreta enemiga. Nesha y Woshi se ocultan.

Nesha: ¡Mierda!

Observan cómo el equipo de Sheppard han llegado hasta la torreta y la destruyen.

Sheppard: ¿Están bien?

Nesha: ¡Hemos perdido a una de los nuestros! No se preocupen. ¡Tenemos que acabar con lo que quede.

Sheppard: He informado a los wraith y los furlings de que nos envíen una nave. ¡No tardarán en destruir lo que quede…. Pero hemos de aguantar!

Nesha: Bien… ¡Les cubrimos para que lleguen hasta nosotros! Espero que no tarden.

Il’k entre tanto informa a Woshi de que va a volar la instalación y que tal vez no vuelvan a verse más. Pero está decidido a hacerlo. Coloca cargas en el lugar dónde está escondido, pero observa que hay cómo una rejilla, así que se dispone a ir por las áreas de respiración, se pone una máscara de oxigeno portátil (invento de de aquí 300 años o así), cosa que le permite sin muchos problemas, filtrar el oxigeno de los otros para así poder respirar (en el espacio dicho invento no serviría). Sigue avanzando y detecta el núcleo de toda la instalación, coloca todas las cargas que le quedan, coloca un temporizador. Y se dispone a recorrer cómo puede todo ello. A medio camino cuando el aire es más respirable, se quita la máscara e informa a Nesha que ha logrado reunirse con Sheppard. Al que le han dado la base de datos de la colonia Andromeda 1.

Sheppard: ¡Espero que nos sirva!

Nesha: ¡Debemos ir a por el jumper…!

Sheppard: ¿Está camuflado?

Nesha: Sí… Pero tanto yo como Il’k tenemos un dispositivo a distancia de control.

Woshi: ¡Diseñé uno para cada grupo, para cumplir la misión!

Sheppard: ¿Qué misión?

Woshi: Salvarles y cambiar el futuro.

Ronon: ¿El futuro?

Woshi: El de aquí 300 años , señor Dex.

Ronon: ¿Entiendes algo?

María: ¿Cómo han viajado por el tiempo?

Ronon: ¡Poco importa! ¡Recuperemos el jumper!

Ambos grupos se dirigen hacia el jumper. La instalación explota mientras Il’k observa de cerca tratándose de ocultar de los restos. La explosión le ha alcanzado y está malherido, aún así se dispone a ir hacia la nave.

Varias naves aparecen para destruir a los robots y todo lo que queda de la instalación Korax.

Finalmente tras una larga caminata, llegan hasta la nave. Ven a Il’k malherido tratando de proteger la nave.

Il’k: ¿Cuántos habéis sobrevivido?

Nesha: ¡Diana no lo ha conseguido! Y veo que ni Tel’ka ni Morris tampoco.

Il’k: ¡Ahora estás al mando de lo que queda! Pero al menos, podré decir cómo mis antepesados. ¡Muero libre!

Sheppard: ¡Tal vez…!

Il’k: Mi herida es grave. Pero, coronel… Al menos su equipo ha sobrevivido y el tiempo puede cambiar. ¡He cumplido mi misión! ¿Tienen los datos, Nesha?

Nesha: ¡Así es!

Il’k: ¡Entonces, espero que uno de los dos vaya a la Tierra con un dispositivo Furling rápidamente y entregue al comando stargate los datos!

María: ¡Lo haré yo! Creo que tener en el equipo a un ciéntifico del futuro y una guerrera del futuro será más útil que tenerme a mi.

Il’k: No desprecie sus capacidades…

Finalmente Il’k muere. Sheppard pilota el jumper hasta la base nueva subterránea de la Confederación, construída mediante un campo de distorsión dimensional de los furlings, que les permiten ocultarse, además de teniendo puntos de entrada/salidas distintos. Siseh, Ladom y Todd son informados de la situación.

La nave Furling intergaláctica será enviada a través del stargate, con María en su interior y los datos. Nesha y el Doctor Woshi se unirán al equipo de Sheppard.

Los furlings logran con la ayuda del Doctor Woshi quitar el dispositivo de viaje por el tiempo. Cosa que permite usar el jumper sin problemas en el futuro próximo. Todos se reúnen para establecer un plan para impedir que los hibridos de Michael, los wraith renegados y los korax logren dominar la galaxia. Aunque de Wraith renegados (los que se niegan a tomar la medicina para no tener que alimentarse de humanos) quedan bastante pocos. Los Korax han eliminado a casi todos los wraith. Los hibridos de Michael y los diversos clones de Michael controlan algunos sectores de la galaxia.

María llega a la Tierra e informa al General Mitchell , a Woolsey , al IOA y al General O’Neill. Tras todos los datos recavados, varias naves jaffa y terrestres se dirigen hacia la base dónde están supuestamente los Ori preparando su venganza, por no poder haber conseguido Atlantis en su anterior ataque.

El IOA se dispone a reunirse con sus representantes para decidir sobre el asunto de la colonización inter-galactica de la humanidad. Ya que el problema de la superpoblación sigue creciendo y una colonia en Vía Lactea o Pegasus actualmente es poco viable por las hostilidades que existen en dichas galaxias. Así pues, deben decidir otro proyecto llamado Andromeda por el origen galáctico de los visitantes del futuro.

María informa ante el General Mitchell y O’Neill de la situación, con la presencia indiscutible de Woolsey.

Woolsey: ¡Incorporar a personal del futuro en uno de los equipos de Pegasus, no creo que sea conveniente!

O’Neill: ¿Tiene problemas con los humanos del futuro?

Woolsey: Desconocemos toda la historia aún… Carter está procesando todos los datos para que el IOA pueda analizarlos en consecuencia. Los datos históricos de la civilización humana tras la destrucción de la Tierra aún no han sido desencriptados. Nuestra tecnología al parecer no es tan compatible cómo creían nuestros amigos del futuro.

O’Neill: Se han sacrificado para venir aquí y salvar al equipo de Sheppard. Nos han salvado el trasero.

Woolsey: Sí, y por eso han sido admitidos en período de prueba en el equipo de Sheppard. De lo cual ha sido notificado esta mañana. Así que espero que comprendan, que aunque logremos vencer a los korax, hibridos de Michael, Wraith y Ori… Dudo mucho que les encontremos un sitio a estos visitantes del futuro, acostumbrados a otro tipo de vida.

O’Neill: ¿Lo dice por qué el intento de Teal’c no funcionó?

Woolsey: Teal’c era un alienígena que trabajó para el comando stargate y del cual el Trust intentó aprovecharse para encontrar la nave de Osiris. Ese intento fallido no fue culpa de Teal’c. Aún así demuestra que es difícil que alienígenas vivan entre nosotros.

O’Neill: Baal pasó desapercibido y era un Goaul’d. No creo que podamos descartar eso aún.

Woolsey: De momento, vamos a impedir el ataque de la Tierra. El SG1 y los jaffa, junto a otras naves, se disponen a atacar la base Ori. Esperemos que eso sirva de algo.

O’Neill: Pero, según el informe del Comandante de la nave Andromeda 10, el ataque a la base Ori fue lo que seguramente provocó el ataque.

Woolsey: ¿Quieres suspender el ataque por esta información del futuro?

O’Neill: Lo sé, saber el futuro a Carter con ayuda de ese vidente no le ayudó mucho y al final confió en su instinto. Pero, al menos sabemos que van a atacarnos.

Woolsey: Por eso hemos usado naves jaffa, para así garantizar la protección de la Tierra.

O’Neill: Aún así… ¡Viejo amigo! Podemos construir el conjunto de armas de los del futuro.

Woolsey: Eso es un plan descabellado del atencesor del Doctor Woshi. Además nunca fue probado.

María: Trabajaré en ello, si me lo permiten. Además Atlantis puede ser una plataforma de defensa interesante y de pruebas.

Woolsey: Lo consultaré con mis superiores.

Finalmente los planes de defensa de la Tierra se preparan, mientras tanto la nave Ori es destruída pero al teletransportarse el SG1 ahí, descubren que esa base Ori, no era tal, si no que era una instalación abandonada. ¿Dónde están pues los Ori? ¿Pistas falsas?

Mientras tanto cerca de Plutón, una gran concentración de naves Ori, están reunidas en el planeta, en el cuál han construido un campo de fuerza, que les permite respirar. Han creado una instalación Ori, a las puertas de casa.

El Coronel Marelli reúne a las tropas.

Coronel: ¡Bien! La gran amenaza para nuestros planes, son esos terrícolas. ¡Así pues! ¡Espero que ataquéis los puntos clave rápidamente, para así poder atacar sin problemas el planeta! ¡Destruirlos! Esos 7 mil millones de humanos son una amenaza. Es hora de acabar con esa amenaza.

Los soldados asienten.

Coronel: ¡Bien! ¿Informes sobre la base señuelo?

Un soldado se aproxima con datos.

Soldado: ¡La base señuelo ha sido destruída por naves jaffa y tauri, señor! Creo que es el momento de atacar.

Coronel: ¡Bien! ¡Quiero kamikazes en las ciudades importantes del planeta, ya! ¡Al ataque!

Varias naves despegan de la superficie de Plutón, abandonan el campo de Fuerza y se disponen a impactar violentamente contra ciudades del planeta. Las naves de vigilancia del IOA, observan cómo se disponen a atacar ciudades. Logran impedir la entrada de algunas, pero son demasiadas cómo para garantizar que ninguna caíga. Nueva York, Londres y Moscú han caído parcialmente destruídas, sobre todo los centros guvernamenteles y militares. Otras ciudades cómo Pekin o Teherán también han caído, los muertos se cuentan por miles, pero por suerte, han logrado contrarrestar bastantes ataques kamikaze. El Coronel Marelli es informado de la situación.

Cor.Marelli: ¿Cómo han podido contrarrestar el ataque? ¡Aún así deben llorar a sus muertos! ¡Es hora de activar el arma definitiva! ¡Sacad el arma del juicio final!

Una extraña esfera se eleva en Plutón y se subdivide en varias esferas pequeñas. Estas se colocan en el cinturón de asteroides y se enganchan a ellos.

Cor.Marelli: ¿Los dispositivos están a punto?

Soldado: ¡Sí, señor!

Cor.Marelli: ¡Bien! Fase 2 del plan juicio final a los terrícolas. ¡Nadie puede menospreciar a los ori, nunca jamás!

The following two tabs change content below.

Frederick Engel

Latest posts by Frederick Engel (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *