Stargate Taurus Capítulo 3 – Alura

Capítulo 3- Alura

Tras varios días, ante Sakai aparecen los miembros de la expedición Alurana, el SG1 acompañado por dos equipos SG, el General O’Neil, Baratak, Rayak y Ragnur junto a una Jaffa llamada Kana. Todos saludan a Sakai que se presenta ante ellos.

Sakai: ¡Bienvenidos, aliados de la Vía Lactea! Veo que tanto el Consejo Jaffa como el pueblo de la Tierra desea ayudar a sus hermanos, pero es evidente que son ustedes voluntarios para esta misión, en la cual no están obligados a estar aquí.

O’Neill: Sí y el SG1 solamente participara en algunas misiones concretas, ya que los necesitamos por si acaso en nuestro comando Stargate, o en caso imprescindible colaborar con la base Atlantis.

Siseh: Lo entendemos.

Sakai: ¡Estáis todos convocados para misiones distintas! Por lo que … enunciaré rápidamente la misión.

Baratak: ¡Perdone! ¿Dice usted que mandará en esta misión?

Sakai: Por ahora, deberán confiar en mi, próximamente un equipo compuesto por representantes de cada una de las razas representadas tomará las decisiones, pero esta misión, al ser la primera, necesita un liderazgo provisional.

O’Neill: Proceda, por favor a dar sus ordenes.

Sakai: Primeramente, el SG1 escoltarán junto a Warren y Narik, a la suma sacerdotisa Siseh, en una misión para contactar con el alto consejo de Alura y el Alto Consejo Astico para informarles de que Alura puede ser liberada pronto. En cambio el resto liderado por Teal’c acompañados por los equipos terrestres irán a Alura, para recuperarla. Naturalmente Warren, les mostrará armas que pueden serles útil para estas dos misiones.

De repente uno de los soldados de la Tierra, Kamura hace una pregunta.

Kamura: ¿Durará mucho está misión Sakai?

Sakai: ¿Quién es usted?

Kamura: Kamura, líder del SG31. ¡Solamente obedecemos ordenes del General O’Neil o en su defecto del general Landry que no está presente!

O’Neill: ¡Tranquilos! ¿Algún problema?

Kamura: ¡Tenemos cosas apremiantes en la base Stargate que cumplir!

O’Neill: ¡Tanto ustedes cómo el otro equipo están de prueba en esta misión, si la cumplen se les asignará como miembros permanentes en esta expedición!
Kamura: ¡Entiendo señor!

Sakai: ¡Prepárense para embarcar en esta misión! ¡Lo haremos desde la nave Ancestros 1, ya que la programación de dicho Stargate está mejor equipado que el de Zelestis para dicha tarea!

De repente todos están ante el Stargate que cruzó Samantha Carter en el anterior capítulo. Todos lo miran, cómo si fuese un extraño objeto, Siseh se presenta ante ellos, cómo líder de la expedición.

Siseh: ¡Gracias hermanos por colaborar en esta ardua tarea! ¡Como saben el enemigo al otro lado es difícil de derrotar! Pero tenemos guerreros eficaces para dicha tarea, expertos en batalla contra temibles enemigos, incluso algunos han perdido compañeros en otras luchas, pero ahora, es hora de cruzar el Stargate hacía Alura y recuperar para crear nuestra futura base de operaciones.

El equipo SG31 de Kamura y SG32, dirigido por otro individuo, junto a los Jaffas liderados por Teal’c se dirigen hacia el Stargate, que está activado.

Mitchell: ¿Y nosotros nos toca hacer de niñera?

Dr.Jackson: Es una suma sacerdotisa, no creo que sea una niña.

Mitchell: ¡Vamos Daniel! ¡Sabemos perfectamente que preferiríamos ir con Teal’c a esta misión!

Warren irrumpe.

Warren: ¡Perdonen! ¡Pero estamos preparados para embarcar en nuestra misión!

El SG1 dirigido por Mitchell, sin Teal’c pero acompañados por los Alurianos, se dirigen al Stargate que lo cruzan.

En Alura, Teal’c y Kamura dirigen la operación, al parecer nadie está vigilando la puerta, tal vez porque no esperan visitas, Rayak vigila por los lados, Ragnur, desconfía de los que les acompañan e interroga a Teal’c sobre el porque ellos deben estar ahí, los Jaffas libres son hábiles guerreros, Teal’c le responde que deben compartir esta misión con sus aliados los Tauri.

De repente un grupo de soldados, armados y con unas armaduras muy extrañas, que parecen adherirse perfectamente a los cuerpos, pero completamente de metal aparecen ante ellos.

Líder: ¡Extranjeros que habéis venido a perturbar la paz de Alura! ¡Decidme vuestros nombres o deberéis sufrir la ira de los dioses de Polaris!

Teal’c irrumpe.

Teal’c: Soy Teal’c, líder de los Jaffa’s libres en esta misión que acompañado por los Tauri, pretendemos liberar este planeta de la opresión Polariano.
Líder: ¡No conoces la verdad Teal’c! Pero, pronto la conocerás o morirás.

Teal’c: Otros, que hablaban en nombres de dioses, se arrepintieron de matar a inocentes bajo estas falsas proclamas y tú no eres mejor que ellos.

Líder: ¡Silencio! Nuestras armas son más poderosas y nuestras armaduras nos hacen invencibles a cualquiera de vuestros ataques.

Teal’c: ¡Al ataque!

Los Jaffas y los humanos disparan, pero parece que no le afecta a ninguno de sus enemigos los ataques. Teal’c sorprendido, le interroga sobre tal prodigio.

Teal’c: ¿De que están hechas estas armaduras?

Líder: Por el poder de los dioses de Polaris, ellos las crearon y las difundieron a través de sus elegidos, los Polarianos, a los cúal servimos.

Teal’c: ¿Sois humanos?

Líder: ¡Efectivamente! Servimos a los Polarianos desde hace muchos años y decidimos esta conquista en nombre de ellos, ellos habitan en su mundo, en paz.

De repente una especie de rayo inunda todo el alrededor del Stargate y todos los miembros de la expedición para liberar Alura caen aturdidos.

En la nave del Consejo Aluriano.

Todo parece oscuro, como si no hubiese actividad en dicha nave, tras cruzar el Stargate todo está a oscuras, salvo por las armas Tauri, que permiten alumbrar lo poco que hay.

Warren: ¡Es extraño! Aquí deberían haber guardas vigilando la actividad en el Stargate.

Mitchell: ¡Pues perdone usted, señor Warren, pero aquí no hay nadie!

Warren: ¡Eso parece!

Siseh cierra los ojos.

Siseh: ¡Aquí no están! Algo debió ocurrir.

Warren mira en una especie de pantalla.

Warren: ¡No hay energía! ¿Dónde estamos?

Al fondo vislumbran una luz.

Mitchell: ¡Será mejor para poder ver algo y descubrir que pasa, ir hacía esa luz!

Narik: ¡A la ordén! Según Sakai usted está al mando de esta misión, así que le seguiremos.

Mitchell: ¡Gracias! Aunque se me hace extraño estar sin Teal’c, espero que estén bien en Alura.

De repente se oye un ruido, toda la nave tiembla y caen todos al suelo al temblar toda la nave.

Mitchell: ¿Que ha pasado Warren?

Warren: ¡No lo sé! Deberemos averiguarlo y salir de esta nave pronto, pero sin energía no podremos llamar por el Stargate.

Mitchell: ¡Usted y Carter encarguense de eso! Mientras tanto yo y … ¿Cómo se llamaba usted?

Narik: ¡Narik!

Mitchell: ¡Miraremos esa luz de ahí, tal vez sea importante! ¡Mantened contacto por radio! ¡Jackson, Vala!

Vala: ¿Sí?

Mitchell: Se dice “Sí, señor”, pero eso ahora no importa, no estamos en una misión del SG1 así que tú y Jackson os encargaréis de la sacerdotisa.

Siseh: ¡No hace falta! ¡Aquí estaré a salvo!

Mitchell: ¿Segura? ¿En esta nave que parece estar a punto de reventar? ¡Vayamos a ver Narik!

Narik y Mitchell avanzan, mientras que Carter intenta ayudar a Warren a reparar la nave, pero nada parece funcionar, no hay nada que se pueda aprovechar, por suerte, Warren lleva un dispositivo capaz de miniaturizar elementos a transportar, usa el dispositivo y agranda una especie de laboratorio que aparece ante ellos, es el laboratorio de Warren, dónde tiene material suficiente para reparar la nave y lo que haga falta.

Carter: ¡Deberá darme un aparato de estos cuando termine toda esta locura!

Warren: ¡No se preocupe Sam! ¿Puedo llamarle Sam?

Carter: ¡Teniendo en cuenta de que esto es temporal y ocasional, no hay problema! Pero resolvamos este asunto de inmediato.

Warren: ¡De acuerdo!

Al otro lado, Mitchell camina con cautela hacia la luz, al otro lado, ve ruinas de la nave y están en un planeta dónde parece que el aire es respirable, mira al cielo que es azul, con nubes blancas que flotan, rodeado de un verde y extenso campo de hierba.

Mitchell: ¿Que es este lugar?

Narik: ¡Según nuestros informes no debería haber planeta alguno aún durante todo este recorrido!

Mitchell: ¿Y que es esto si no es un planeta?

Narik:  No tengo ni la menor idea. ¡Pero deberemos proceder con cautela!

Mitchell: ¡Así es! Pero, esto es un planeta o al menos eso parece.

Narik: ¡Es una especie de planeta!

Mitchell: ¡Lo llamaremos Astura!

Narik: ¿Astura?

Mitchell: ¡Sí! ¡Aquí aterrizaron los miembros del Consejo Aluriano y Astico! Por lo que …

Mitchell activa la radio.

Mitchell: ¡Aquí Cam! ¿Me oye alguién del SG1?

Dr.Jackson: ¡Soy el Dr.Jackson, aquí Warren y Sam están ocupados arreglando la nave!

Mitchell: ¡Que dejen eso por ahora, les necesito a todos cubriendo esto! ¡Estamos en una especie de planeta!

Dr.Jackson: ¡Lo comunicaré!

Dentro de la nave, Daniel Jackson se acerca a Samantha Carter y Warren.

Dr.Jackson: ¡Perdonad! ¡Mitchell dice que salgamos al planeta, al parecer esta nave chocó contra este planeta de alguna forma y quedó allí!

Warren: ¡De acuerdo!

De repente presiona un botón y miniaturiza el Stargate. También miniaturiza su laboratorio.

Warren: ¡Luego pondremos el Stargate al exterior!

Siseh: ¿A dónde vamos ahora?

Dr.Jackson: ¡Al planeta!

Warren: ¿Un planeta aquí? Eso es imposible. En la ruta, había el vacío entre nuestra galaxia y la galaxia vecina. Es imposible que haya un planeta en esta zona. A no ser que…

Dr.Jackson: ¿Que?

Warren: ¡No lo sé! Es todo muy extraño.

Al exterior Mitchell recibe una visita de unos extraños seres, con un sólo ojo en la frente, de color naranja, muy bajitos, con brazos y piernas que los miran.

Mitchell: ¿Dónde está el Dr.Jackson?

Aparece el resto del equipo, Siseh observa las criaturas y cierra los ojos.

Siseh: ¡Deberían bajar sus armas!

Mitchell: ¿Por qué?

Siseh: Los ancestros advierten de que esas criaturas no son hostiles, pero que debe irse con mucho cuidado al tratar con ellas.

Mitchell: ¡Bajen las armas!

Todos tiran las armas al suelo. Siseh se acerca a las criaturas.

Mitchell: ¿No deberíamos protegerla?

Narik: ¡No  hará falta coronel Mitchell! Ella siempre se ha acercado sin problemas a individuos ya que ella ve si son hostiles o no.

Siseh se acerca a las criaturas, que la miran.

Dr.Jackson: ¡Sería mejor que la acompañe! ¡Soy lingüista!

Warren: ¡No hace falta!

Siseh se aproxima a las criaturas, acaricia su cabeza, de repente todas las criaturas la rodean y desaparece. Mitchell coge su arma y apunta hacia las criaturas, pero el Dr.Jackson le para.

Dr.Jackson: ¡Recuerde lo que dijo ella! ¡Debemos no mostrarnos hóstiles!

Warren: El Dr.Jackson tiene razón.

Mitchell: ¿Cómo vamos a protegerla si no está aquí?

Warren: ¡Debemos esperar!

En Alura, Teal’c y los demás están encerrados en una especie de materia orgánica que les envuelve todo el cuerpo.

Líder: ¡Disculpad las molestias, caballeros pero debéis creer en el poder de los Polarianos!

Teal’c: ¡Jamás me arrodillaré ante falsos dioses!

Kamura: ¡No puede negarse Teal’c! Estamos bien atrapados.

Teal’c: ¡Saldremos de esta! ¡Vendrán a rescatarnos!

Kamura: ¿Cómo?

Líder: ¡Silencio! No están autorizados a hablar.

Teal’c: ¿Cómo van a torturarnos?

Líder: Ya es bastante tortura negarse a la fe auténtica cómo para encima tenerles que añadirles penitencia. ¡Saldrán de aquí aquellos que sean dignos de salir!

De repente a Kamura le brillan los ojos y logra soltarse. Es un Goaul’d.

Kamura: ¡Soy un señor del sistema! ¡Jamás me arrodillaré ante un dios siendo yo un Dios!

Teal’c: ¿Kamura? ¿Que es esto?

Kamura: ¡Silencio Sholba! ¡Un guerrero Jaffa, antes se hubiese sacrificado por mi, su Dios, ahora… nos extermináis como bestias!

Teal’c: Eso es lo que son los Goaul’d.

Kamura saca de su bolsillo un artefacto de mano y tortura al que les mantiene prisioneros.

Kamura: ¡Con esto sabré información y podré crear mi nuevo imperio!

Teal’c: ¡No si yo puedo impedirtelo!

Kamura: ¡Sholba! Antiguamente tu insolencia hubiese sido castigada severamente, pero ahora me eres imprescindible.

El que les mantiene presos cae al suelo inconsciente a pesar de su armadura. Kamura libera a los demás.

Kamura: ¡Seguidme! ¡Sé dónde están nuestras armas y cómo caminar por este lugar sin ser vistos!

Teal’c: ¡Jamás me fiaré de un Goaul’d!

Ragnur: ¡Tal vez deberíamos confiar en él, Teal’c, él está tan indefenso cómo nosotros en este lugar, en esta galaxia!

Kana: ¡Él está solo! ¡Somos su fuerza y por ello debemos confiar en él por ahora!

Kamura manda a callar al resto de la tropa, parece decidido a salir de esta y hacer a sus compañero salir de esta.

Kamura: ¡Debo  informaros antes de otra cosa! ¡Disparad siempre a la cabeza de estos individuos, ahí la armadura es más fácil de atacar.

Cogen sus armas que están tiradas por ahí en una especie de almacén, todo es cómo aparentemente orgánico.

Teal’c apunta a Kamura.

Kamura: ¿Que haces Sholba? ¡Hemos de salir de aquí!

Teal’c: ¡Jamás obedeceré a un Goaul’d!

Kamura: ¡Yo soy el líder de los equipos Tauri, al que sin duda debes obediencia!

Teal’c: ¡Jamás le obedeceré a usted!

Kamura: ¡Mátame! Pero al ver que ya no estamos ahí, nos buscarán y nos eliminarán. ¡No me hagas perder el tiempo!

De repente oyen pasos, parecen ejércitos dirigidos por tropas varías.

Kamura: ¡Dispara Teal’c! ¿Eres o no un Jaffa libre?

Teal’c: ¡Viviré y moriré libre, pero ahora no es hora de morir! Resolveremos este asunto al terminar nuestra misión.

Kamura: ¡Bien! ¡Tengo una sorpresa para estos tipos!

Kamura coge algo de sus bolsillos y la lanza a un pasillo. El artefacto explota, provocando grandes daños tanto a personas cómo a estructura. Una alarma suena por todo el complejo.

Kamura: ¡Debemos huir por el Stargate!

Teal’c le apunta con una lanzadera.

Teal’c: ¡Viniste a boicotear la misión!

Kamura: Mi misión es impedir que esta gente llegue a la Vía Láctea, no tengo otra misión más aparte de esa, mi anfitrión tiene otra misión, sin duda, pero yo trabajo para el Trust.

Teal’c: ¡Entonces deberás morir!

Kamura: ¡Entiendo! ¡Para salir con vida, debo seguir con la misión programada por Sakai! ¡Adelante!

Teal’c lidera la misión, con un Kamura poseído por un Goaul’d.

De repente se ven rodeados por tropas enemigas, que les apuntan con armas.

Líder 2: ¡Bien! ¡Habéis osado escapar de vuestro presidio y vuestra penitencia! ¡Habéis decidido uniros a los infieles o permanecer entre ellos! La condena es la muerte, por tal evento y nuestras armas les apuntan para realizar la ejecución.

Kamura: ¿Aquí harán una ejecución? ¿Sin testigos para mostrar el castigo oportuno a los que intenten serles infiel? ¿Cómo osan desafiar a un dios?

Líder 2: ¡Tú no eres un Dios!

De repente aparece ante ellos un Polariano.

Polariano: ¡No será un Dios, pero servirá de sacrificio para nuestro pueblo, aunque … no nos alimentamos de humanos, su carne puede ser jugosa para un paladar exquisito cómo el mío. Además, me gustan los humanos con relleno cómo usted.

Kamura: ¿Relleno?

Polariano: ¡Vamos, usted es diferente a los demás! ¿O  no?

Kamura: Soy un señor del sistema Goaul’d, un imperio vencido por ellos.

Polariano: ¿Y ahora les ayudas a morir?

Kamura: ¡No será tan sencillo!

Kamura saca diversas bombas por todos lados que explotan y matan a todos menos al Polariano, el resto del equipo huye.

Polariano: ¡No te será tan sencillo huir de mi! ¡Tengo hambre de un sabroso Goaul’d! ¿Existen más de dónde vienes cómo tú? Sería interesante hacerse un festín de Goaul’ds.

De repente Kamura se ve rodeado por un campo de fuerza que es incapaz de atravesar, activado por el polariano desde su brazalete.

Polariano: ¡Lo siento! ¡Serás el plato del día! ¡Yo soy el gobernador de Alura!

El resto se aproximan al Stargate, que está vigilado por un enorme ejercito, todos apuntan a la cabeza de sus enemigos, que van cayendo uno a uno. Kana se separa y decide ir a por Kamura, Ragnur intenta pararla pero ya es tarde.

Teal’c: ¡Debemos ir a por Kana! ¡No podemos permitir que libere a Kamura!

Shan: ¡Mi nombre es Shan! Segundo, al mando del equipo de Kamura. ¡Sabemos que es un Goaul’d, pero él nos ha permitido escapar! ¡Debemos ayudarle!

Ragnur: Aunque me fastidie decirlo, somos libres gracias a un Goaul’d, debemos ir en su ayuda Teal’c.

Teal’c: ¡Vayamos!

Kana se encuentra con la escena en la que el Polariano es desafiado por Kamura.

Kamura: ¡Jamás te entregaré los detalles de nuestro origen! ¡Moriré antes de entregarte ese secreto!

Kana: ¡Kamura!

Kamura: ¡Kana! ¿Que haces aquí?

Polariano: ¿Quién es tu amiga? ¡Apresadla!

Varios soldados del polariano la detienen.

Kana: ¡Soltadme!

Polariano: ¡Servirás de alimento a tus dioses!

De repente un montón de disparos, dejan al polariano sin efectivos.

Polariano: ¡Mierda!

Apreta un botón del brazalete y desaparece, Kamura es liberado.

Kamura: ¿Que hacéis aquí?

Teal’c: ¡Liberarte!

En el planeta dónde está el SG1.

Mitchell: ¡Tardan mucho en decirnos que podemos hacer algo!

De repente ante ellos aparece Siseh.

Siseh: ¡Podemos irnos! ¡Ellos son una raza que habita en otra dimensión y han decidido albergar aquí a todos los Alurianos y Asticos si Alura no es liberada. Este será el refugio para todos aquellos que vengan en paz.

Warren: ¿Entonces? ¿Podemos irnos?

Siseh: ¡Ponga el Stargate y Arréglelo. El consejo está a salvo en la otra dimensión, este planeta solamente es un portal a su dimensión. Ellos son los que se aseguran que solamente entre gente buena en él.

En Zelestis, llega Teal’c con su equipo apresando a Kamura.

O’Neill: ¿Que signifca todo esto?

Sakai: ¡Era lo que tenía que pasar! El antiguo enemigo debía ayudarles.

O’Neill: ¿Antiguo enemigo?

Sakai: Mis sospechas han sido confirmadas, la ayuda de Kamura, el Goaul’d fue esencial para la misión.

Teal’c: Alura está dominada por una raza alienigena y sus tropas son casi invencibles a nuestras armas.

Sakai: ¡Lástima! Esperemos que Siseh y su equipo hayan tenido mejor suerte.

Kamura: ¿Que pasará conmigo?

Sakai: ¡Si estas dispuesto a participar en la misión del nuevo equipo a Alura.

Teal’c: ¡Debe ser castigado por hacerse pasar por un falso Dios!

Sakai: ¡Entiendo tus deseos de matarle Teal’c! Pero, es hora de…

De repente se abre el Stargate, son Siseh, el SG1, Warren y Narik.

Siseh: ¡El Alto Consejo está a salvo en un planeta por seres de otra dimensión, gran Sakai! ¿Que tal fue en Alura?

Sakai: Sigue siendo un bastión enemigo, admirable Siseh. Pero, muchos otros de los suyos pueden estar en peligro. Pero antes debemos crear el Alto Consejo de Kalura, así será denominado este puesto.

Siseh: ¡De acuerdo!

Próximo capítulo Viernes 8 de Julio 2011

The following two tabs change content below.

Frederick Engel

Latest posts by Frederick Engel (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *