Review Sons of Anarchy 5×12

Así sí, qué bonito, qué grande, olé por Kurt Sutter. Impresionante episodio el que nos ha brindado Sons of Anarchy, a falta de un capítulo para dar carpetazo a la temporada, los de Sutter se han currado uno de los episodios más solemnes, intensos y geniales de todos. No miento si digo que este estaría en mi lista de capítulos favoritos de la serie (con el último de la tercera y el primero de la primera).

Toma planazo

Ya desde el inicio ves que Darthy tiene otro empaque, al igual que Crucifixed, dura una hora pero este está como más apretado, todo es mucho más intenso y cada frase, cada acto, cada mirada tiene un peso que le da al conjunto global una especie de aura de magnificencia brutal. Es el episodio de los monólogos, de los momentazos, un episodio redondo que te deja con esa especie de ansia por ver como se acaba resolviendo todo. Y ya está, hasta aquí la review…

Es broma, el gobierno Djibuti (propietario legal de la web) me paga por palabras, así que vamos a zambullirnos en el capítulo para ver sus entresijos. Anteriormente en SoA teníamos a Bobby visitando a Clay a las tantas de la noche con la aviesa intención de salvarle la vida. Pues el plan de Bobby Elvis no era otro que convencer a Clay para que confesase su culpa en lo de los allanamientos y… bueno, todo en general para que Jax no pudiera matarlo. Darthy empieza con un soliloquio de Jax a modo de misiva para sus hijos (recordemos que Jax, en una aproximación a su padre, está empezando a escribir sus memorias para sus niños) mientras nos muestran a los protas del episodio haciendo sus cosas. Luego vemos a Bobby contarle su plan astuto a Jax para ver como al chico se le truncan sus planes de venganza sangrienta y acabamos en la mesa para ver a Clay engatusar a todos con su mirada de cordero deforme degollado y su monólogo victimista. Me encanta la escena porque vas viendo las caras de todos:

“Me obligaron a hacerlo unos niños malos del parque”

Jax con cara de “te voy a matar”

“Te espero afuera”

Chibs conteniendo su ira irlandesa

Juice con su expresión de me estoy yendo de vientre y no hay lavabo cerca y Rat… bueno haciendo lo que buenamente puede

Y así hasta completar el círculo de miembros flipando o con ganas de matarlos a todos e irse a una isla caribeña a beber leche de coco. Finalmente acaba pasando lo que muchos esperan que pase desde hace dos temporadas o así, tarjeta Roja para Clay pero sin mutilación. En ese punto se puede percebir un “Oh jolines!” en la mente de Jax y una relajación del esfínter de Juice. Acto seguido, para lidiar con su frustración, el presi le mete hasta en el carnet de conducir a Clay, créditos iniciales y ya tenemos el mejor inicio de episodio de toda la serie, no es broma, lo digo en serio.

Cuando ingresas en el club te regalan una cesta de bienvenida pero cuando te vas… la cosa cambia

 Acto seguido nos topamos con otro monólogo, ya van tres, en este caso de Bobby. El gordo de SAMCRO es de esos personajes que al principio ni fu ni fa pero a medida que avanza la serie va pillando un carisma brutal y esta quinta temporada se está colmando de gloria a pasos agigantados. La manera en la que tira la chupa de Clay sobre la mesa como si fuera un cadáver, como mira a Jax, su temple cuando el presi pierde los papeles y esa mirada de padre que ve a su hijo hacer algo mal pero lejos de fostiarlo lo aconseja y lo reconduce por el buen camino a base de serenidad. Un personaje redondo (y no solo en su aspecto físico).

Antes de irnos con Tara, vemos una breve escena en la que Gemma está limpiando las heridas a Clay, este le dice que se vaya solo para ver como se viene abajo y se pone a llorar como un niño al que le acaban de tirar el bocata en el patio del cole. Primera vez en mucho tiempo que Clay se muestra como un ser humano, no como un ogro.

Y ahora sí, vamos con Tara, su interrogatorio y su juego a espaldas de Jax. Por un lado la vemos aguantar con entereza, y con la ayuda de su abogada, las preguntas que la pueden llevar a la cárcel, por otro acepta el trabajo en Providence y por el último flanco le pide a Wendy que se haga cargo de los niños en caso de que ellos mueran. Demasiadas cosas para la pobre Tara. ¿Y lo de Wendy? Qué pesados son, con el asco que le tengo a esa y no para de salir, justo cuando crees que ya han pasado esa página vuelve a aparecer para tocar los huevos. En este capítulo le dan su merecido, eso sí. Primero con lo del secuestro (yo soy Jax y me quedo de farra en el club) y luego con la amenaza de quitarle la custodia de los niños. Al final a Jax se le inflan las gónadas y le da pa’ el pelo. Solo espero que muera de una vez por todas, lo siento, la odio mucho.

El loco loco Jax

De vuelta a SAMCRO nos vamos a su último envío para Romeo. Envío truculento porque nuestro amigo Machete jode las cosas cuando irrumpe en el trato (ya cerrado) de los Sons con el IRA. Genial la cara de Jax que ya se las veía otra vez como el año pasado, atado al club para resolver el embrollo. Total, que al final acaba Wendy secuestrada por los irlandeses y TODO el club en cuarentena, ahí encerrados todos sin poder salir y Nero, el gran Nero Padilla, resolviendo el entuerto prestando, otra vez, dinero a SAMCRO, a cambio de efectivos para combatir una guerra personal. Recordad también que Nero volvió a la acción a modo de Terminator y ahora se ve metido en una guerra de bandas luchando por el control de una calle de Charming. Por como van las cosas con nuestro Nero, lo de la guerra de bandas, lo que le dé el dinero de su jubilación a Jax, lo de que haya sido escogido por Gemma, finalmente, etc. me da en la nariz de que le espera un funesto destino, ojalá me equivoque.

“¡Avon llama!”

Del lado de Tara nos vamos a la revelación de uno de los misterios que se nos planteó la semana pasada. ¿Quién es ese galán con coleta y cara de pocos amigos que amenaza a Otto? Bien, por el momento sabemos que es Lee Toric, hermano de la enfermera asesinada y ex-Marshall (algo así como la policía del gobierno, o superpolicía). Parece ser que no, no es John Teller de viejo, aunque me hubiese gustado ver la sorpresa en todos y esa harley azul volver a las calles, me alegro que no jueguen un truco tan manido como el del “super giro final”. Bien, tal y como acaba el capítulo podemos ver que Lee Toric tiene la aviesa intención de liarla pardísima.

Hoy, en personajes que molan: Lee Toric

Veremos como acaba pero antes nos vamos al final del capítulo con el MOMENTAZO, protagonizado por Clay Hellboy Morrow. Después de pactar con Galaan sus futuros planes de negocios (otro club, solo dinero, lleno de rufianes) se va a la Happy Hour con Happy (hoy estoy que me sale el humor por las orejas) para que le borre los Tattoos. Impresionante de principio a fin, como se rasga la camiseta, como lo observan, el temazo que suena de fondo de The White Buffalo. Parece ser que por fin ha ocurrido, Clay se va y el club puede sanearse, o no.

Poca broma

P.D. ¿Alguien creía que Jax entregaría a Tig para que se lo cepillasen?

Escribe una postal cuando llegues, Tiggy

The following two tabs change content below.

Escrito por Fran Vázquez

Latest posts by Fran Vázquez (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

  1. AlSu13 dice:

    ¡Magnífico episodio que sí, se hace corto! SAMCRO es un gran laberinto de personajes, bandas, armas, hechos y palabras (las que se dicen y las que no).
    Por cierto, enhorabuena por otra gran review (incluyendo los toques de humor). Sólo una cosa, es “el IRA”, dado que son las siglas de Ejército Republicano Irlandés.

    • Fran Vázquez dice:

      Correcto, ya está cambiado 😉 Gracias!

      Me alegra que en esta temporada hayan enmendado algunos errores que cometieron en la anterior, ahora parece que está todo mucho más atado y eso se nota en el producto final. Este 4 de diciembre vienen curvas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *