Preestreno de Ahora me ves…

Gracias a Sensacine hemos podido asistir al preestreno de Ahora me ves…, con más de un mes de antelación respecto de su estreno oficial el próximo 19 de julio. Nos cuenta la historia de cuatro magos con bastante habilidad y no demasiada fortuna, que reciben una misteriosa invitación; un año después tienen un espectáculo conjunto de gran éxito, llamado Los Cuatro Jinetes, y en una de las funciones realizan un espectacular y aparentemente imposible robo a un banco; y desafían al FBI al anunciar que van a hacer lo mismo otras dos veces. Por hacernos una idea, podríamos decir que nos encontramos ante una mezcla de las películas de magos como El Ilusionista o El Truco Final, y las de robos perfectos de las que Ocean’s 11 es el ejemplo más evidente. Pero lo cierto es que con estos elementos (más un tercero que no os puedo contar) consigue crear una historia muy original, que ya es un logro en los tiempos que corren.

Como es habitual la sala elegida fue el Kinépolis de Madrid, lo que garantiza una excelente experiencia de visionado. A modo de curiosidad comentaremos que Sensacine ha ensayado por primera vez un sistema digital, interactivo y 2.0 de recabar nuestras opiniones al final de la proyección: si otras veces repartían un papelito con cuatro opciones para que recortemos una y la echemos en un sobre, esta vez nos los encontrábamos a la salida de la sala sosteniendo un tablet con una app en la que votar pulsando el botón correspondiente. Aunque ha sido un paso hacia el futuro un tanto rudimentario, no deja de ser algo más cómodo para nosotros y más sencillo para ellos a la hora del recuento. Además de habernos arrancado una sonrisa, que siempre es un punto a favor.

Volviendo a la película: dado que no es un género relacionado directamente con nuestros temas habituales, no puedo dejar de señalar las referencias que nos resultarán más familiares. El director es Louis Leterrier, responsable del Increíble Hulk protqagonizado por Edward Norton; y curiosamente, uno de los protagonistas es Mark Ruffalo, sustituto de Norton en Los Vengadores. Interpreta al agente del FBI que persigue incansablemente a los cuatro magos. Le acompaña Mélanie Laurent, ese fantástico descubrimiento de Tarantino en Malditos Bastardos. Entre los magos tenemos a Jesse Eisenberg y Woody Harrelson, que entre otros grandes papeles, ya coincidieron en Zombieland; y a Dave Franco, cuya cara probablemente os suene dado que es hermano de James, el Harry Osborne de los Spiderman de Sam Raimi. La cuarta maga es Isla Fisher, que no recuerdo que haya hecho ninguna película friki pero tiene una presencia en pantalla absolutamente encantadora. Y hablando de sagas a las que hay que añadir el calificativo de su director: Michael Caine y Morgan Freeman prestan a la película que nos ocupa las mismas dosis de grandeza, carisma y oficio que ya brindaron a los Batman de Christopher Nolan. Todas las interpretaciones en general son bastante buenas, pero tengo que destacar a Mélanie Laurent, que ilumina la pantalla cada vez que sale. Y también tengo que decir que el doblaje no me ha gustado nada, me daba todo el rato la sensación de ser forzado e impostado y de estar viendo unas versiones de los personajes diferentes y peores de las reales.

 

Aparte de la mezcla de subgéneros ya mencionada, la película es esencialmente un thriller, aunque cuenta con una dosis de acción un tanto más elevada de la habitual en el género. En términos generales está muy bien hecha: el ritmo de la historia está calculado a la perfección, los movimientos de cámara grandilocuentes nos hacen sentir dentro de una función de magia, y las escenas durante el espectáculo de los Cuatro Jinetes son deliciosas. En contrapartida, algunas de las escenas de acción recurren a planos muy cortos que las hacen difíciles de seguir. Es una pena, porque el introducir trucos de mago en peleas cuerpo a cuerpo me parece un recurso bastante original y muy vistoso, pero filmado así se desaprovecha un poco. Y también tenía una vaga sensación de que la propia película hace lo mismo que nos explican sus magos: distraernos con su bombo, platillo y grandilocuencia para que creamos que estamos viendo algo más grande y especial de lo que realmente es.

Pero sin duda, la parte positiva supera a la negativa. Las dos horas que dura se me pasaron volando, la conclusión de la historia es tan imprevista como satisfactoria, y nos deja con ganas de saber más de los personajes. Os la recomiendo sin reservas.

The following two tabs change content below.
Mario Villar

Escrito por Mario Villar

Descubrí las series de calidad con aquellas noches de Soprano + Sexo en Nueva York de Canal+, pero han sido los DVDs e Internet lo que me han convertido en serieadicto empedernido.
Mario Villar

Latest posts by Mario Villar (see all)

También te puede interesar:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *